Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Trainspotting’


Valiente por tratar el tema de las drogas sin tapujos, sin realizar ningún juicio al respecto y sin moraleja. Jugándoselo todo a la baza del surrealismo y el impacto visual con toques de videoclip. Un montaje enérgico, trepidante. Una estética transgresora, en definitiva, a la que hay que unir un buen reparto encabezado por Ewan McGregor y  Robert Carlyle (sí, el de Full Monty) hacen que no te levantes del sillón. Pero llegamos al guión: diálogos escasos, aunque audaces, cínicos, crudos, verosímiles e incluso lúcidos que no vienen a decir nada. Nada a excepción de los soliloquios inicial y final y alguna frase suelta por en medio de la cinta. Para muestra un botón: “Dentro de mil años ya no habrá tíos ni tías, sólo gilipollas” [¡nos estamos aplicando que da gusto¡].

El water más sucio de toda Escocia

Posiblemente sea una de las escenas, junto a la persecución inicial, el bebé y el regalito envuelto en una sábana, que más se recuerdan de Trainspotting. Por eso mismo, no me voy a detener en ninguna de ellas. Yo me quedo con la última parte del film. Con los tejemanejes de Renton, Begbie, Sick Boy y Spud. También me quedo con la banda sonora (Iggy Pop, Pulp, Primal Scream, Lou Reed, David Bowie…) y con el vacío existencialista que marca la cinta.

La película la vi hace, aproximadamente, una semana y me sigo acordando de ella con la misma sensación agridulce que me dejó. No es que esperase más, es que esperaba otra cosa. Conociendo de antemano el parlamento inicial, pensaba que no iba a encontrar una cinta estética y técnicamente más que correcta, pero sin algo más que aportar. Porque está vacía y hace que tú la llenes. Y eso, no me disgustó: he aquí la parte dulce, ya que detrás de las subidas y bajas de la película, Trainspotting pretende que el espectador se (re)plantee ciertas cuestiones sociales y personales que llegan a no tener nada, absolutamente nada, que ver con el film. Pero, por otra parte, el hecho de mostrarse así me deja con la incertidumbre de si le busco tres pies al gato intentado llenar de contenido algo que no tiene –más del explícito- y que ha sido encumbrado como obra maestra cuando, en realidad, no lo es (he aquí el vinagre). Está claro que no es lo mismo verla en 2011 que en 1996, pero si verdaderamente fuese una obra maestra como, pongamos, La naranja mecánica, el dato de cuándo se ve la película debería ser irrelevante. Y aquí me vuelvo a detener, porque no comprendo porqué se suele comparar una de las obras maestra del grandísimo (y grandioso) Stanley Kubrick con Trainspotting. Sí, ambas son transgresoras en cuanto a lo visual y en cuanto a la temática, pero me veo incapaz de rebajar La naranja mecánica a los suburbios de Edimburgo.

No le niego a Danny Boyle su audacia, igual que le reconozco la brillantez de otras cintas suyas como 28 Días después (2000) y  Slumdog Millionaire (2009), pero no me quedaré tranquila si no me quejo del bodrio que es La playa (1999). Como decía, Boyle fue atrevido al tratar el tema de la heroína y sus efectos a partir de la obra homónima de Irvine Welsh, pero a mí no me ha llegado a convencer del todo. Un poco de sexo, mucha droga, una pizca de violencia y música de Iggy Pop no son suficientes.

————

Una curiosidad que he encontrado: un cómic que destripa la peli en tres páginas.

Read Full Post »


Hoy daban Trainspotting con el diario Público y después de varios intentos de ver la película de forma legal (y también  ilegal) y de tener la mala suerte de que siempre se atascase en la escena en la que Renton se cuela por el retrete (pero siempre, siempre en esa escena y después ya no iba ni pasando la escena ni nada de nada) creo que, por fin, podré ver la película entera.

Como digo, me he comprado Público antes de entrar al examen de Diseño Organizativo y RRHH que, por cierto, ha ido más o menos bien (mejor la práctica que el test.¡Cómo odio el tipo test!). En la portada del diario, enmarcado justo al lado de l perfil de Felipe González y justo encima de la foto de Sabina, había un titular que me ha llamado sobremanera la atención: “Dios está en el orgasmo”, afirma el autor del ‘Kamasutra católico’. Esto, a las nueve de la mañana y con un ínfimo desayuno en el cuerpo no es que llame la atención, sino que asusta. Rápidamente me he ido a la página 29 del diario y he leído la noticia completa.

El fraile capuchino (no sé yo si esto tendrá algo que ver) Ksawery Knotz (polaco) ha presentado su libro No tengas miedo al sexo en el que habla sin tapujos de las relaciones sexuales en el matrimonio (como no podría ser de otra manera). Cuando se publicó el libro en Polonia, la Iglesia católica ya montó en cólera y el libro se convirtió en 2009 en un best seller en Polonia (no sé si ambos hechos tendrán algún tipo de relación entre ellos, pero ambos ocurrieron). Tal fue la que se armó que el fraile tiene hasta una web (que ganó el premio nacional polaco de sitios web cristianos) sobre relaciones sexuales en el seno de la pareja (léase, matrimonio).

¿Cómo sabe el hombre todo esto? Eso mismo me he preguntado yo. En el artículo afirman que Knotz es consejero matrimonial desde hace varios años… Pero una cosa es dar consejos matrimoniales y otra dar clases de sexualidad y explicar cómo ha de ser la práctica con perlas como:

“A través del amor por su esposa, el hombre, después de alcanzar su propia satisfacción, debe acariciar los labios y clítoris de la mujer hasta que ella llega al orgasmo”

Y la preguna vuelve a ser: ¿cómo sabe Knotz todo esto? Con tanto detalle parece que el hombre tenga práctica o es que las parejas que van a su consultorio son muy explícitas en sus problemas sexuales y tienen ningún tapujo en contar su vida sexual… Eso sí, no podía ser de otra manera. El machismo está presente en varias perlas que el hombre ha soltado en la presentación del libro:

“Para preparar una noche de intimidad, el hombre debe ayudar a la esposa en las tareas domésticas par que no esté muy cansada”

Aunque, por otra parte, la idea de que los hombres ayuden más en casa no está mal, pero mejor que sea por voluntad de repartir las tareas porque ambos trabajan que por querer satisfacer deseos sexuales masculinos, pero bueno, algo es algo.

Ahora bien, el punto de la noticia en el que casi me da un vuelco el corazon ha sido cuando he comenzado a leer el siguiente párrafo:

El fraile también consideró una “cosa tonta” que el único modelo a seguir para un matrimonio católico sea el de la Sagrada Familia, donde María se mantuvo virgen, y según la doctrina oficial, no tuvo más descendencia que Jesús

Aquí una se ha tirado las manos a la cabeza pensado que el fraile polaco estaba a favor de las relaciones prematrimoniales, pero no. Lo que el hombre quería decir es que:

“Según esto, sólo deberíamos tener un hijo”

Vamos, que no iba el tema por la virginidad, sino por la procreación.¡Qué susto!

El hombre también tiene perlas curiosas y necesarias como cuando dice que no se debe considerar que hacer el amor es malo. Y es que Knotz asegura que puede hablar de todo “esto” sin que le quemen en la hoguera. Algún cura estará en su casa pensando: ¡bendita santa inquisición, ¿dónde estas cuándo te necesito?! Bromas a parte, está bien que la Iglesia hable de sexo de forma natural, pero que deje ya de decir tonterias sobre el uso del preservativo (las declaraciones de Knotz al respecto no son positivas en éste aspecto). Ah! Por si alguien se lo estaba preguntado, el libro -según informa Público- no tiene ilustraciones (¡morbosos que sois unos morbosos!).

El mismo diario, no sólo recogía esta curiosa noticia sino que en su versión digital recogía otro titular curioso: Manolo ‘el del bombo’ achaca a la ley antitabaco el cierre de su bar, el subtítulo reza: “El popular seguidor de ‘La Roja’ también se queja de que el Ayuntamiento de Valencia le prohíbe orientar las televisiones hacia su terraza”. Aquí viene la trampa. Porque la cuestión no es la Ley Antitabaco, sino el decreto del Ayuntamiento sobre los televisiores y otros aparatos que estén orientados hacia la calle. Así lo demuestran los siguientes párrafos:

“Aunque el tema del tabaco lo veía bien hasta cierto punto, desde hace dos meses nos han prohibido poner las televisiones de cara a la calle, y ya no puedo aguantar los 6.000 ó 7.000 euros que tengo que abonar al mes de gastos”, ha asegurado Manolo ‘el del bombo’.
Según ha señalado, en tres o cuatro meses podría cerrar el local si el Ayuntamiento no le ofrece una solución a la prohibición de colocar en el exterior las pantallas de televisión.

He aquí la prueba del delito: la Ley Antitabaco se está utilizando una y mil veces como reclamo para tapar otros problemas en muchos medios de comunicación (los telediarios están plagados de ejemplos). Un poco de seriedad por favor.

Para terminar, otro titular de Público (hoy le ha tocado a este periódico, otra vez será otro, sin ningún problema): Sentencia pionera contra Ryanair por cobrar por las tarjetas de embarque. ¿Y a qué viene esto? Pues viene a que un usuario de la compañía low cost interpuso una denuncia porque le cobaron 40 euros por no imprimir en su casa la tarjeta de embarque y tener que imprimirla los de Ryanair en el aeropuerto. ¡¿40 euros!? Entre eso y los 5 euros que te sablan por comprar el billete con tarjeta de crédito… pues no se si me salen las cuentas de que sea más barato volar en low cost… Si, estoy exagerando, pero 40 eruos por un folio…

Según la jueza Bárbara María Córdoba (muy acentuada la mujer) del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Barcelona, Ryanair tiene la obligación -como todas las compañías aéreas- de expedir unbillete para el pasajero. La jueza dictó así una sentencia pionera (todavía no firme) en la que declaraba la cláusula de la compañía aérea low cost como nula por abusiva.

Y esto y un bizcocho, me voy a estudiar que todavía me queda…

Read Full Post »