Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Valencia’


Hace un mes cerré temporalmente las publicaciones en el blog para centrarme exclusivamente en estudiar para los exámenes de junio. Todavía me quedan dos, pero ya he hecho los “peores”, así que estoy más tranquila y con más tiempo. Ahora sólo queda esperar a ver las notas, pero de todos los exámenes he salido bastante contenta, así que espero que no haya sorpresas de última hora y pueda disfrutar del verano hasta que encuentre curro (que ya estoy en ello, pero como no es cosa de un día para otro, pues entre una cosa y otra me da que voy a tener tiempo para tostarme al sol, escribir y pintar. No está mal).

Como decía, el 30 de abril cerré el blog… ¡lo que yo no sabía es todo lo que iba a suceder en un mes! Dos días después, EEUU encuentra y mata a Bin Laden; Lorca sufre un terremoto y mueren ocho persona; los suecos se jactan de nuestra baja productividad en un programa de televisión, mientras un dibujante catalán (Aleix Saló) pone los puntos sobre las ies a la crisis económica con un vídeo y un libro; a mitad del mes de abril España despierta del letargo pesimista y se planta en la calle para exigir que cese el mangoneo político y que la democracia haga honor a su nombre; en las elecciones municipales y autonómicas, el PP barre al PSOE y algunos partidos minoritarios se benefician del hartazgo de la población; la Ministra de Defensa aparta temporalmente sus aspiraciones para presentarse como candidata a secretaria general del PSOE y Rubalcaba se postula como candidato apoyado por ZP; todavía quedan mujeres barbudas y exhibicionistas en Valencia; el Barça gana la Cuarta Copa de Europa, Font de Mora la lía parda con el valenciano… Visto lo visto (y es sólo un resumen de todo lo que ha ocurrido), no sé si volver a cerrar el blog otra vez a ver si el mundo sigue rodando tan rápido.  No, mejor no, que yo también quiero poder contar todo esto y mucho más.

Como no me puedo callar, aunque lo intente, voy a hablar un poco de todo ello. Empezaré por el principio:

Bin Laden ha muerto, el miedo no

Lo que más me llamó la atención del asesinato (nota para los medios de comunicación: no es lo mismo morirse que ser asesinado) del “terrorista más buscado” es la frialdad con la que los jefes de estado de medio planeta alabaron la acción del gobierno-ejército de EEUU. No lo voy a negar que si lo hubiesen capturado las repercusiones podrían haber sido mayores (por ahora continúan siendo las mismas que antes de su muerte) y si se le hubiese enterrado en lugar de arrojar su cadáver al mar (alegando que estaban siguiendo la tradición islámica…), su tumba podría haberse convertido en algo así como la Meca de la yihad, un lugar de peregrinación esencial para los terroristas islámicos. En eso el ejército yanqui fue muy listo. Pero… ¿se ha conseguido algo? No, en realidad no se ha avanzado prácticamente nada en la lucha contra el terrorismo islámico con el asesinato de la figura más mediática de Al-Qaeda. Según expertos en terrorismo internacional e islámico en particular, Bin Laden era sólo eso, la figura que a los ojos del mundo occidental dirigía el cotarro, pero no era el jefe de la organización, hacia tiempo que las decisiones se tomaban de forma autónoma (aunque coordinada) por los cabecillas de cada facción del grupo terrorista. Lo que si se ha conseguido es cerrar un ciclo para los estadounidenses: del 11-S de 2001 al 2 de mayo de 2011, se ha cerrado una década basada en el miedo, pero a pesar de ello, la raigambre de tal sentimiento es tan honda que lo que se ha logrado es diluir al enemigo aumentando con ello el sentimiento de indefensión. Los EEUU están eufóricos por tal hazaña, pero a largo plazo no han obtenido tranquilidad, sino mayor desasosiego que les va a posibilitar aumentar su confianza en el ejército y en las acciones que éste lleve a cabo para intentar frenarlo. Vamos, que el pez se sigue mordiendo la cola.

Los terremotos también ocurren en España

Nunca se había producido un terremoto en nuestro país que hubiese dejado víctimas mortales, hasta el acontecido en la localidad murciana de Lorca el pasado 11 de mayo. De repente, los medios de comunicación pasaron a mentar placas tectónicas y movimientos sísmicos. El terremoto de Japón les había convertido casi en expertos sobre el tema, pero no hay nada como que ocurra en casa para acabar de convertirlos en eruditos. No es que la cobertura que se hizo del terremoto fuese incorrecta, en general no lo creo, pero me mosquea no recordar ninguna mención a la zona sureste de España cuando ocurrió lo de Japón. En clases y clases de periodismo siempre se pone el acento en intentar acercar la información a los ciudadanos, porque una información lejana sin implicaciones cercanas acaba por no resultar interesante (ejemplo: 25 muertos en una isla perdida del pacífico a causa de una inundación no acaparará más de unos segundos o líneas en los medios -y eso si llega a aparecer-, sin embargo, si hay riesgo de inundaciones en España o Europa o si entre los muertos o desaparecidos hay españoles, la cosa cambia. Si, es crudo reconocerlo, pero así son las cosas).

La mirada sueca y Españistán

Saltó a las redes sociales un vídeo de un programa de televisión sueco en el que se jactaban de nuestra baja productividad. Nada nuevo, todo hay que decirlo. Pero la gente se indigno (después lo haría más).

¡Con lo que Suecia hizo por el turismo español! ¡Con lo que nuestro sol hizo por ellos y ahora nos hacen  esto! Una pega (pon meter el dedo en la llaga), en lugar de “olés” mal pronunciado, deberían de haber utilizado de fondo un pasodoble. ¡Olé!

Dejando las bromas a un lado, la evidencia es innegable: nuestro nivel de productividad es menor al de la media europea a pesar de que trabajemos más horas. Que tampoco es que el problema venga de ahora, ya venimos arrastrando este problema hace años, el origen está en las última décadas del siglo XX y en el modelo de crecimiento económico que se forjó y se ha mantenido hasta ahora. Antes de quejarnos y clamar al cielo lo malos que son los suecos y la imagen que están dando de nosotros, deberíamos de plantearnos qué hacer para mejorar. Pero es más fácil quejarse…

Y puestos ha hablar de vídeos, enlazo otro, el referente a Españistán de Aleix Saló. Imprescindible para sacarnos los colores ante la crisis.

Democracia real ¡ya! y las acampadas en las plazas públicas

Y ya que hablo de indignación y de cambiar situaciones que no nos gustan, aquí un gran ejemplo. Aquí hay mucho que contar y cada día más (como ha de ser). Pero para entendernos: el 15 de Mayo, una plataforma ciudadana denominada Democracia Real ¡Ya! para mostrar la indignación de los ciudadanos respecto a la política. Tras las manifestaciones que tuvieron lugar a lo largo y ancho del territorio español, en diversas ciudades se decidió seguir la movilización acampando allí, en plena calle para reclamar (además de atención) lo que se estaba reivindicando: una democracia real, sin tanto mangoneo. Como todavía sigue, por mucho que les pese a algunos, en lugar de comentar más voy a dejar algunos enlaces a vídeos al respecto: #spanishrevolution, Let the SOL in, #democraciarealya, etc. Sólo con hacer una búsqueda en la red se encuentran millones de referencias a ésta revolución pacífica que espero no se quede en nada.

La piel de toro se torna azul

Tras las elecciones del 22 de mayo, el PP ha arrasado en gran parte de España, tiñendo de azul el panorama político autonómico y municipal. El PSOE ha recibido un varapalo mucho mayor del esperado, consecuencia de que el electorado a utilizado el voto para culpar al ejecutivo de la crisis. Eso, por una parte, ya que por otra se encuentran las diferentes situaciones políticas de cada Comunidad Autónoma. De la valenciana, que es la que me toca, sólo comentar dos cosas:

1) El PSPV tiene lo que se ha merecido. El PP de Camps y Rita le han puesto en bandeja la posibilidad de hacer verdadera oposición (no sólo durante la campaña, sino desde hace algunos años), y el PSPV lo ha desaprovechado por activa y por pasiva. Un candidato que pocos conocen, un programa que parece no existir (por no decir directamente que no existe) y una dejadez que les han pasado factura por estar más pendientes en cohesionar el partido a nivel autonómico que en crear verdadera oposición, en luchar por ganar. Vamos, que se encuentran muy cómodos con la situación Camp-corrupción-eventos varios-despilfarro y piensan que aunque no hagan nada la gente acabará recurriendo a ellos ante la situación política valenciana. Pues así les ha ido.

2) El ascenso de Compromís, era de esperar. Ellos sí han ejercido de verdadera oposición. Además, han sabido llegar a los jóvenes a través de las redes sociales. Y, todo sea dicho, no se puede negar el innegable papel de Mónica Oltra, con sus apariciones en televisión (pseudodebate en Canal9 y Buenafuente) y sus camisetas que le han valido el apodo de “Lady samarreta”. Todo ello, a pesar de la barrera electoral del 5% (en lugar del 3% como en otras autonomías).

Chacón, Rubalcaba y las generales de 2012

Era de esperar: tras la debacle socialista en las elecciones municipales y autonómicas, la sucesión de ZP todavía estaba en el aire y había que ir despejando rumores. Chacón fue la primera en hablar y decir que no se presentará a las elecciones primarias para ser candidata del partido en las elecciones generales de 2012. Las razones alegadas pasan por anteponer el partido a la ambición personal. “Considero que hoy debo dar un paso atrás para que el partido dé un paso adelante”, dijo la Ministra de Defensa en su comparecencia ante los medios. Pero yo no me lo creo. Me explico: el PSOE sabe que la Chacón tiene tirón, suele ser una de los pocos miembros del ejecutivo que aprueba en las encuestas y en las próximas elecciones se avecina una derrota del PP (reacción natural ante los resultados de las autonómicas y municipales). El PSOE ve que con Chacón puede conseguir gobernar, pero no quiere quemar el cartucho tan rápido. Rubalcaba realizará su último acto por el partido (no quiero decir que deje la política tras las elecciones de 2012, eso no lo sé. Lo que sé es que ya tiene que cambiar mucho el tema en las primarias para que no sea él el que encabece la lista de los socialistas en 2012), será como una especie de acto de guerra, una estratagema para poder preparar una campaña potente para Chacón en 2016 (parecen las olimpiadas…). Así que, como digo, no me creo que la Ministra lo haga por el partido, lo hace porque el partido tiene un proyecto para ella a largo plazo y sería una lástima desaprovecharlo, así que la frase ha de leerse: “Considero que hoy debo dar un paso atrás para dentro de cinco años dar dos pasos adelante”.

¡Pasen y vean! La mujer barbuda y el hombre de la longaniza

Aquí dejo de lado la actualidad y voy a hablar de dos hechos que me han ocurrido durante este mes. El primero en una sucursal bancaria, y el segundo en el campus de Tarongers. Como siempre, por orden.

Un día voy al banco a sacar dinero y me atiende una mujer de unos  cuarenta y muchos. La mujer llevaba una camiseta sin mangas y el pelo muy largo y medio canoso. Mientras está realizando la operación y registrándola en el ordenador, levanta el brazo y… ¡horror! Tenía un palmo de peso en el sobaco… A mi me entraron escalofríos y sólo pensaba en que la mujer tocase poco mi dinero… A mi me da igual que la mujer no quiera depilarse, está en su derecho, pero trabajo cara al público y le exijo un mínimo: que no me de asco verla. Si quiere seguir así, que siga, pero que se ponga camisetas de manga corta, por el bien de la humanidad.

Y si la primera iba de una mujer, ésta va de un hombre. El día 2 de junio tenía examen a las 9 de la mañana y como suele se habitual que las clases estén abarrotadas y sea difícil encontrar un sitio, yo a las 7:30 de la mañana ya estaba camino de la Universidad. Cuál fue mi sorpresa al ver que, por la Avenida del Campus de Tarongers, medio escondido entre los coches, había un hombre dándole a la zambomba… Tanto a la chica que le dijo mil guarrerías, como al chico de la bici que se puso a decirle de guarro para arriba como a mí, se nos revolvieron las tripas. ¡Todavía quedan exhibicionistas por el mundo!

Guardiola y el nuevo ‘Dream Team’ made in La Masia

El Barça de Guardiola y los jugadores de La Masia siguen ofreciendo buen juego y sólo con ello se consiguen trofeos. Nada más que decir.

En Valencià, clar que no

“¡Font de Mora divisió!”. Me da que dentro de no mucho el Conseller d’Educació de la Generalitat Valenciana volverá a escuchar cánticos como este. ¿Pero es qué este hombre no se cansa de proponer sandeces? Primero fue el inglés, después el chino y ahora quiere que la línea en valenciano desaparezca de las aulas… ¿Señor Conseller, no seria mejor que los alumnos no estudiasen en barracones? ¿No sería mejor que la Comunidad Valenciana redujese su elevada tasa de fracaso escolar? Sé, porque la Conselleria se negó a contestarnos a estas preguntas durante la elaboración de un reportaje,  que todo esto no le interesa demasiado, pero tenga un poco de dignidad y deje “La llengua dels valencians” en su sitio o, puesto a pedir, dele el reconocimiento que merece (ya que no es ningún “defecto” hablarlo o que sea tu lengua materna).

Read Full Post »


Viernes tranquilo… Nada hacía presagiar que iba a pasar la media hora más “veloz” del año. Por suerte o por desgracia, me había metido entre pecho y espalda un bocadillo de jamón serrano y queso, aderezado con unas rodajas de tomaste, para comer. De postre, yogur.

Con la maleta preparada, duchada y con el pelo bien liso (esto parece baladí, pero todo tiene su porqué), salí del piso con destino a la estación de metro más cercana, situada justo en la calle paralela. Llegué allí con media hora de margen, más que suficiente para llegar a la estación de tren y tener que estar por allí dando vueltas unos veinte minutos. Habría sido así de no ser porque mientras me sumergía en la boca de metro comencé a oír un pitido y vi que las luces estaban apagadas. El chico de la taquilla se acercó a los que bajábamos y nos informó de que no había luz (eso era evidente) y que no paraban metros hasta que no se restableciese la electricidad. Nos aconsejó que intentemos ir a una de las dos paradas más cercanas y probásemos suerte allí. Adiós a la tranquilidad. “¿Cómo voy a ver si funciona alguna de las otras paradas con la mochila y el macuto a cuestas?”, ese fue el primer pensamiento que cruzó mi cabeza. Después, tras echar una mirada rápida al reloj y comprobar que tenía media hora para llegar a la estación y que ya no me parecía un margen tan grande, hice un repaso mental a varias cuestiones:

1) ¿Llevo dinero? No, creo que llevo 50 céntimos, tirando por lo alto. Por tanto, no puedo coger el autobús porque, para más inri, no llevo viajes en el bonobús. [Cuando llegué a casa comprobé que la cantidad no llegaba, siquiera, a 50 céntimos, en realidad llevaba 7 céntimos en la cartera… Si me hubiesen preguntado a mí para hacer el primer  Estudio sobre Medios de Pago, la media de 50€ habría bajado a -como poco- 20€]

2)¿Llevo tarjeta? Sí, pero no sé cuanto dinero hay. Sé que el taxi me costaría 6€, precio que, en proporción, es más caro que el propio billete de tren (9€) si tengo en cuenta la distancia entre un viaje y otro… Además, tendría que buscar un taxi que acepte tarjeta (parece que todos, hasta que topas con el que no).

3)¿Me da tiempo a ir andando? Mmm… creo que sí. Si tomo como referencia el tiempo que tardo en bajar al centro para ir de compras (unos 20 minutos), puede que me dé tiempo, aunque vaya cargada y eso sea un freno.

Justo cuando terminé de realizar éstas comprobaciones, un chico cargado con una mochila enorme llamó por teléfono a su padre para comentarle la situación y decirle que no estaba seguro de poder llegar al tren, que iba a ir a la estación a pie y que si no llegaba cogería el siguiente tren. Dicho y hecho. El chico se puso en marcha a toda velocidad y yo no fui menos: “si él va, yo también”.

Rauda y veloz empecé mi carrera contrarreloj esquivando a todo el que se ponía por delante, tuviese ruedas, piernas o patas, e incluso a una mujer que me preguntó por una dirección y a la que contesté sin detenerme: ¿no ve que llevo prisa, señora?. Mi previsión era que si cruzaba el puente con quince minutos de margen, llegaba a la estación a tiempo.  Con algo que yo no contaba era que el puente…¡tiene pendiente! Sí, es poca y cuando vas paseando prácticamente no se nota, pero cargada, con prisa y casi corriendo, es horrible. Una vez superé el obstáculo del puente, me quedaba la gran rotonda (por llamarla de alguna manera, porque en realidad no lo es). Allí los semáforos me jugaron una mala pasada. El chico de la mochila seguía su camino unos pasos por delante de mí. Él consiguió cruzar a tiempo, yo no. Mientras esperaba a que el semáforo cambiase de color, me quité el pañuelo del cuello y respiré un poco. Me estaba achicharrando con la chaqueta, pero para quitármela tenía que soltar el macuto y quitarme la mochila: demasiado tiempo perdido si el semáforo cambiaba de color.

¡Verde! Sólo tenía diez minutos para llegar a la estación, y todavía debía cruzar entera una de las calles más transitadas de Valencia, la Calle Colón. Tiendas y gente, más tiendas y más gente, más tiendas y gente que no se quiere dar cuenta de que vas cargada y no te puedes apartar, sino que o se quita o le das con la maleta…

Estoy cerca de la Plaza de Toros cuando veo un cartel de Nike en una tienda. Un cartel de recochineo hacia mí y mi situación desesperada: “corriendo llegarás dónde quieras” o “correr sin límites” (me suena más el primero, pero ya no estoy segura de lo que ponía en el cartel).  Mis piernas no dan más de sí, pero solo quedan unos metros para conseguir mi objetivo: llegar al tren.

Llegar, llegué, sudando mares. Esperé (y respiré) en la cola mientras que el revisor comprobaba mi billete y me daba  instrucciones sobre el vagón en el que se encontraba mi asiento (en el billete lo pone, pero te lo dicen igualmente). El hombre me dice: “Coche 2, de los primeros”. Mi duda aquí siempre es la misma: ¿de los primeros quiere decir que está al principio del andén o que está al principio del tren y, por tanto, el más alejado de la entrada al andén? No lo he preguntado nunca porque los vagones llevan letreros de bombillitas en las que se indica su número. Lo dicho, no era relevante preguntarlo. Hasta ayer. Resulta que “debido a un problema informático”, según me dijo el revisor que estaba dentro del tren, los vagones estaban mal numerados. Había dos vagones número 2 y uno de ellos era, en realidad, el número 5. ¡Qué casualidad!

Si a la aglomeración típica que se genera para subir al tren y acomodarte en el asiento, le sumas que muchos no teníamos ni idea de dónde estaba nuestro vagón. ¡Se montó una…! Pero eso no es todo (no podía serlo). Resulta que el tren son en realidad dos trenes de 3 vagones cada uno unidos por las máquinas. y llega un momento en el que no puedes pasar de vagón a vagón sin bajar del tren. Vamos, que te toca bajar del vagón, correr hacia el otro tren y subir. Todo ello con el correspondiente peligro de quedarte en tierra porque era casi la hora de salida. Una carrera más que menos tampoco importaba, así que me lance de nuevo al andén y conseguí subir al que se suponía que ya era mi vagón (que sí lo era). Justo cuando dejaba el macuto y la mochila, el tren se puso en marcha.

Sudando a mares, con la cara roja, abanicándome con la agenda y bebiendo agua (que menos mal que cogí una botellita que si no…), por fin pude decir que lo había conseguido. Cogí el móvil para enviar un mensaje contando (en modo resumen) lo que me había pasado y me vino una duda a la cabeza: ¿para eso me había duchado y planchado el pelo con esmero por la mañana? ¡Qué pena!

P.D.:  Esto fue el viernes, pero el miércoles, cuando llovió e hizo tanto viento en Valencia, acabé empapada a más no poder. Sí, llevaba paraguas, mi paraguas resistente, el que más me había durado (¡3 años!), pero el viento era demasiado fuerte y a dos calles de llegar a mi destino se rompió del todo. Tal era la pinta que llevaba que al llegar a la Facultad y estar esperando al ascensor (tenía clase en el quinto piso), había una mujer que me preguntó si iba así porque no llevaba paraguas… Lo de la lluvia también vino acompañado: tenía dos clases, pero una no la tuve porque la profesora no estaba y fue incapaz de enviar un correo electrónico para avisar. Vamos que hice el viaje y me empapé para hora y media de clase. Menos mal que después me llevaron al piso en coche.

Read Full Post »


Unas 30.000 personas bailaron, se dejaron la voz y se mojaron ayer en la cuarta edición del MTV Winter Valencia 2011. Los culpables: Sum 41 y My Chemical Romance (para que nos vamos a negarlo, The Welcome Dinasty estaban de más -mo-nó-to-nos- y los DJ’s, para mi gusto, también).  La lluvia amenazaba con aguar los conciertos y en algunos momentos fue así, algunos abandonaron el recinto a la primera de cambio, otros resistimos como pudimos. Mereció la pena.

En ésta edición, la cuarta y posiblemente la última en Valencia, hubo un poco de todo: desde globos de colores gigantes, pantallas inservibles en el techo, escenario mal colocado, punteos de canciones sin cantar (Smoke on the Water, Master of Puppets y Seven Nation Army. Sum 41 nos dejó con las ganas de escuchar sus versiones), salidas/entradas mal situadas… Lo de siempre y un poco más. Allá voy.

Grupos musicales: buena combinación entre los canadienses Sum 41 y los norteamericanos My Chemical Romance, pero han tratado de “electronizar” los conciertos con los DJ’s (para gustos los colores). En lugar de eso podrían haber invertido mejor en montar bien el escenario y las pantallas. También en las actividades de dentro del recinto: este año no había nada, mientras que en las tres ediciones anteriores había carpas con videoconsolas y demás.

He nombrado varias veces el escenario y es hora de hablar claro: no me gusta dónde lo ubicaron. La gracia de años anteriores era que estuvieses donde estuvieses (más cerca o más lejos) podías seguir la actuación desde las pantallas e incluso desde los accesos a las “piscinas plastificadas” que estaban más altos. Este año al “integrarlo en la arquitectura de la Ciudad de las Artes y las Ciencias “, según la organización, lo que han conseguido ha sido que se pierda visibilidad.

No hay que ser un lumbrera para ver esto claro

El dibujo representa la visibilidad y el aforo que permite cada una de las posiciones del escenario. En las fotos se ve la diferencia.

MTV Winter 2011, ¿dónde están las pantallas? (izq). MTV Winter 2008-2010 (drch)

Éste año, la gente sólo podía agolparse en el centro -más estreño por mucho escenario de 30×13 y 16 metros de altura- para poder ver bien. O ver algo. Porque la genial idea de poner las pantallas a la altura del escenario es para dar un premio. Las pantallas cumplen una misión (o deben hacerlo): permitir a la gente que está más lejos ver lo que pasa en el escenario. Si no están más altas o si las que están en el techo sólo se usan para hacer publicidad del concierto y de la Generalitat… pues pierden su sentido. Eso es lo que pasó ayer. Los que estaban por el final se conformarían oyendo la música, porque dudo que viesen algo.

Otra queja, ésta la llevo repitiendo desde la primera edición que trajo a HIM y The Cure: dos entradas/salidas para más de 30.000 personas es una falta de previsión total. Nunca ha pasado nada, pero como pase… Ah! La limitación del aforo está bien para  evitar aglomeraciones exageradas, pero no hacía falta cambiar el escenario de lugar (me reafirmo en lo dicho).

Y ahora que ya me he quedado a gusto, voy a lo importante, las actuaciones.

SUM 41, a pesar de que el cantante tenía la voz un poco cascadilla, estuvo bien. Subieron a seis personas al escenario para que pudiesen disfrutar de su actuación muy de cerca. También hubo guiños a grandes grupos del rock como Deep Purple, Metallica y White Stripes (lo-lololololo-lo). Buena música. No los conocía demasiado (léase:  sólo conocía Screaming Bloody Murder) , pero me gustaron. Llegados a éste punto, ¿alguien me explica por qué la gente se iba tras su actuación en lugar de quedarse a ver MCR? Yo todavía no lo entiendo, aunque no me voy a quejar demasiado porque gracias a ello conseguí estar más cerca del escenario y sin guiris altos con sudaderas con capucha…

My Chemical Romance… brutal. Empezaron con Na na na y terminaron con Cancer. Soltaron globos gigantes de colores durante I’m not OK (I promise). Otras canciones que sonaron fueron: Sing, Destroya, Planetary, The only hope for me is you, Teenagers, Welcome to the black parade, Mama… y Helena con la que desbordaron a todo el mundo.  Para su actuación, montaron una pasarela con la que se acercaban más al público , así que todavía estábamos más cerca…

Lo que no les perdono a ninguno de los dos es que no hubiesen bises. En todas las ediciones anteriores hubo y, además, los conciertos fueron más largos (¡el de Arctics duró hora y media!)

Resumiendo. Lo bueno: My Chemical Romance y Sum 41 en el escenario. Lo malo: el escenario y la organización-distribución de entradas/salidas del recinto. Si alguien tiene algo más que añadir, éste es el momento. Ah! Se me olvidaba. Tengo unas cosas más que añadir y quejarme. Que el concierto se celebre un sábado no quiere decir que vaya a ir más gente, para muestra un botón: el MTV Winter 2009 con Franz Ferdinand, Mando Diao y Star Sailor tuvo más asistentes que las ediciones celebradas en sábado. Tampoco ayuda que se haga cerca de Fallas y que, por ello, casi le tengan que cambiar el nombre a MTV Spring… Las primeras ediciones fueron mejores -como ya he dicho- y el cartel estaba más currado. Aquí faltaba un grupo internacional más. Si lo que se pretende es amortizar de alguna manera el millón de euros que le cuesta a la Generalitat el evento… ¡hay que currárselo más!

Dio para mucho la cuarta edición del MTV Winter. Cuarta edición en la que estuve al pie del cañón, como manda la tradición. El cartel lo merecía, a pesar de ser aceptable pero mejorable. La compañía, como siempre, buenísima. ¿Dónde estábamos? Pues cerca del de la sombrilla roja y de uno que se moría (dixit) cada vez que My Chemical Romance cantaba una canción (lo que murió fue su voz a mitad de concierto…). Por cierto, tengo un gemelo que me duele una burrada. El otro está bien, gracias por preguntar.

Lo bueno: My Chemical Romance en el escenario. Todaví no comprendo porqué hubo tanta gente que cuando Sum 41 acabó su actuación se marcharon. Aunque por otro lado me alegro, porque así me pude acercar más al escenario y tener más espacio.

Read Full Post »


Las situaciones extrañas comenzaron hace aproximadamente una semana, justo el día antes de mi cumpleaños.  Pensándolo bien, incluso antes. Primero fue el chico del tren con el que me he sentado al lado dos semanas seguidas en un tren con asientos numerados. Pero la cosa termina con el mismo chico y, por en medio, un encuentro extraño. Voy por partes.

Como ya conté (o eso creo porque no encuentro la entrada en la que lo hice), me he topado con el mismo chico que para más señas es graffitero en el tren. Dos semanas consecutivas en un tren de asientos numerados. Sé que era graffitero porque iba dibujando bocetos de los graffitis en un blog -firmas-, así que también sé su “nombre” y hoy, justamente por eso, sé que lo he vuelto a ver. Justo volvía yo de clase cuando he visto un chico con un blog de dibujo bajo el brazo y un lienzo en la otra mano. Estaba lloviendo, así que él iba corriendo y yo iba con el paraguas quitándome el 75% de visión. Pero aún así he visto la firma en el blog… así que era él. Puede ser casualidad y todo lo que sea, pero acojona… Aunque acojona mucho más lo que me pasó justo el día antes de mi cumpleaños. Ahí va:

Volvía de clase, otro día de lluvia pero ésta vez sin paraguas porque cuando yo salí de clase ya había dejado de llover. Justo en el primer cruce el semáforo estaba en rojo y tuve que esperar a que cambiase. En la isleta de en medio había gente esperando también a cruzar. Entre ellos había una mujer que, justo cuando pasé por su lado me llamó por mi nombre. Yo no me di por aludida -ya sé que decían mi nombre, pero…-. Total, que, de tanto insistir me giré y ella se acercó y empezó a hablarme. Yo no la había visto en la vida… Sin embargo, ella me dijo: “Patricia no esperaba verte esta semana, como me dijiste que no estarías aquí… Bueno, me voy que me están esperando. Ya te llamo para quedar la semana que viene”. Mi cara era un poema. No me dejó ni decirle: “Señora, se está equivocando de persona”. Pero claro, se estaba equivocando de persona teniéndome delante, hablándome directamente y mirándome a la cara… No tiene sentido… Una cosa es que te equivoques y otra que no te importes y sigas como si nada… No sé. A mi me dejo sin saber qué pensar. Mientras me hablada e incluso ahora sigo pensando -y tengo clarísimo- que no la conozco de nada. Pero lo que más me desconcierta es pensar que hay alguien que se parece a mí, que vive o estudia en el mismo sitio que yo, que lleva gafas y que se llama como yo… Demasiadas coincidencias ¿no?

PD: mañana nueva entrada de “¿Qué tienen en común…?”

Read Full Post »


Una jaqueta, un calaix al terra, unes ulleres de plàstic i un home, bé, pot ser setanta-tres homes o un milió, no té importància. Aquests són els elements que arrosseguen l’espectador a l’escenari. Una obra minimalista. Crítica. Hilarant. Existencialista. Àcida.

Paradis o centre de l’univers?

Ens amaguem darrere de mil i una màscares? Quantes vegades podem canviar de jaqueta sense adonsar-nos-en? Veiem el que hi ha, el que volem o no veiem res? Però, abans de contestar aquestes preguntes caldrà respondre la més important: qui som?

No ens quedarem ahí, anirem més lluny. No sols som nosaltres, són els altres també. Com són? Qui són? On són? Davant l’escenari o damunt d’ell? Pot ser tots dos, nosaltres i els altres siguem u. Pot ser Rimbaud tenia raó quan afirmava allò de “jo és altre”.

Hui tenim la sort de tenir un guia que ens ajudarà a passejar per tot aquest món de preguntes sense resposta. Sergi López aconsegueix omplir l’escenari tot sol durant hora i mitja. Un soliloqui aparentment surrealista que amaga una crítica àcida a la societat, a la cultura, als polítics i que també té el seu punt sexual. Un diàleg amb u mateix que dóna la possibilitat a l’espectador d’acompanyar al protagonista. Un viatge que comença al teatre i finalitza a cadascun dels espectadors que no han pogut deixar de sonriure més de cinc minuts seguits i que es queden amb un regust dolç, però també agre. Una sensació de que no només s’ha vist una obra de teatre, sinò que a més s’ha iniciat un procés de reflexió. Tenim la sensació de que s’han posat les cartes boca dalt i ens han obligat a jugar sabent que tenim les de pedrer, però no és dolent, arriba a ser plaent. No tenim clar si estem al paradis, al centre de l’univers o al fons d’un precipici. Som espectador d’un home, o pot ser un milió o pot ser sis o pot ser un lampista o un veï o un cadastre, no té importància, tots són iguals, com dues gotes o garrafes d’aigua.

El text de Jorge Picó i el propi Sergi López no es pot desaprofitar. No deixa canya dreta. Un text que ha estat traduït i adaptat al castellà i el francés i que ha recorregut tots dos territoris collint un fum de reconeixement. Un actor que es transforma en mil personatges (no tants però pot fer-ho sense problemes). Sergi López, un actor… ¡quin actor! Acaba de guanyar el premi internacional Terenci Moiz de les Arts Escèniques i el premi Max al millor actor en català. Tots dos merescuts.

Voy a apagar la luz…

Ací va una de les últimes frases de l’obra –que no revela molt, però m’agradà- sobre la cultura i les subvencions: “tant a València com a Vilanova i la Geltrú, la cultura pública subvencionada, l’acabes pagant tu”. I, no puc acomiadar-me sense fer referència a una de les cançons centrals, inicials i finals de NON SOLUM:

Nosotros, que nos queremos tanto,
debemos separarnos,
no me preguntes más,
no es falta de cariño,
te quiero con el alma,
te juro que te adoro,
y en nombre de este amor
y por tu bien, te digo adiós.

————

L’obra: NON SOLUM. Llengua: català. Durada: hora i mitja. El lloc: Teatre Olympia de València (fins el 27 de febrer). El preu: 15-20 euros que no es tiren a la brossa. Valoració: molt recomanable.

Read Full Post »


Esta entrada ha sido etiquetada en la categoría de “Conversaciones en el transporte público”, a pesar de que no hubo ninguna conversación. Ocurrió en el tren de Valencia-Murcia de las siete de la mañana, ese que ahora llaman Media Distancia para que te cueste más caro el billete pero que tarda lo mismo que un regional de toda la vida al que le han puesto mesas y enchufes en los asientos y televisores en los vagones que sólo emiten publicidad de RENFE. Lo único que realmente ha mejorado es el baño y que los asientos son reclinables (iba a señalar las máquinas expendedoras de comida, pero son más caras que en los regionales, así que no).

Corredor mediterráneoNo suelo coger éste tren porque sale demasiado pronto, pero no me quedó otra opción porque es el único regional que va hacia Alicante desde Valencia por las mañanas (hasta las tres de la tarde no hay ninguno más, después suele haber uno a las cuatro y, el último, a las ocho menos cuarto –tanta alegría por el AVE y nadie parece ver que el sistema centro periferia de trenes es una mierda, lo que hay que articular de una vez por todas es el corredor mediterráneo: ¡hace mucha más falta!-). El sábado tuve que cogerlo para volver a casa porque me quedé el viernes en Valencia. La gran idea era no dormir y coger el tren directamente, pero viendo la mierda de noche que se acabó presentando… Sí, sí, en mi pueblo hay más gente un viernes por la noche de fiesta que en Valencia. ¡Qué triste! Lo peor es que no es la primera vez que me pasa. Valencia, lleva cuidado que mi límite es tres.

Total que al final no fue no dormir y al tren, fue dormir en el sofá un rato y al tren con una cara de zombi bien bonita. Mi esperanza era subir pronto al vagón, acomodarme en el asiento, poner la alarma en el móvil y dormir a pierna suelta hasta llegar a Elda. Estaba a punto de conseguirlo cuando una mujer mayor se sentó a mi lado. En otra ocasión no tendría sentido lo que voy a señalar, pero aquí sí: era muda. Su marido o un familiar estaba bajo del tren y se hacían señas. Hasta aquí todo perfecto. Pero claro, el que estaba bajo quería decirle algo y como la mujer no lo miraba, no podía y no se le ocurrió otra idea mejor que pegar al cristal de la ventana cuando yo estaba casi dormida. Me tocó hacer de mensajera. En realidad, pensando que tendría por delante hora y media de plácido sueño, no me importó del todo ayudar en sus comunicaciones silenciosas.

Hay dos anécdotas que se escapan del desastre de viaje: una ocurrió pocos minutos antes de ponerse en marcha el tren cuando un hombre con tres perros –tipo pastor alemán- intentó subir al tren con ellos e ir a Murcia, el revisor lo echo (a mi me dio un poco de pena porque los perrotes eran muy mansos), la segunda se dio al ir a bajar en la Estación de Elda, donde los de seguridad habían “cogido” un hombre que vendía regaliz por los vagones (también me dio pena porque no hacía nada malo).

Pero vuelvo al relato de mi pesadilla. El verdadero problema llegó cuando el tren se puso en marcha. Yo cerré los ojos y la fuerza me abandonó para volver a abrirlos hasta que mi compañera de viaje empezó a roncar. No a respirar fuerte, no, a roncar a pulmón vivo. Mi cara de “esto no puede ser verdad” era innegable. Intenté vislumbrar algún asiento libre en el vagón pero, aunque parezca mentira por la hora que era, no había ni un miserable hueco libre. Me volví a sentar cabreada y con mucho sueño. La única solución que veía era darle un pequeño codazo a la señora para ver si así se despertaba y mientras ella se despertaba yo me sumía en un profundo sueño. Tan sólo necesitaba cinco minutos, nada más. Después la señora podría roncar a pierna suelta que yo no me enteraría. Pero la señora no reaccionaba a mis codazos –que dejaron de ser tan suaves como el primero-. Así que me pasé hora y media de viaje muerta de sueño, con unas ojeras y un careto que denotaban mi hastío y cansancio. Para desgracia mía, porque no era mi día de suerte, la señora no se bajaba antes de mi estación, con lo que no hubo ni diez minutos de descanso. Menos mal que al llegar a la estación mi padre me estaba esperando en el coche y al llegar a casa me pegué una siesta (del borrego, que dice mi madre) de cuatro horas. Pero no, no acaba aquí la entrada con un final semifeliz de descanso. Resulta que al final no me fui a Alicante en busca de pantalones vaqueros (tema al que, en breve, dedicaré un post) y, encima, me he puesto mala de la barriga. ¿Será el vodka rojo? Laura dice que sí, yo creo que él sólo no puede tener la culpa, pero que también ha ayudado.

Sólo recuerdo un viaje de tren similar, por lo mal que lo pasé: en aquella ocasión iba medio pedo (culpa del vodka también, pero esta vez del normal), eran las siete y media de la tarde y el tren tardo dos horas y media en llegar a Valencia en lugar de hora y media, todo el viaje de pie, con un malestar y unas ganas de vomitas horribles. Fue hace seis años. Ya van dos, mi límite sigue siendo tres.

Read Full Post »


Poco a poco se va acercando el invierto, la Navidad, el 2011… y el MTV WINTER 2011. Sí, ya sé que todavía queda bastante hasta febrero, pero hay que ir calentando motores y qué mejor forma de hacerlo que con una porra

Hace cosa de un mes yo ya hice una “privada” y sigo pensando que los cabeza de cartel pueden estar entre dos grupos: My Chemical Romance y Kings of Leon. ¿Por qué? Razones haberlas haylas. Mis antecedentes sobre quién vendría en anteriores ediciones son bastante buenos, así que puede que esta vez tampoco me equivoque. La primera edición me pilló de sorpresa, pero en la segunda y la tercera si que hice un poco de adivina y la cosa no fue nada mal, así que si acierto con alguno de estos ¡me meto a vidente profesional!

Segunda parte de la porra, esos son los grupos que además de creer que pueden venir, quiero que vengas. Pero hay otros que también me gustaría que viniesen y que, como esto al fin y al cabo también depende de la pasta, puede que el cabeza de cartel (aunque apuesto por los primeros) o los segundos sean: 30 seconds to mars. Que no se me asuste nadie que no les llamo secundones y la lista podría ser interminable tanto para cabezas de carteles como para acompañantes. Podríamos estar hablando de Muse, The Strokes, Linkin Park, Blur… pero esto es una porra y hay que elegir… ¡Ya vorem!

Aprovechando que hablo de música (últimamente es lo que más hago por aquí), he descubierto a varios grupos bastante interesantes, algunos nuevos y otros no tanto pero que no conocía. A ver si me animo y hago una pequeña reseña de cada uno.

P.D.: termino como empecé, hablando del MTV WINTER 2011. Hay un grupo y una página en Facebook que proponen, respectivamente, que
traigan a Muse y a The Strokes. Opciones nada desdeñables, oiga.
(No hace falta decir que yo ya me he unido a las dos propuestas, aunque me da que por ahí no irán los tiros).

Read Full Post »

Older Posts »