Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Generalitat Valenciana’


Columna radiófonica emitida el 19 de febrero de 2014 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Hay dos cosas muy típicas en España. Una es la siesta y la otra el “nepotismo”. La primera os sonará más y puede que incluso la practiquéis. La segunda, aunque el nombre no os resulte familiar, la conocéis y, por desgracia, la padecéis.

Se queja la revista The New York Times de nuestra costumbre de cenar a las 10, de ver la tele hasta las tantas y de dormir la siesta. El rotativo The Telegraph en septiembre ya calificó la siesta de “serio retroceso” que frena nuestra productividad. En lo del horario, tienen parte de razón, pero en lo de la siesta… ¡Ni que pudiésemos dormirla todos los días! La siesta es una costumbre que, a lo sumo, es diaria en verano, pero el resto del año se practica más bien poco. Hay problemas más importantes que no es que lastren nuestra productividad, sino que socaban nuestra economía y van en detrimento de la creación de empleo. Me refiero al “nepotismo”. Con un ejemplo entenderéis de qué hablo.

Fuente: lainformacion.com Viñeta de Ferran Martín (23/03/2012)

Hace unos días conocíamos que el President Alberto Fabra había decidido ascender a su supuesta pareja sentimental, de un discreto segundo plano, a la secretaría autonómica de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales. Ascendía a dedo a una persona de su confianza para tratar de limitar las filtraciones a la prensa de los últimos meses. Pero el tiro le ha salido por la culata, porque la susodicha ascendida, supuestamente malversó fondos públicos con los que se pagaron estancias en hoteles y facturas del supermercado.

Dicho sea de paso, a mi la vida privada del President de la Generalitat me importa bien poco, pero aquí no se trata de cotilleo, sino de sinvergonzonería. Estamos delante de un nuevo caso de enchufismo o, hablando con propiedad, de “nepotismo”, que es la palabra que el diccionario recoge para denominar la “desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos”. Uno de los peores males que padecemos, aunque, por desgracia, parece que ya estamos anestesiados.

El problema no es lo que come el tiburón, el problema es como devoran las rémoras
Fuente: http://www.e-faro.info (30/05/2010)

Cuando nos tocan algo tan “sagrado” como la siesta nos hace gracia y aprovechamos para despotricar sobre la falta de conocimiento que se tiene de algunas de nuestras costumbres. Espero que el día que traten el tema del “nepotismo” y la dedocracia sea porque ya hayamos hecho algo al respecto. Que al menos esta vez no esperemos a que nos peguen un rapapolvo desde el extranjero para actuar. Que parece que es también es una costumbre muy nuestra.

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 12 de junio de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

El ex conseller Rafael Blasco, sentado en su escaño, justo detrás de Alberto Fabra. Fuente: elConfidencial.com/EFE

Nadie ha fijado una línea roja contra la corrupción como yo”. El president Alberto Fabra volvió a presumir de tolerancia cero ante la corrupción, mientras el siete veces conseller Rafael Blasco, y otros ocho imputados más, aplaudían desde sus escaños en les Corts, recordándole que siguen allí, aferrados a sus sillones de diputados.

Como si de una partida de cartas se tratara, Blasco es quien reparte y Fabra va de farol. Blasco es un estratega nato que ha pasado de la extrema izquierda de su juventud, al liberalismo actual, sin olvidar su militancia en el PSOE Valenciano. Es un jugador de fondo que ha ostentado el cargo de conseller con cuatro de los siete presidentes de la Generalitat: desde Lerma hasta Camps.

No hay duda de que Blasco ha sabido jugar sus cartas y se ha atrincherado en les Corts a pesar de las adversidades. Ya estuvo imputado durante su época socialista por una dudosa recalificación de terrenos de la que logró salir absuelto, aunque le costó el cargo y su salida del partido. Fue Zaplana quien le devolvió el estatus de conseller que mantuvo hasta la última legislatura de Camps.

Sin embargo, su racha de buena suerte sufrió un revés en octubre de 2012, cuando fue imputado en el “Caso Cooperación”, una trama, con más de 30 imputados, que supuestamente desviaba fondos destinados a ONGS para financiar la compra de locales e inmuebles en Valencia.

Después de que la abogacía de la Generalitat haya pedido 11 años de cárcel y la Fiscalía anticorrupción 14 para Blasco, la situación se ha vuelto insostenible. Pero Fabra no quiere poner las cartas sobre la mesa. Sabe que tiene al enemigo en casa y que es un hueso duro de roer.

El president no puede echar al exconseller de Solidaridad y Ciudadanía de les Corts, porque el acta de diputado es personal. Lo que sí podría hacer es apartarlo del partido, pero Blasco está tranquilo, sabe que Fabra no va a echarlo sin su consentimiento. Blasco sabe demasiado y en el PP valenciano temen los ases que guardar bajo la manga.

Te interesa leer:

Blasco desencadenado – EL MUNDO

Blasco, la mancha resistente – EL PAÍS

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 3 de abril de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Con cuatro o cinco años aprendemos la primera lección de economía de nuestra vida: no se puede gastar más dinero del que se tiene. La aprendemos cuando queremos comprar el quiosco entero y acabamos con dos bolsas de gusanitos y tres piruletas. Con los años, descubrimos que esa primera enseñanza, no era del todo cierta. Descubrimos que nos podemos endeudar, con límites, siempre que seamos capaces de devolver el dinero en el futuro y no nos veamos encerrados en el juego de pedir dinero para pagar lo que ya debíamos.

Siendo estas lecciones tan evidente, parece mentira que ninguna administración  (ni local, ni provincial, ni autonómica, ni estatal) ninguna, lo haya comprendido todavía.  De todos los ejemplos posibles, me quedo con el de la Comunidad Valenciana, por ser de los más sangrantes.

La Comunidad, o lo que es lo mismo, todos los valencianos, debemos a bancos, empresas, ayuntamientos y entidades, 36.200 millones de euros. O lo que es lo mismo, la Comunidad debe tres veces el presupuesto autonómico anual. Una cantidad que no se ha frenado ni con recortes, ni con inyecciones de dinero del gobierno central.

A la desorbitada deuda de la Generalitat, le debemos que todos los grupos políticos de les Corts*, se hayan puesto de acuerdo: la solución es exigir la modificación del modelo de financiación autonómica. Un sistema de financiación que, según el presidente Alberto Fabra, “maltrata a la Comunidad Valenciana”.

Mientras Fabra suplica al Ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, se lo toma con calma y eso que Cataluña, Madrid, Baleares y Murcia también le exigen más dinero.

La opulencia de los años dorados del ladrillo consiguió enmascarar la deficiente financiación autonómica. Los eventos y las infraestructuras de dudosa utilidad y costoso mantenimiento proliferaron por todo el litoral. Roto el espejismo del ladrillo, el “sálvese quien pueda” se ha instaurado en la Comunidad.

Puede que la política de grandes eventos e inauguraciones, nos situase en el mapa, aunque fuese el del despilfarro y la corrupción. Lo que es seguro es que la deuda y sus intereses, van camino de situarnos en un mapa muy distinto, uno en el que nadie quiere estar, el de los estados y autonomías quebradas.

Por mucho que lo que se pida sea justo, la Generalitat debería repasar algunas lecciones básicas de economía, sobre todo aquella que aprendimos de pequeños y que dice que no podemos gastar más de lo que tenemos.

*En el audio digo Consell (incorrecto) en lugar de les Corts (correcto).

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 30 de enero de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).


A las ya consolidadas tarifas planas de telefonía móvil e internet, les ha salido una competidora: la tarifa plana de cotización para nuevos empresarios. Su importe es de 50€ y podrán beneficiarse de ella los autónomos menores de 30 años durante los 6 primeros meses de actividad. Después se podrán acoger a una reducción del 30% en la cuota durante dos años más.

Esta es la primera medida que ha presentado el Ministerio de Empleo para fomentar el autoempleo entre los más jóvenes. Una medida que llega tras conocerse los nefatos datos de desempleo que sitúan a nuestro país al borde de los 6 millones de parados y con una tasa de paro juvenil tan elevada que ha sido calificada de “preocupante” y “vergonzosa” por las autoridades europeas.

“Los autónomos son la palanca necesaria para salir de la crisis” ha declarado la ministra de empleo, Fátima Báñez. Toda una declaración de principios que manifiesta que el gobierno ha aprendido de sus errores. Ya no se pone el acento en la administración pública como generadora de empleo. Ahora se habla abiertamente de los empresarios como únicos creadores de puestos de trabajo. Todo un avance.

Sin embargo, la tarifa plana de 50€ es sólo un primer paso que, por sí sólo, con conduce a nada. Bueno sí, puede conducir a situaciones tan aberrantes como que los trabajadores acaben soportando el pago de los 50€, por aquello de “feta la llei, feta la trampa”. A nadie se le escapa la existencia de ofertas de trabajo en las que se ofrece contrato de autónomo para reducir costes en la empresa.

Ahora, supongamos que un joven sin trabajo y menor de 30 años tiene una idea de negocio y, ante la falta de oportunidades, decide crear su propia empresa. El crédito no fluye de las entidades financieras a las empresas. Las ayudas de la Generalitat para emprendedores llegan con al menos dos años de retraso y, actualmente, el Consell adedua 14 millones de euros a emprendedores alicantinos. Ante este panorama que el joven autónomo pague 50€ de cuota a la seguridad social y se ahorre 700 euros, es un parche que no le libera de las deudas adquiridas. Deudas a las que responde con su casa, su coche y el resto de sus bienes.

Si no dejamos de mendigar ayuda a Europa y empezamos a plantear apoyos reales a las pequeñas empresas y un plan integral de creación de empleo consensuado por los partidos políticos, la patronal y los sindicatos, ni los jóvenes que han emigrado podrán regresas, ni los que se han quedado, podrán acceder al mercado laboral ni como empresarios ni como trabajadores.

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 20 de febrero de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Con ellos llegó el escándalo. Los nuevos presupuestos generales del estado, los más austeros de la historia, no agradan a nadie. Ni a los que manifiestan su malestar en la calle y son aporreados por la policía, ni a los que se quedan en casa y son alabados por el gobierno. Ni tampoco a los mercados. La máxima de austeridad con la que se han elaborado convierte a las cuentas estatales en un mamotreto cargado de recortes y más recortes. Recortes que el propio gobierno, cual Judas, se encargó de negar tres veces: por activa, por pasiva y en campaña electoral.

Tampoco agrandan los presupuestos en el ámbito regional. Así se lo hicieron saber ayer al presidente del gobierno los líderes autonómicos. Rajoy zanjó el tema con rapidez: la Conferencia de Presidente no era el lugar adecuado para tratar el tema.

El estado nos roba” y esta vez la queja no proviene del gobierno catalán, sino del valenciano. Las diferencias son obvias. La Generalitat, la nuestra, no sale a la calle a pedir la independencia, ni convoca un referéndum. De hacerlo, sonaría ridículo y más si las verdaderas razones no están ligadas ni a la historia ni a la cultura, sino al vil metal. En nuestro caso, en lugar de secesión, lo que ha conseguido el recorte en inversión pública es aunar a todas las fuerzas políticas de la Generalitat: a ningún partido le gusta que el estado nos dé menos que al resto de autonomías. Y ahí tenemos al Govern Valencià quejándose con la boca pequeña, exigiendo más dinero, cuanto más dinero mejor, para que se vea nuestro potencial. Si por potencial se refieren a despilfarro e inversión en obras faraónicas, conmigo que no cuenten. Y por faraónicas no me refiero sólo a grandes construcciones, sino también a pabellones polideportivos, auditorios municipales o piscinas cubiertas cuya construcción era viable, sí, pero su mantenimiento no.

Cataluña, Madrid y la Comunidad Valenciana se suben al carro. La senda abierta por Mª Dolores de Cospedal en Castilla la Mancha, se extiende. Ahora ya no se habla sólo de adelgazar las cuentas públicas, sino también de recortar los miembros que componen el parlamento regional o en su defecto, de quitarles el sueldo. No hay democracia sin políticos, deberían recordarles a todos aquellos que pugnan por dificultar el pluralismo político en los parlamentos autonómicos.

Dejando a un lado los recortes y politiqueos diversos y ya en el ámbito local, nuestro ayuntamiento ha encontrado la manera de que regrese, con periodicidad mensual y espero que sin faltas de ortografía, El Veïnat y también las emisiones de televisión Monóvar. Eso sí, que nadie se vuelva loco intentando sintonizar un nuevo canal de televisión. Ahora lo que se lleva es Internet y ahí es donde vamos a poder saciar nuestra curiosidad. Nuestra curiosidad cotilla y criticona, claro está.

Read Full Post »