Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘sentimientos’


Todo producto que se precie que se comercialice en un envase ha de contener, además del susodicho producto, un vació existencial que se me hace incomprensible a la vez que sumamente decepcionante. Hoy me ha pasado con el tubo de pasta de dientes que he comprado. No sé porqué se me ha ocurrido, antes siquiera de abrirlo, oprimir suavemente la parte inferior del mismo y voilà!, la pasta de dientes ha ascendido por el tubo hasta llegar al tapón (virgen, impoluto, cerrado a cal y canto) dejando un vacío de medio centímetro en la parte inferior del envase. La nada en estado puro estaba allí presente, puesto que las paredes del tubo al quedar liberadas de la pasta dentífrica, se han pegado la una a la otra sin dejar la menor posibilidad a la existencia de una burbuja de aire que diese una explicación a tan vil espacio en el recipiente.

Pero si de aire hablamos, no puedo -por más que lo intente- dejar de acordarme de las bolsas de patatas. ¿Por qué si lo que yo quiero son más Ruffles en el paquete, me venden cada vez más aire? Nadie –sin excepciones a la regla- quiere aroma a jamón metido en una bolsa en cuyo fondo se encuentran rodajas finas y onduladas de tubérculo con sabor a uno de los más ricos bocados del cerdo. Vale, puedo verle una explicación medianamente aceptable a las bolsas de papas si consideramos que el aire despreciablemente introducido en ella es para evitar que durante el almacenamiento, distribución y espera en el estante de la tienda no se rompan, pero la explicación se queda obsoleta cuando de pipas se trata. Y, puesto que el tema ha salido a colación, ¿por qué toda bolsa de pipas que se precie contiene un palito de madera recubierto de sal? En todo caso lo que tendría sentido que contuviese la bolsa serían pequeños resto de las vainas en las que la pipa crece tostada por el sol (cascarujilla, vamos), pero no palos. ¡No tienes sentido! Igual que tampoco loa tiene el envase de tetrabrik con el que cada vez más marcas nos timas: el dichoso tetrabrik con tapón de rosca. Nunca un litro de leche volverá a ser equivalente a cuatro vasos llenos. Siempre queda leche atrapada en el paquete y cuando mueves el envase la oyes, notas su presencia rodeada de un vacío y frió envoltorio de vete a saber cuántas capas aislantes entre el líquido y el cartón.

En materia de líquidos, no me gustaría olvidarme de aquellos frascos que han sido meticulosamente rellenados hasta un límite variable dependiendo de la botella que se seleccione. Los casos más flagrantes no se encuentran en las bebidas –ni espirituosas  ni sin espíritu-, sino en el detergente y el suavizante. Una mala elección en el supermercado puede marcar la diferencia entre conseguir los 35 lavados que publicita el envase o sólo 34. De nuevo, un vacío existencial se apodera de mí cuando observo anonadada la variabilidad de la línea de flotación del suavizante en la botella. Nunca sé a ciencia cierta si es la perspectiva, la inclinación del estante o la distancia entre los botes lo que me hace pensar que uno está más lleno que el otro. ¡Qué elección tan difícil! Nos intentan vender algo lleno de eso mismo y de vacío aire como relleno. ¿No sería más fácil hacer los botes un poco más pequeños y que el producto fuese sólo producto? Porque de una cosa estoy segura: si nos pudiesen vender nada envuelta en un bonito e inservible envase, no sería nada, sería aire envolviendo la nada. Una nada envuelta que dejaría de ser nada para ser algo. Una paradoja que me desasosiega, como un vaso vacío pero lleno de aire, como una bolsa de bolsas: algo redundantemente innecesario.

Read Full Post »

Núvols



“No, no plores, no ho suportaria… Es com un dolç núvol  de cotó, com una boiraa fineta que va calant la meua ment, sols això.  No em fa mal, de debò mare, no em fa mal”.

“Abraça’m fort iaia, no tingues por i cuida’m, cuida’m molt…com sempre. Segueix contant-me com era tot, com segueix sent i com serà… parla’m i conta’m coses…”.

“No plores xiqueta, no plores…fer-s’ho en les pel·lícules per mi. Juguem juntes altra vegada i conta’m contes i fes-me pessigolles, riu amb mi. Llegeix els meus llibres i els que jo hauria volgut llegir. Posa un cobert més per a mi i prepara’m el dinar. Fes-me pensar i, si cal, obrir els ulls”.

“Papa, torna’m a ensenyar a voler el camp, torna’m a ensenyar com putjar en bicicleta, torna’m a enfadar contant-me el final de les pel·lícules…Porta a Canelo, al meu xic, a despertar-me tots els matins…”.

“No poses eixa cara, no vull veure cap persona trista d’ara en davant. Sé molt bé el que em passa, però no puc fer res per a evitar-ho, l’únic que puc fer i faré serà afrontar-ho i lluitar amb totes les meues forces… per intentar allargar la meua ment, per recordar cada instant passat, present i futur. No m’oblides, no ho faces si encara estàs a temps…”

“No esteu tristos, no vos estic oblidant, tant sols vos vull tant que vos amague dins de mí, molt dins, tant dins que arribarà un moment en què no vos puga treure i estareu dins de mí per sempre. Per favor, no vos enfadeu, feu-me eixe favor, si m’endinse a buscar-vos dins de la meua ment i, per això, no vos reconec o no vos puc parlar… Mireu-me als ulls i els voreu somriure cada vegada que esteu prop… No vos oblide, recordeu-ho per mi. Tant temps, tants moments no es poden oblidar en un bufit… Esteu dins, tant dins que la meua vista es gira cap al meu cor i no em deixa saber que esteu amb mí… Com un núvol que tapa la meua vista i vos fa borrosos… Recordeu-me per mi. Recordeu-vos per a mi. Renaixeu cada dia amb un somriure… il·lusió, amb paciència. Molta paciència. Jo seguisc aquí, igual que sempre: tranquil·la de més i rient-me i enfadant-me per tot.  Seguirem junts per sempre, no vos preocupeu… Seguiu… feliços i amb un somriure a la cara, per mi i per vosaltres. Sempre junts… els núvols… vos vull…”

No teniu perquè entendre-ho, ni jo sé si ho entenc…

Read Full Post »

Odio


ODIO

Odio a los pederastas por romper la inocencia
de las criaturas más frágiles
Odioa los
maltratadores
Odio a los racistas y xenófobos
Odiola
guerra
Odio a la ciencia por no avanzar más rápido cada
vez que una persona enferma muere
Odioa los
que supeditan todo al dinero
Odio que el tren se retrase y cuando reclame
todo sean negativas y normas absurdas
Odiola
injusticia
Odioa las personas
que se juegan la vida en la carretera poniendo en peligro la de los demás
Odio a los futbolistas por cobrar tanto
mientras mucha gente pasa hambre
Odioa los
políticos cuando sólo hablan y no actúan
Odioa los que
estafan a los emigrantes y les hacen viajar engañados en pateras
Odio a los que abandonan a sus mascotas en
verano
Odioal
despertador cada vez que suena
Odio a los usuarios del transporte público
cuando no se prestan a ayudarte cuando vas cargado
Odiolas
operaciones de cirugía estética
Odio a las personas de 45 y de 12 años que se
visten como si tuviesen 20
Odiolas
llamadas impertinentes al móvil
Odio los zapatos planos porque no te dejan ver
el mundo desde las alturas
Odioal tiempo
cuando pasa muy rápido
Odioa los
niños que se comportan como mayores
Odioal sol cuando
me quema la piel
Odio a las personas que sólo hablan de sí
mismas
Odio el mundo cuando no funciona como debería
hacerlo
Odio a la gente sin personalidad
Odio la mentira cuando no es piadosa
Odio las cordoneras de las zapatillas cuando
se desanudan
Odio a la gente incapaz de mirar a los ojos
cuando me habla
Odio que me cuelguen el teléfono
Odio que no me dejen estar sola cuando lo
necesito
Odiono poder tener cerca de mí a la gente cuando la
necesito
Odio el miedo cuando se apodera de mí
Odio tener que llorar a escondida

Read Full Post »