Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘colores’


¿Como es posible que los tubos de dentífrico que, además de ser blanca, tiene otros colores, no se mezclen? Es curioso comprobar como sea por donde sea que aprietes los colores siguen saliendo perfectamente diferenciados, sin mezcla alguna, formando el mismo dibujo hasta casi el final de la existencia del tubo.  ¿Cómo meten la pasta en el tuvo para que esto ocurra? ¿Cuanto le pagan al duendecillo verde que se esconde en cada tuvo para que la pasta salga de colores con unos límites perfectos? Todo un misterio.

Nada tienen que ver mis divagaciones matutinas sobre objetos cotidianos con la triste noticia del fallecimiento de Sydney Lumet (1924-2011). La crítica corrosiva, ácida, era un elemento esencial en muchas de sus películas. En mi mente quedó grabado el soliloquio de “Network” (para el que no tengo adjetivos suficientes para calificar. Fue la escena que primero me vino a la mente al enterarme de la noticia. Después empecé a recordar “Antes de que el diablo sepa que has muerto” (2007) película que vi a ciegas, sin saber ni de qué iba ni quién la dirigía ni quienes eran los actores, simplemente me gustó el título (después también lo hizo la película). No puedo olvidar, tampoco, “Doce hombres sin piedad” (1957)… brillante. Y, por supuesto, New York, su ciudad de adopción que fue el escenario elegido para rodar gran parte de sus películas. Lumet trató de mostrar lo que rodea a la grandiosidad de los rascacielos, la parte menos elegante, menos elitista, más cercana y por ello cruel de la gran manzana. Descanse en paz uno de los grandes del cine, otro más que se nos va.

Parece que últimamente los amantes del cine nos estamos quedando huérfanos a pasos agigantados. No es que seamos unos nostálgicos del star system o de la “generación que cambió Hollywood” en los 70, simplemente es que la artesanía del cine se va con ellos y es triste desprenderse de tales artesanos. Ahora prima la tecnología sobre la artesanía y el impacto visual sobre el guión y la técnica cinematográfica. Es aburrido ir a cine a ver una película en la que sólo hay planos generales, primeros planos, planos medios, con suerte dos travelling y poco más. Eso sí, a toda velocidad para dar sensación de movimiento frenético. Cuando veo una película así (y por desgracia no voy al cine tan a menudo como me gustaría) me pregunto: te dieron el dinero, te dieron los medios, te plantaron delante al actor del momento para atraer a más público a la sala, ¿y sólo has sido capaz de hacer esto? Deprimente. Después hay grandes genios del denostado corto que hacen verdaderas virgerías con la cámara (¡con sentido! ¡planos que por sí tienen significado! Eso hace tiempo que no lo veo en los largos) y no tienen un duro para rodar una película en condiciones. Sin embargo hay otros que haciendo verdaderos bodrios tienen pasta para hacer no una, sino tres y cuatro películas… Tenemos el cine que nos merecemos aquí y en EEUU, que ninguno se salva.

La mejor imagen para ilustrar cómo me siento al salir del cine y ver los despropósitos que nos venden

El otro día vi el documental “Un cine como tú en un país como éste” (2010) de Chema de la Peña, lo pasaron por La2. Trueba, Maura, Resines y Colomo, entre otros, contaban como fueron su primeros pasos en el cine, como experimentaron y consiguieron triunfar con una mano delante y la otra detrás en la mayoría de los casos. Ese es el espíritu que debería volver a imperar en el cine: nada de esperar a que te den el dinero, ni a subvenciones ni a nada de nada, a buscar gente que quiera meterse en un proyecto bueno y a rodar como sea, a moverse y a conseguir un hueco. Esto es como todo, nadie da nada si uno no sabe sacarse las castañas del fuego.

Por hoy termino aquí, un día de estos retomaré el tema y hablaré con más calma y con más profundidad que hay mucho de qué hablar.

Read Full Post »