Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Juan Echanove’


El viernes 6 de Enero de 2012, Juan Echanove se pasó por los micrófonos de Hora25 (Cadena SER) para charlar con Àngels Barceló. Durante su paso por el programa, el actor habló sobre la ilusión de la noche de Reyes y contó alguna anécdota sobre una Navidad que pasó en Argentina. Sin embargo, yo me quedé con “la mirada” del madrileño. Se trata de un pequeño relato entre lo onírico cargado de ironía a modo de “apariciones marianas” en el que Echanove repasa alguno de los acontecimientos de actualidad más relevantes de la semana.

Aquí podéis oír un pequeño estracto de Hora 25 (editado) donde aparece el fragmento del que hablo.

Una mirada diferente, fresca y con humor a la actualidad. Un punto más a favor del programa. Como me ha gustado, he buceado por la web de la Cadena SER para buscar otras intervenciones de Juan Echanove y he seleccionado la siguiente (el presentador es Pedro Blanco):

Programa Hora25 Especial Navidad (empieza a partir del minuto 20 al 35)

Sí, algo de deformación profesional tenía que haber en mi elección. Una parte muy grande de la crisis la tiene la banca, tal y como señala Echanove. Nada nuevo. Pero sí lo es que un banquero se preocupe no sólo por obtener beneficios y de procurarse una pensión de cifras desorbitadas. Ahora resulta que entre la basura creció una flor. Vale, me ha quedado demasiado cursi, lo que quiero decir es que tras la imagen de tiburones de las finanzas, también hay algún banquero honrado (en peligro de extinción, pero ‘haberlos haylos’).

Echanove habla de José Luis García-Lomas Hernández presidente de la Caja Rural de Jaen (en 2011 otorgó 40.000 creditos), de 71 años. El hombre no participó en la burbuja del ladrillo y ahora va a contribuir a reducir el déficit de la administración autonómica andaluza. Un hombre que da en el clavo -como cualquier persona que tenga dos dedos de frente- y dice que la culpa de que las Cajas de Ahorro (principalmente y por su forma de gobierno) sean las entidades que peor paradas hayan salido, la tienen los políticos que han formado parte de sus consejos de administración.  Eso, y la avaricia. Vale, no será nuevo, pero que lo reconozca un banquero y que lo haga hablando sin parecer un gurú de la economía -que de gurú no tienen nada…-, es mucho.

Y, hablando de avaricia, del sistema financiero y de todo esto. A mí hace unos meses que me ronda una malicia por la mente. Hace tres años que se nos está bombardeando con términos económicos que ni sabiamos que existían. Uno de los que más quebraderos de cabeza ha creado es el de “prima de riesgo” unidas a los vaivenes de las agencias de calificación (cuyas actuaciones Echanove acaba por denominar ‘terroristas’). Traducido al castellano de andar por casa: la prima de riesgo es el tipo de interés de la deuda del país emisor con respecto al tipo de interés del país que se toma como muestra. Para mí que lo he liado más, pero vamos, se trata de la diferencia entre los intereses de la deuda de dos países. A más riesgo de impago, mayor tipo de interés y a la inversa, a menor riesgo de impago, menor tipo de interés.  Todo ello se refleja en la bolsa y, por tanto, viene a mostrar la confianza de los inversores en el país.

A lo que voy. La malicia que me ronda la mente viene a ser algo así: si la crisis se inició de la manera -aparentemente- tan simple de formar ‘paquetes’ de inversión en los que al final nadie sabía que había dentro (no se conocía el riesgo o la falta del mismo de cada uno de los productos que componían el paquete). Los que vendían los fondos de inversión, vendían productos cuyo riesgo ellos mismos desconocían. Pues bien, ahora ya no se ‘comercia’ ni con hipotecas subprimes ni con productos tóxicos (al menos, eso es lo que dicen). Ahora lo que se lleva es jugar con la deuda de los países. Comprar y vender deuda. ¿Alguien se ha parado a pensar de que se puede liar otra de igual -o mayor- magnitud y que sí supondría el colapso de la economía de los países por tratarse de deuda soberana?

Me explico (y si alguien me corrige, mucho mejor). Si la dueda que cada país compra -o que compran inversores privados- se mezclase con deuda de otros países con diferentes primas de riesgo y ‘la locura’ llegase hasta el punto de especular con las ganacias futuras por los interes ajenos y se vendiese deuda a razón de lo que se va a ganar y lo que se va a perder por el juego de los intereses (algo así como un vender y empaquetar deuda y especular con los intereses de la misma a razón de la obtención de beneficios de la deuda de otros país) al final podría ocurrir lo mismo que con las subprime: nadie sabría exactamente hasta qué punto su país se vería perjudicado por la quiebra de otro estado. Total, que estaríamos en la misma situación que con las hipotecas subprime, pero a lo bestia. Y que eso pueda siquiera ser real… como poco acojona.

Los hombres se piensan inmortales aunque se sepan contingentes y efímeros.

Así termino, con una cita de Manuscrito hallado en un libro de Joseph Conrad (Jorge Luis Borges) que comenta Echanove en el segundo podcast.

Read Full Post »