Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Inside Jobs’


Hace tres años que términos como  prima de riesgo, apalancamiento financiero o hipoteca subprime entraron a formar parte del vocabulario del mortal de los comunes. La crisis financiera irrumpió de lleno en nuestra vida forzándonos a implementar nuestros conocimientos en materia económica. Pero, ¿cuál fue el detonante de la crisis?

La ópera prima de J. C. Chandor, Margin Call (2011), trata de responder a la pregunta recreando las 24 horas previas al inicio de la crisis financiera de 2008. La acción se localiza en un banco de inversión anónimo. Eric Dale (Stantley Tucci), jefe del departamento de previsiones de riesgo de la entidad, es despedido tras diecisiete años al servicio de la empresa. Lo que sus jefes no saben es que Dale ha estado trabajando en un informe que cambiará el rumbo de la economía mundial. Justo antes de abandonar el edificio, Dale le entrega a uno de sus empleados, Peter Sullivan (Zachary Quinto) un dispositivo USB con toda la información. Sullivan, picado por la curiosidad, abre la caja de Pandora al corroborar los nefastos datos del informe. A partir de ahí, el espectador será testigo de la tensión y los conflictos éticos y morales a los que tendrán que hacer frente los directivos de la compañía ante la difícil situación que se les avecina.

Kevin Spacey Margin CallMargin Call es más que una lección de economía. Es un retrato psicológico de los peces gordos de las finanzas. Chandor, que también ha escrito el guión, se aleja del estereotipo de hombre de negocios sin escrúpulos al que nos tienen acostumbrados personajes como el de Gordon Gekko (Michael Douglas) en Wall Street (Oliver Stone, 1987) para dibujar unos perfiles más humanos, menos frívolos, en definitiva, más reales.

Teniendo en cuanta que las consecuencias de la crisis son de sobra conocidas, se agradece que Chandor se centre más en definir con tanta maestría a los personajes en lugar de contarnos el devenir de la crisis.

La estructura teatral de la cinta hace que todo el peso de la trama recaiga sobre el diálogo. Para conseguir mantener la tensión y expectación, Chandor se rodea de un plantel de actores envidiable. Los siempre impecables Kevin Spacey y Jerey Irons, a los que se suman Paul Bettany, Stanley Tucci y Demi Moore así como un grupo de actores salidos de la televisión entre los que se encuentran Zachary Quinto (Héroes) –también productor de la película-, Simon Baker (al que cuesta un poco ver fuera del papel de Patrick Jane en El Mentalista) y Pen Badgley (Gossip Girl). Sin duda uno de los elencos más interesantes y potentes del año.

“Margin Call es más que una lección de economía. Es un retrato psicológico de los peces gordos de las finanzas”

El elenco de actores hace pensar que Margin Call es una superproducción de Hollywood. Nada más lejos de la realidad. Margin Call es en realidad una producción independiente que se presentó en el festival de cine de Sundance y el Festival de Cine de Berlín a principios de año.

ascensor Margin CallPelículas como Wall Street 2 (Oliver Stone, 2010), The company men (John Wells, 2010), la española Cinco metros cuadrados (Max Lemcke, 2011), el telefilm Too big to fail (2011, basado en el libro homónimo de Andrew Ross Sorkin) o el documental Inside Jobs (Charles Ferguson, 2010), muestran el creciente interés de la industria cinematográfica por plasmar la crisis económica que vivimos. Entre todas ellas destaca Margin Call por ser una película valiente tanto por su estructura como por dar cita a grandes profesionales de la interpretación sin dejar que su aparición en pantalla eclipse la cinta. Es valiente, además, por no dejarse llevar por la moralina fácil y el maniqueísmo. Margin Call sobresale por mantener al espectador en tensión durante todo el metraje, aun sabiendo el resultado final de los actos de los peces gordos de Wall Street.

El  debut de J. C. Chandor ha sido avalado por los críticos de Nueva York  y el National Board of Review (NBR) hasta el punto de encontrarse entre las diez mejores películas independientes del año según el NBR. Margin Call también ha sido nominada, en la categoría de “mejor ópera prima” en los Independent Spirit Awards.

Crítica publicada en el portal CineCrítico.es el 12/12/2011

Read Full Post »


Director: Charles Ferguson
Productores: Charles Ferguson, Jeffrey Lurie, Autrey Marrs, Christina Weiss Lurie y otros
Guión: Chad Beck, Charles Ferguson y Adam Bolt
Música: Alex Heffes
Narrador: Matt Damon
Año: 2010

Sinopsis:
Documental en el que se abordan las causas de la crisis económico-financiera global de la mano de algunas de las personas implicadas en la misma o que estuvieron al mando de las instituciones que no hicieron nada para remediarla. En el documental se apunta a un reducido número de personas como responsables últimos de la crisis que vivimos desde 2008 y que han sido los que han construido una gran estafa a nivel mundial que nos ha hecho llegar a la situación actual.

Comentario:
El documental se divide en cinco partes: cómo llegamos aquí, la burbuja (2001-2007), la crisis, responsabilidades y dónde estamos ahora. En cada una de ellas, Charles Ferguson va desgranando poco a poco las razones de la crisis y sus consecuencias. Pero, a diferencia de –inevitable acordarse de él- Michael Moore, (sí, hay más directores que filman documentales y, además, lo hacen bien), la presencia de Ferguson es omnipresente pero diluida: en ningún momento podemos verlo y tan sólo tenemos la oportunidad de escucharlo cuando realiza las entrevistas. Es Matt Damon el encargado de poner voz a la narración, con un tono más bien monótono pero acorde con la estructura narrativa.

Un documental sobre economía que no resulta excesivamente farragoso para no iniciados en la materia, en gran medida gracias a los gráficos, diagramas e ilustraciones que incluye. Ferguson decide comenzar poniendo un ejemplo a pequeña escala: Islandia, un país que pasó de ser la utopía que el resto del mundo quería alcanzar a ver como su sistema financiero entraba en bancarrota. Tras esta breve introducción, Ferguson se centra en explicar los motivos de la crisis en EEUU que, a fin de cuentas, son los mismos que en el resto del mundo.

Tras el visionado de Incide Job al espectador le queda la sensación de que es verdad aquello de que “el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”. El director no  sólo destripa la actual crisis económica, sino que hace referencia a anteriores como la de 1907 o el crack del 29. En el momento de atajar la crisis de 2008, Ferguson realiza un más que interesante recorrido por las diferentes etapas políticas de la administración americana y pone en el punto de mira a las corrientes neoliberalistas que se han impulsado desde distintos gobiernos desde hace décadas.

A través  de un sinfín de testimonios de economistas, periodistas, profesores universitarios, banqueros, políticos… el documental va desgranando los entresijos de la crisis. Ferguson muestra como la política y la economía se entrelazan para dilapidar el sistema financiero, pero también el democrático. Muestra como una crisis que se pudo haber evitado –porque se avisó de las posibilidades de la misma en repetidas ocasiones- ha provocado que millones de personas padezcan las consecuencias de los actos de unos pocos que, a cambio, han visto como sus arcas cada vez estaban más llenas.

Sin embargo, no todo son virtudes. El documental exime de culpa a las personas que, dejándose llevar por la euforia de los mercados, acabaron pidiendo préstamos que sabían que no podían devolver (o que no podrían hacerlo si la situación cambiaba). Aquí flojea el documental: está claro que gran parte de la culpa es de banqueros y grupos financieros, pero también del común de los mortales, porque a él también le pudo la avaricia y la codicia. Y estos términos me llevan a hacer referencia a un anécdota que Dominique Strauss-Kahn cuenta en el documental. El ex presidente del FMI se encontraba en una cena con altos mandatarios del gobierno norteamericano, la FED y directivos de los principales bancos del país. En un momento dado, uno de los banqueros dijo:

Todos aquí sabemos que lo que ha ocurrido se debe a nuestra codicia, pero la culpa no es nuestra, la culpa es vuestra por no regular Wall Street. La codicia es un sentimiento humano y ustedes deberían haberla puesto freno.

Frase atroz dicha por un banquero, por un representante y guardián del sistema financiero, defensor a ultranza del capitalismo que para eludir su culpa aboga por la regulación de los mercados y señala a la codicia como última culpable por ser inherente al ser humano y, por tanto, increpa a los defensores del intervencionismo de que ellos no han hecho nada para evitar la situación Evidentemente, si así se hubiese actuado (interviniendo en los mercados) él se hubiese quejado y con él el resto del sistema financiero. Una frase que muestra la hipocresía del sistema y de los altos cargos que lo articulan y defienden.

En definitiva, un documental fácil de ver, con un punto de ironía que consigue dibujarnos una sonrisa a la vez que hace que nos indignemos ante varios testimonios. Un documental que pone de manifiesto, además, cómo los gobiernos han centrado su actuación en ayudar al sistema económico financiero y no a aquellos que estaban sufriendo la crisis, a los ciudadanos a los que supuestamente representan. Un documental que hace que nos preguntarnos: Where’s my f*cking bailout?  (¿dónde está mi jodido rescate?)

Where's my f*cking bailout? o ¿dónde está mi jodido rescate?

Read Full Post »