Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘eufemismos’


Columna de opinión radiófonica emitida el 31 de octubre de 2012 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

El viernes conocíamos los datos de la última Encuesta de Población Activa: uno de cada cuatro españoles está desempleado. España supera así la tasa de desempleo de Grecia, uno de los países intervenidos por la Unión Europea.

A pesar de este signo de empeoramiento económico, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Bañez, ve “señales esperanzadoras” en la economía española. Días antes, durante el debate de los Presupuestos Generales de Estado, el ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguraba que 2013 será el último año de recesión en España. En la misma línea, incluso el Rey Don Juan Carlos durante su viaje oficial a India, afirmaba que las medidas económicas del Gobierno “han comenzado a dar sus frutos”.

Tales muestras de optimismo recuerdan a las esgrimidas por el Gobierno socialista en la pasada legislatura. Así, hemos pasado de los “brotes verdes” de la ex ministra Elena Salgado, a las “señales esperanzadores” de Fátima Bañez y los “signos incipientes” de mayor confianza en nuestra economía de De Guindos.

Todos estos eufemismos, sinónimos y rodeos lingüísticos en pos de calmar a los mercados, encierran palabras tabús. Así, el rescate y los recortes son para gobierno de Mariano Rajoy, lo que la crisis fue para el gobierno de Rodríguez Zapatero: palabras prohibidas.

Sin embargo, ambos gobierno comparten un mismo eufemismo: el de llamar a los nuevos empresarios, emprendedores. Aunque con ello le estén dando una patada al diccionario. Todo emprendedor es empresario, pero no todo empresario es emprendedor.

El objetivo de este juego lingüístico es borrar el sambenito de explotador de la clase trabajadora que sobrevuela la cabeza de muchos empresarios. Lo que se pretende es convertirlos en benefactores de la sociedad, del progreso y del crecimiento económico.

¿Es eso posible en nuestro país? Si nos quedamos en la superficie, se podría decir que sí. Se ha conseguido que los emprendedores estén mejor vistos que los empresarios. Pero si rascamos un poco veremos que el problema no es la denominación, sino la burocracia. ¿Cómo vamos a conseguir que broten por doquier nuevos empresarios si en España es más difícil abrir un negocio que en Afganistán, Irán, Kenia o Zambia?

Read Full Post »