Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Macondo’


Columna radiófonica emitida el 23 de abril de 2014, ‘Día del Libro’, en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’)

Espiral de libros. Fuente: National GeographicEn una sociedad que vive rodeada de tecnología, si no se enchufa o no tiene pantalla, es difícil que un objeto acapare nuestra atención. De ahí que algo tan simple y despojado de pretensiones como un libro pase casi desapercibido. Pero un libro es mucho más que un conjunto de hojas de papel encuadernadas o que una sucesión de líneas de texto en la pantalla de un eBook. Cualquier definición se queda corta para expresar todo lo que un libro guarda en su interior.

Su lectura nos entretiene, nos hace reflexionar, nos divierte, nos emociona, nos enseña. Y de ahí que sea imposible limitar a una definición de diccionario la “Dimensión Imaginaria” de la que hablaba Alejo Carpentier. Un libro contiene mil y una historias, mil y una aventuras, mil y un viajes. Sólo página a  página podemos viajar del centro de la tierra a los jardines de la Alhambra. De Macondo a revivir una tarde de verano a orillas del Jarama. Descubrir que libertad es una palabra enorme. Acariciar la suave piel con tacto de algodón de Platero. Conocer a los más de cien personajes que se dan cita en La colmena. Escuchar la sonoridad de los versos de Lorca, Neruda o Miguel Hernández sin olvidar a Machado. Convertirnos en detectives y hallar al asesino que se esconde en un exótico vagón de tren. Visitar el cementerio de los libros. Saber qué hace Eloísa debajo de un almendro o ponernos en la piel de Gregor Samsa aquel día que se despertó convertido en escarabajo. En definitiva, leer historias ficticias que parecen muy reales e historias reales tan inverosímiles que son difíciles de creer.

En un día como hoy en el que el libro es el protagonista, no hemos de olvidar al lector, porque sin él, no hay obra. La poesía, el teatro, el ensayo, el relato, el cómic, la novela, nacen de la complicidad entre creador y lector. Un libro tiene tantas versiones como lectores lo lean. Y de libro en libro llegaremos a la conclusión de que no solo somos lo que vivimos, también somos lo que leemos. Hagámosle caso a Flaubert y leamos para vivir.

 

Read Full Post »