Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Goya’


Los Goya, los BAFTA y los GRAMMY eligieron la misma noche para celebrar su entrega de premios. En la alfombra roja de Madrid, Londres y Los Ángeles brillaron con fuerza las estrellas del cine y la música, aunque no demasiado por su vestuario. Es por eso que para no hacer una entrada kilométrica llena de fotos, voy a sintetizar lo mejor de las 3 galas en 3 imágenes (voy a intentarlo).

LOS GOYA:

Aquí lo tengo clarísimo: Leonor Watling. Un vestido estampado en verde-azul turquesa impresionante.

No me voy a olvidar del traje-pantalón de Icíar Bollaín y del espectacular vestido de Silvia Abascal, ni tampoco del vestido corto de Dafne Fernández o el negro liso de Belén Rueda. Poco más se puede destacar de una gala donde el vestuario fue bastante soso.

LOS BAFTA:

Entre Emma Watson y Hailee Steinfled no sé con cual quedarme. El cambio de look de Watson le sienta muy bien, pero el vestido de Steinfled es diferente, aportaba sencillez y elegancia. Así que me quedo con los dos.

LOS GRAMMYS:
Sin duda alguna, la mejor fue Eva Longoria.

PD: creo que lo conseguí.

Read Full Post »


Alex de la Iglesia lo dejó claro el pasado mes de diciembre en el programa “La Ventana” de la Cadena SER:

A todos nos cae muy bien el personaje de Robin Hood, porque le quita el dinero a los ricos para dárselo a los pobres. Pero es que Robin Hood no le da el dinero a los pobres, se lo da a las compañías telefónicas.

Así de tajante se mostraba y no fue la única vez en la que el todavía Presidente de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España puso los puntos sobre las ies y dio su opinión sobre la denominada “Ley Sinde”. Por primera vez alguien -¡y qué alguien!- decía lo que el resto de usuarios de Internet pensamos: Internet no es el fin del cine español, ni de la música, ni de la literatura, es una posibilidad para continuar con todo ello a una escala desconocida. Es la posibilidad de expandir la cultura sin límites, siempre y cuando el actual modelo cultural cambie y se adapte a los nuevas tecnologías. Siempre que la cultura española vea Internet como un aliado y no como un problema. Siempre que se hable claro: aquí no se está hablando de cultura, se está hablando de que las empresas que se han creado al rededor de la cultura van a perder dinero y van a dejar de ensanchar sus márgenes de beneficio.

El ambiente se caldeó en la prensa, la calle, la red y las redes sociales (sobretodo en Twitter). De la Iglesia parecía un hereje a ojos de los defensores a ultranza de los derechos de autor y el ángel anunciador para los internautas que luchaban desde hacía más de un año para evitar la aprobación de la Ley y que, por fin, veían como un cineasta se ponía de su lado. Hasta el colectivo ‘Anonymous‘ que se concentraba ayer a las puertas del Teatro Real de Madrid aplaudieron la llegada de Alex de la Iglesia mientras abuchearon al resto de invitados a la gala (que no digo yo que fuese necesario, porque la mayoría no ha abierto la boca al respecto, aunque, como dice el refrán: “quién calla, otorga”). La expectación por ver a la Ministra de Cultura y al Presidente de la Academia de Cine juntos en la gala de los Goya era enorme. Llegaron a la alfombra roja y, cogidos del brazo, se fotografiaron juntos. Durante la gala, además, fueron compañeros de butaca. Pero lo mejor estaba por llegar.

Hacemos mucho ruido, pero es que esta vez, hay muchas nueces

Alex de la Iglesia durante su discurso en la vigésimo quinta gala de los Goya

Una hora y poco después del comienzo de la gala llegó el momento más esperado y De la Iglesia no defraudó. Su discurso mereció un Goya. Dijo lo que podía decir teniendo en cuenta su puesto y sin ocultar su opinión personal. Como titulaban en la prena, Alex cogió su fusil y no dejó títere con cabeza. Fue valiente y eso es mucho decir en los tiempos que corren. No se trataba de acatar a la Ministra (que también), sino de abrirle los ojos a la industria. Está claro que “si a una película se la follan la primera semana en Internet,no levanta cabeza“, pero los usuarios no son los únicos culpables de ello. A mí me encanta ir al cine y ver una película rodeada de extraños mientras como palomitas (como señalaba ayer Mariscal al recibir el Goya, junto a Trueba, por Chico& Rita -¿si no se ha estrenado en España se puede presentar a los Goya?-), pero no me gusta que me saben casi 10 euros por la entrada. Por eso ahora voy a cines de reestreno que prisa tampoco tengo mucha por ver las películas. Pero no todo el mundo piensa igual y viendo que ir al cine se está convirtiendo en un lujo para una familia (cerca de unos 30-35 euros una pareja con un hijo, incluidas las palomitas) es normal que la gente se descargue películas, series y demás. El problema es el modelo de negocio (¡ya tenía yo ganas de que alguien se lo dijese a la Ministra a la cara a ver si se da por aludida) y, por ello, paso a citar parte del discurso de De la Iglesia que dejan bien claro cuál es el camino a seguir si la industria y el público quieren continuar disfrutando del cine -como negocio y como entretenimiento-:

Todos estamos en lo mismo, que es la defensa del cine. (…) El choque de posturas es siempre aparatoso y tras él surge una nube de humo que impide ver con claridad. Pero la discusión no es en vano, no es frívola y no es precipitada.No podemos olvidar lo más importante, el meollo del asunto. Somos parte de un Todo y no somos NADIE sin ese Todo. Una película no es película hasta que alguien se sienta delante y la ve. La esencia del cine se define por dos conceptos: una pantalla, y una gente que la disfruta. Sin público esto no tiene sentido. No podemos olvidar eso JAMÁS.

Estamos en un punto de no retorno y es el momento de actuar. No hay marcha atrás. (…) Las reglas del juego han cambiado. (…) Internet no es el futuro, como algunos creen. Internet es el presente. (…) A los internautas no les gusta que les llamen así. Ellos son CIUDADANOS, son sencillamente gente, son nuestro PUBLICO.Ese público que hemos perdido, no va al cine porque está delante de una pantalla de ordenador. Quiero decir claramente que NO TENEMOS MIEDO a Internet, porque Internet es, precisamente, la SALVACION de nuestro cine.

Sólo ganaremos al futuro SI SOMOS NOSOTROS LOS QUE CAMBIAMOS, los que innovamos, adelantándonos con propuestas imaginativas, creativas, aportando un NUEVO MODELO DE MERCADO que tenga en cuenta a TODOS los implicados. (…)Tenemos que pensar en nuestros derechos, por supuesto, pero no olvidar NUNCA nuestras OBLIGACIONES. Tenemos una RESPONSABILIDAD MORAL para con el público. No se nos puede olvidar algo esencial: hacemos cine porque los ciudadanos NOS PERMITEN hacerlo, y les debemos respeto, y agradecimiento.

Lo he acabado copiando casi todo a excepción de los agradecimientos al trabajo realizado por la Academia en su conjunto durante los 25 años de trayectoria de los Goya. Durante el discurso De la Iglesia demostró que sigue abierto al debate, al intercambio de opiniones (no como otros) y a luchar por el cine. No sé si Alex de la Iglesia será el nuevo Robin Hood de los internaturas españoles, pero por el momento es lo más parecido que tenemos.

Els Goya parlen català: Pa Negre bat totes les expectatives

Y meditos en harina, no voy a pasar por algo comentar ciertos aspectos de la gala de anoche.

La gala se tiñó de catalán. Pa negre (¡vaya manía de pronunciar “pa negra”!…) se llevó nueve cabezones debajo del brazo y eso que está rodada en catalán. Todo un logro. El Goya al mejor actor estaba más que cantado (y la dedicatoria de Bardem ídem) y Bardem ya tiene una manita -antes de comenzar la gala bromeaba con Carlos del Amor sobre ello y dijo que su madre es del Barça, así que estaría contenta-. Además, me gustó como presentaros el Goya a mejor actriz y mejor actor. En la mayoría de los casos estoy de acuerdo con los ganadores, aunque hubo un premio que me chirrió de mala manera. Se trata del Goya a mejor película europea que recayó en El discurso del rey. Para mí que la Academia se subió al carro en lugar de galardonar a la Cinta blanca (Un profeta también se lo merecía, pero con el empacho del año pasado con Celda 211, no se lo iban a dar aunque sea mucho mejor -otro post pendiente-). Tampoc me gustó el vídeo homenaje que hicieron porque al realizador se le ocurrió hacer un plano general y no un primer plano o pasar el vídeo directamente en pantalla para poder leer los nombres.

Una curiosidad. ¿Qué hacía la Ministra de Cultura mientras le entregaban el Goya de honor a Mario Camus? Pues nada más y nada menos que mostrar su falta de respeto hacia uno de los grandes nombres de la CULTURA española: ojeaba, más ancha que larga, un libro -supongo que sería algo de la gala o¡vete a saber!-. Después nos sorprenden otras cosas…

De la gala en general decir que no me pareció que se estuviesen celebrando sus 25 años. Debería haber sido más llamativa, más dinámica. Y se quedó en algo de andar por casa que se deshinfló tras un buen comienzo de Buenafuente y la actuación musical de Tosar y sus chicos, pero que tras el discurso de De la Iglesia no volvió a levantar cabeza hasta que Resines apareció en un video y Bardem entregó el premio a mejor película. Lo que viene siendo el final de la gala que duro tres horitas… Sigue con la misma asignatura pendiente.

———

Sobre vestuario y demás frivolidades hablaré en otro post que ayer también se celebraron los BAFTA y los GRAMMY (¡hay mucha tela que cortar!)

Read Full Post »


Paul NewmanPaul Newman, el hombre que tragaba huevos como nadie en La leyenda del indomable (1967), era el único que podía calificar a los Oscar de “pisapapeles”. Tal vez lo hizo para sacarse la espina de haber ganado una estatuilla dorada a toda su carrera un año antes de ganar el Oscar a mejor actor por su interpretación en El color del dinero (1986) y eso que ocasiones no le faltaron para ganarlo antes; o tal vez no. Lo que es cierto es que los premios en el cine son más un empujón a la taquilla que un merecido reconocimiento al trabajo bien hecho.

Se acercan los Goya, la Berlinale, los BAFTA, los Oscar y todos los antipremios que los preceden y desde la Revista Acción, Miguel Juan Payán y Jesús Usero se han lanzado a debatir sobre la relevancia de los premios en el cine. Unas conversaciones que espero se repitan de forma semanal (tal y como ha confirmado la revista si tiene buena acogida por los seguidores).

¡Lástima que no den jamón! Bromas a parte, estoy de acuerdo con Usero y con Payán en varios de sus comentarios. Del primero me quedo con la subjetividad necesaria e inherente de los premios y con que La red social (2010) se merece el Oscar al mejor guión (Sorkin, siempre Sorkin). De Payán me quedo con el morbo de los premios y las alfombras rojas y con que las mejores películas no son siempre las que reciben premios (lo mismo pasa con actores, actrices, directores…); pero le discuto muy mucho su interés por Shutter Island(2010), una de las películas de aparente suspense más previsibles que he visto en los últimos años. Una pega al vídeo: en los créditos falta poner música de Star Wars o de Regreso al Futuro –son las dos BSO que me vinieron a la cabeza cuando vi el vídeo por primera vez-.

Dejando los Oscar y los premios cantados a Firth y Portman, me meto de lleno en contestar a la pregunta “¿Sirven para algo los premios de cine?”

Si tenemos en cuenta que Hitchcock nunca recibió un Oscar, Kubrick sólo lo obtuvo por los efectos especiales de 2001…, Rita Hayworth, Greta Garbo, Peter O’Toole, Katherine Hepburn, entre otros, no lo recibieron nunca o fue honorífico o no acudieron a recibirlo por razones varias (entre las que supongo que se encuentra que el premio les venía al pairo). Y viendo que a algunos les ha ido como les ha ido tras ganar un premio gordo… No, los premios en general, no sirven para nada. No sirven porque no se es mejor actor/actriz, director, guionista, compositor… por tener en la vitrina veinte estatuillas. Se es mejor por el reconocimiento del público y de la crítica (en ese orden y a la inversa). Resumiendo, los premios de cine se pueden definir “como un desfile de carne de dos horas de duración, y todo por motivos económicos” (George C. Scott, director de Platoon -1986-).

Indudablemente, los premios y las alfombras rojas sirven más para rellenar revistas de cotilleos que para revistas de cine especializadas. Los vestidos, peinados, joyas, acompañantes… eso es lo que importa: lo monos que van y no lo buenos o malos que son en su trabajo. Los premios sirven para adornar mesillas de noche, estanterías, escritorios o el armario del water. Poco más. Y mucho más: sirven para engrasar la maquinaria cinematográfica; llamar la atención del público y conseguir más taquilla –una vida post-estreno más larga-; vamos, para conseguir más dinero y disponer de él para hacer películas más caras, porque eso siempre llama la atención al público, y de nuevo ganar premios o estar nominados para conseguir más dinero y hacer películas todavía más caras y… Lo que viene siendo la continuidad/viabilidad de la industria.

No puedo estar en contra ni a favor de los premios, estoy a medio camino. No me molestan, tampoco estoy siempre de acuerdo con los ganadores y no creo que sean el reflejo del trabajo bien hecho en todas las ocasiones ya que hay veces que son más publicidad que merecimiento. Como digo, un mal necesario.

Creo que Newman no bromeaba sobre lo que iba a hacer con el Oscar honofírico (que también), sino que hacía referencia a lo que algunos considerar que es ganar un premio: conseguir el éxito rápido, hacer mil papeles aunque sean una mierda y ganar pasta a raudales a costa de, como digo, elegir malos papeles. ¡Pero qué importa si me pego la vida padre!

Estoy mirando la foto de Newman, esos ojos inconfundibles –¡con lo que odiaba que le hablasen de ellos!- y me están entrando ganas de echar un trago… ¡Pónganme un chupito de J.T.S. Brown! Que ésta noche me voy a jugar al billar y a las cartas con Paul.

Read Full Post »

Goya


“El sueño de la razón produce monstruos”

Read Full Post »


Este año los Goya, por lo menos, no han sido aburridos, otra cosa es que esté de acuerdo con el resultado… Cada año intentan parecerese más a los Oscar y no por el prestigio, sino por la tendencia a nominar a tres o cuatro películas en casi todas las categorías. El laberiton del fauno, Salvador, Alatriste y Volver han sido las elegidas en ésta ocasión.
¿La gala? Una de las mejores o por lo menos de las más entretenidas, aunque como siempre se maximizan los llamados premios grandes dejando a los pequeños y más importantes relegados a un tercer o cuarto puesto (lo de segundo es mucha categoría para ellos). Mis pobres músicos, directores de fotografía, diseñadores, guionistas… Y mis queridos cortometrajistas. Con lo que yo los cuido… A ver si a Canal+ se le ocurre (como hace dos años) pasar los cortos nominados y así, por lo menos puedo verlos.
Por cierto, ¿alguien vio a la nueva presidenta de la Academia por algún lado? Yo no. Lo que sí vi fueron las parodias. ¡Qué buena la de Alatriste! Y el video del principio: be film, my friend! (un squets más que sumar). Y qué decir de los hachazos… Bastante acertado el de Dani (ECDL) y Najwa Nimri (la carita era un poema), ¡y el pique entre Corbacho y Segura! Creo que ganará Corbacho, que raro que yo no apueste por Segura (jeje).
Los Corb..Goya, bueno podía a ver dicho los Corbacho, total, se vistio de Goya y engoyado para la ocasión, así que también vale, por fin han tenido un presentados que no tiene nada que envidiar a los de la gala de los Oscar. Ni Billy Cristal, ni Steve Martin ni nada de nada. A la española. ¡Olé Corbacho y ya está! A ver si se le pega el síndome Ramón García y se queda unas cuantas ediciones.
¡SALUDOS Y A VER CINE COMPAÑEROS! 


Read Full Post »