Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘queja’


Pensaba que ya lo había visto todo en cuanto a viajar en tren. Sí, ese concepto simple y placentero llamado ir en tren que en el trayecto Murcia-Alicante-Valencia tiene poco de simple y menos aun de placentero. Después de seis años, aproximadamente cuatrocientos viajes (dos viajes semanales durante todo el curso académico, exceptuando fiestas y puentes) y un pastizal si me pongo a sacar la cuenta de lo que me han costado los viajes a lo largo de todo este tiempo, Renfe me sigue sorprendiendo. Sorprendiendo para mal.

Superado el hecho de recorrer un trayecto de media distancia en trenes de cercanías, superado el hecho de ir de pie aunque hayas pagado un billete en el que pone que tienes asiento (muchas veces como sardinas en lata, sin espacio vital mínimo, o en su defecto sentados encima de la maleta o tirados en medio del pasillo o en los escalones de salida del vagón o en los ‘cuartitos’ guarda bicicletas y equipajes…), Renfe se superó hace dos años, el día de Reyes al sólo programar dos regionales desde Murcia a Valencia en todo el día: uno temprano por la mañana (sobre las seis) y otro a las siete y media de la tarde con sólo tres vagones… En éste último fue en el que yo hice uno de los viajes más extraños: mis pies no tocaban el suelo, ya que me encontraba sentada encima de maletas ajenas (sus dueños se encontraban hacinados por los pasillos y las maletas se amontonaban hasta en el baño) que colapsaban todo el espacio entre vagones y tenía que llevar mi propio equipaje sobre las piernas pensando que como el tren frenase la leche iba a ser monumental. En ese momento pensé que Renfe no podía superarse, pero lo ha hecho.

No seré yo la que niegue que todo tiene su parte buena, ya que en los viajes sentados en el suelo o dónde se podía, siempre se hacen amigos. Pero no compensa tanto como debería. Sí, ya sé que desde el curso pasado (2010-2011), Renfe ha mejorado un poco los trenes: pero no ha aumentado la frecuencia de viajes en el trayecto Murcia-Alicante-Valencia. No, eso sería hacer las cosas bien. En su lugar lo que ahora tenemos es un tren más cómodo (de eso no me quejo) pero también más caro (eso me toca un poco la moral), eso sí, de aumentar el número de trayectos nada de nada, aunque si han aumentado los vagones. Pero si no tienes billete te quedas en el suelo. Aunque el tren esté vacío. Sí.

¿Cómo es posible que en un tren vacío no queden plazas? A mi sólo se me ocurren cuatro explicaciones y sólo una de ellas es realista.

La primera. Todos los viajeros que tenían que subir desde las estaciones de Murcia hasta la de Novelda se han quedado dormidos. De ahí que, aunque no hubiese nadie en los seis vagones del media distancia de ayer por la mañana, en realidad tendría que haber estado lleno. Habitual no es que el tren llegue lleno desde Alicante un lunes a primera hora, pero tampoco es imposible. Lo imposible es que todos se hayan puesto de acuerdo para hacer el mismo recorrido y quedarse dormidos y no acudir después de haber comprado el billete.

La segunda. El tren iba vacío hasta Villena y allí se llenó completamente. No negaré que en Villena sube mucha gente, pero no hasta el punto de ser unas 260 personas (‘per el conte la vella’: 40 plazas por 6 vagones redondeando a la baja y quedándome corta seguro) las que suban al tren. No me lo creo. En Villena pueden subir unas 60 personas de forma excepcional un lunes, pero 260… ni un domingo al inicio de curso.

La tercera. Aunque no pudiésemos ver a los viajeros, ellos estaban allí. Eran fantasmas.

La cuarta. Ya que con la tercera se me ha ido bastante la pinza, voy a la única que me puedo creer. Renfe nos ha timado. ¿Por qué? Pues porque no pudimos subir a un media distancia en Elda-Petrer que con Carnet Jove sale por unos 10.60 € (hora y media de trayecto y cuatro paradas  -una de ellas, la de Sax, fantasmal- hasta llegar a Valencia) y en su lugar tuvimos que esperar media hora más y subir a un Talgo (viejo como el solo) cuyo precio (también con descuento, con tres paradas -la de Sax no la hace- y con el mismo tiempo de viaje) que nos costó el ‘módico’ precio de 18,65€. Esto en mi pueblo se llama estafa. Si llego a estar en la vía 2 cuando llega el tren vacío me hubiese subido sin pensarlo. De la multa, si es que me la hubiesen puesto, ya me preocuparía después.

Hablo de timo y no sólo en este episodio. Porque lo que es un timo es el precio en sí del viaje en Talgo. Desde Alicante a Valencia, el trayecto que dura 1h 22 min. (según la web de Renfe, aunque después siempre es un poco más) cuesta 23.10€ un billete de adulto. Sin embargo, para el trayecto Valencia-Barcelona, el precio es de 39.60€ y el trayecto dura 3h 39min. Si saco cuentas, un trayecto que dura más del doble de tiempo que el de Alicante-Valencia, debería de costar más del doble, pero resulta que, si comparamos, sale más rentable.

Alicante-Valencia–>1h 22 min–>166 km–>23.10€–>0,14€ el km–>3.54€ el minuto

Valencia- Barcelona–>3h 39 min–>349km–>39.60€ (71% más)–>0,12€ el km (17% más barato)–> 5.53€ el minuto (56% más)

Según mis cálculos debería ser (regla de tres):

Si 1h 22 min cuesta 23.10€, entonces 3h 39 min deberían costar 61.69€

Si 166km cuestasn 23.10€, entonces 349km deberían costar 48.66€ (me decantaría más por ésta suma o por una especie de media entre ambas, algo así como 55.18€, pero me conformaría si el precio fuese el anterior).

Un viaje en un mismo tipo de tren que dura más del doble debería costar más del doble, pero no es así (alguien me podría hablar de los rendimientos a escala y demás, pero hoy no me sirve). Si a eso le unimos el ansia por el corredor Mediterráneo en tiempos de crisis (siempre ronda pero nunca cuaja) tenemos que Renfe sólo se acuerda de que estamos cuando pasamos por caja. Debería de cuidarnos más, debería de cuidar mucho más a los estudiantes porque, como mínimo, van a utilizar sus servicios 4 años, si no se cansan antes y tiene la posibilidad de cambiar el trayecto en tren por el de coche (que las cuentas salen). Hay que potenciar el transporte público, hay que potenciar que la gente no viaje sóla en su coche, hay que cuidar el medio ambiente, etc, etc, etc. Pues aquí como en el metro, el autobús y demás vehículos de transporte de viajeros: hay que hacerlo, pero no se puede a estos precios y con el servicio que se presta.

PD. Mientras escribo esta entrada no puede faltar música y la canción elegida ha sido una de La Pegatina

Sí, soy una exagerada, pero más de una vez vi plausible el hecho de ir en el techo…

PD2. En el enlace a la información del tren se puede leer que tienen una “Zona de ocio multiuso” ¿alguien sabe qué es eso y dónde está?

PD3. En los Regionales Express (coletilla que sólo sirve para que te cobren un poco más) y en los Regionales (sin adjetivar) pusieron unos cartelitos muy graciosetes advirtiendo que si subías al tren sin billete la multa podía llegar a los 50€. La gracia la tenía las situaciones irrisorias que se daban en el tren en cuanto a asientos y billetes. Pero lo que más risa daba era un cartelito que había en todos los vagones y que informaba de la capacidad de los mismos. Decía algo así como: 80 asientos, 135 plazas.  Después Renfe decía por activa o por pasiva que no se vendían más billetes que los que permitía la capacidad del tren. No lo dudo, pero las condiciones eran (y son) para verlas y vivirlas. Pero ya que estamos y que sabemos que vamos a ir de pie (en algunas estaciones cuando compras el billete te lo dicen y te cuñan el susodicho para que así conste), podrían hacer diferenciación de precios: si vas sentado el precio normal y si vas de pie pues que te hagan descuento y si un “sin asiento” se sienta y el revisor lo pilla, pues a pagar la diferencia y problema resuelto, digo yo.

PD4. Las cifras de la comparativa ya están correctas. Gracias a Elisa por la correción.

Read Full Post »