Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Andy Warhol’


Lars Von Trier ha hecho una comedia… Y posiblemente haga otra. Pero antes de enharinarme hasta las cejas y regurgitar la crítica de El jefe de todo esto, debo hacer varias aclaraciones.

La primera referente al título: en danés se titula Direktøren for det hele, o lo que es lo mismo, no habla de un “jefe” sino de un “director” y, mira tú por dónde, la película arranca con la voz en off de Trier y con su reflejo en un cristal.

Segunda aclaración: no es que la película está desencuadrada, que lo está, es que ha sido grabada en Automavisión. ¿Eins? Sí, al director danés no se le ocurrió otra idea que montarse sus propias reglas sobre la posición de la cámara para después hacer lo que le vino en gana. Vamos, algo así como lo que hizo con Dogma 95, que a mi me recuerda al SCUM (“Society for Cutting Up Men” o la “Sociedad para Acabar con los Hombres”) que ideó de Valerie Solanas quien el 3 de junio de 1968 intentó matar a Warhol en The Factory (podría citar otros manifiestos más conocidos, pero me ha venido a la mente éste, por aquello de haber visto la película Yo disparé a Andy Warhol y seguir hablando de rarezas varias…). Y después de esta conexión mental sin relación alguna, sigo. En Dogma95 se trataba de volver al cine primitivo: ponerse la cámara al hombro, salir al exterior y grabar al natural, sin adornos musicales, ni efectos especiales, ni un excesivo montaje en postproducción. Al final Trier ha acabado saltándose parte de las normas que él mismo fijo. Lo dicho, lo mismo que ha hecho con el Automavisión. El sistema sigue algunos preceptos de Dogma95, pero se salta otros muchos. El susodicho consiste en dejar que sea un “programa informático” el que se encargue de decidir la inclinación, panorámica, enfoque, apertura y posición vertical y horizontal de la cámara. Lo mismo hace con el sonido (por supuesto, sin aditivo alguno). Pero, como digo, a mi me da que la mano de Von Trier es la que realmente mueve el sistema, a pesar de que en el “press book” aparece la fórmula utilizada para su funcionamiento. No me preguntéis porqué, pero en el pdf que se puede descargar de la página oficial de la película en castellano, la fórmula no aparece, pero si te descargar el documentos de la página danesa o ingles (digo el documento en castellano desde esas páginas) sí. Ahí va un ejemplo del resultado:

(Fotos extraídas de http://ellamentodeportnoy.blogspot.com)

Y después de todo el parrafazo, solo queda añadir que el Automavisión (al menos en éste caso) no queda mal, oiga.

La tercera y última hace referencia a mi predilección por las películas europeas y las locuras de Von Trier. Sí, me va el cine de autor europeo (pero no soporto a Almodóvar), llamadme como queráis, pero no lo puedo evitar. Soy capaz de tragarme películas en polaco, ruso, alemán, italiano, sueco… (obviamente subtituladas). Es extraño, pero creo que el hecho de saber quién es el directo y que nadie está tan loco como para verlas en el cine con un cubo de palomitas, me sugestiona. Vamos, que tienen parte de mis alabanzas sin ni siquiera haber visto un fotograma, y eso que también me pego batacazos con ellas. De ahí mi pasión por LVT (si algún/a desalmado/a para la vista en estas iniciales y piensa en una marca de bolsos, que sepa que voy a pensar muy mal de el/ella…).

Ahora sí, ya puedo empezar.

Trier y el monólogo gambiniano

Ficha técnica
Año: 2006
Duración: 100 minutos
País: Dinamarca
Dirección y guión: Lars Von Trier
Música: no tiene
Reparto: Jean Albinus, Meter Gantzler, Iben Hjejle, Louise Mieritz, Mia Lyhne, Henrik Prip, Casper Christensen
Género: Comedia (o eso dicen)

Si te vas a reír de los demás, primero ríete de ti mismo. Eso debió pensar Lars Von Trier mientras escribía el guión de El jefe de todo esto. En su primera comedia (o al menos así la califica él mismo en su primera aparición en off en el film) Trier no deja títere con cabeza. Bajo una supuesta descabellada trama empresarial, en la que el jefe de una empresa informática (Peter Gantzler) se esconde durante 10 años de sus empleados actuando como uno de ellos y dando evasivas sobre dónde está el jefe, el director danés se mete con el sistema organizacional de las empresas y las relaciones laborales, la falta de liderazgo, el egocentrismo de los actores, el snobismo de los bohemios y culturetas del séptimo arte, la manipulación emocional, la rivalidad entre daneses y finlandeses y, ante todo, de él mismo. Un ejemplo de ello, además de la voz en off, es la frase que pone en boca de uno de los personajes: “Parece un diálogo de una película del Dogma, no se ha oído nada”. Lo dicho, Trier parte y reparte.

Si se puede calificar de comedia (tengo que reconocer que yo me reí en varias ocasiones), de inofensiva no tiene nada. Ácida, acerada, sin sentido pero muy cabal. La película empieza con un actor en paro (Jean Albinus), amante de un tal Gambini y su “Monólogo del deshollinador”, que encuentra un trabajo un tanto peculiar: se tiene que hacer pasar por el jefe de una empresa en una negociación con unos finlandeses para vender la empresa. ¿Por qué hace falta un actor y no va el verdadero jefe? Pues porque el verdadero jefe se esconde detrás de la máscara de “osito de peluche” ante sus empleados que no saben que él no es uno más, sino el verdadero jefe de todo esto. Esto, unido a un grupo de trabajadores cada uno más loco que el anterior, tenemos una historia sin pies ni cabeza que te mantiene atento hasta el final.

Pero, ¿en realidad que intenta mostrar la película? Porque de reflexión mucho señor Von Trier, por mucho que usted se empeñe en negarlo en la introducción.

Si ahora ya os parece rara, esperad un poco. Porque ésta película tiene para todos, os lo prometo. Y aunque ahora yo me presente con una reflexión, ésta película no se merece reflexión alguna. Es una comedia y como tal es inofensiva, no tiene nada de pedagógica ni pretende instruir a nadie. Es decir, es sólo un divertimento. ¿Y qué mejor divertimento hay que pasar un rato ridiculizando la pseudocultura?

Para unos sólo será una crítica a las relaciones laborales, para otros (entre los que me incluyo) además se trata de una crítica a los actores y a su propio trabajo como director. Trier reproduce exactamente la historia introduciéndose de forma sutil mediante reflejos en las ventanas y su voz en off en la historia, eso sí, dejando que sean otros los que hablen del jefe de todo esto, del jefe del jefe de todo esto… [Paro aquí que dentro de nada me voy a parecer a Groucho Marx con “la parte contratante de la primera parte“). Vamos, que hablen del verdadero jefe: él mismo, que es en definitiva, quién decide lo que pasa y cómo pasa.
El ego del actor se pondrá casi por encima del de Trier. Y es que sin Albinus, Gantzler e Iben Hjejle (en el papel de empleada dispuesta a todo por ganarse al jefe, pero con un par bien puestos) la película no sería lo mismo. El director de Rompiendo las olas y Dogville se mete con los actores, pero su trabajo necesita de ellos y sabe a quién elegir para dar la talla. Tal vez la construcción de los personajes quede un tanto plana, pero no desentona, cuadra en la historia. A los únicos que verdaderamente necesitamos conocer son al “jefe enmascarado” y al “actor-jefe” y a ellos los podemos caracterizar rápidamente. Al primero como un tipo sin escrúpulos, a pesar de ser un miedica ante el reto que supone su puesto, es algo así como un líder en la sombra que no quiere emerger que necesita del reconocimiento y la lástima de los demás para hacerse fuerte; el segundo: un actor preocupado por la técnica y ser el centro del universo con fuertes convicciones morales.

Gantzler y Albinus debatiendo cuestiones morales en un tiovivo

Parece que no haya querido contar mucho de la trama, ni lo he hecho demasiado organizadamente, pero básicamente está todo. Tan sólo me he dejado para el final comentar las pequeñas apariciones de Trier. Ya he hablado de la primera de ellas al principio de la película, pues bien, hay dos más: una a la mitad, momento en el que aprovecha para presentar a un nuevo personaje y meterse un poco con la estructura clásica de la comedia; y otro al final, a modo de despedida. El ego de Trier por encima del de cualquiera de los actores reales o ficticios.

Para mí se trata de una de esas películas que ves en casa y piensas: ¡ojalá hubiese ido al cine a verla! Para quién no opine lo mismo, el propio Trier les pide perdón:

Me disculpo ante todos aquellos que esperabais más, así como ante aquellos que esperabais menos. Y los que han recibido lo que esperaban,  se lo merecen.

Anuncios

Read Full Post »


NO ES PAÍS PARA VIEJOS

Desde que salí del cine llevo preguntándomelo: ¿Oscar al mejor actor secundario para Bardem? ¿Mejor actor secundario? Creo que los americanos no entienden la diferencia entre actor principal y secundario o que en este caso no han querido entenderla o no querían que un actor español les arrebatase la estatuilla a mejor actor, porque vamos… Para los que no la han visto: sin Bardem la película no tiene sentido. Es el eje central de la historia. También es verdad que Tommy Lee Jones y Josh Brolin son importantes, no les voy a quitar su lugar, pero intentad contar la historia sin el personaje de Bardem. Imposible. Estoy más de acuerdo en que es un protagonismo a tres bandas entre los actores ya mencionados, pero por ello mismo debería de haber sido nominado a Mejor Actor.

Los Coen siempre me dejan un sabor agridulce al terminar la película y esta vez no fue diferente. Me dejan con la sensación de que me he perdido algo, cuando en realidad  no es así, no sé si a alguien más le pasará… Ahora mismo sólo recuerdo Fargo (con la que No es país para viejos tiene bastantes semejanzas) y El hombre que nunca estuvo allí. No obstante, ese punto agridulce del que he hablado me está despertando el gusanillo y puede que en breve vea más pelis de los Coen.

Escenario, vestuario, banda sonora y demás aspectos técnico-artísticos perfectos. Plantel de actores exquisitamente seleccionado. Directores un tanto… ¿Desconcertantes? ¿Genios? (una combinación de ambas cosas diría yo). Todo ello unido da como resultado una buena película. Una película sobre la avaricia/codicia, la violencia, la crueldad, la madurez y la experiencia frente a la juventud… Quien la haya visto podrá seguir con la enumeración.

El título es significativo: No es país para viejos. Antes de ver la película ya me lo pregunté (y al verla reafirme mis dudas –que cada uno reflexione, para ello no hace falta ver el film-): ¿es país para jóvenes?

TRANSPORTER

Típica película de acción con los típicos ingredientes de estas películas: tiros, persecuciones, la chica, el tipo duro y bueno, los malos y mafiosos… Aunque, dentro de lo que cabe, no esta mal, se puede ver y llega a ser entretenida. Más no diré de la película, este género para mi gusto es muy repetitivo y predecible, así que no esperéis grandes giros… los que hay en el film son bastante obvios… (el final, por supuesto, está bastante claro desde el principio).

 

YO DISPARÉ A ANDY WARHOL

Después de empaparme de la vida y obra de Andy Warhol y de dedicarle una página web, era para mí casi una obligación ver la película. La cinta narra parte de la vida de Valerie Solanas, actriz y escritora que disparó a Andy Warhol (el título era evidente). Entre otras cosas, la película muestra a la perfección el “escenario social” que rodeaba a Andy Warhol y que se concentraba en el microecosistema que era la Factoria.

Destacaría la banda sonora en la que podemos disfrutar de alguna joya de Bob Dylan y R.E.M, entre otros muchos.

 

Y TÚ, ¿QUE SABES?

Voy a ser sincera. Vi la película y estuve todo el día de buen humor, más que de buen humor, estuve todo el día positiva. Me gustó descubrir ciertas cosas, ciertos planteamientos de la física cuántica que en el film se intentan explicar (evidentemente son mucho más complejos, pero…).

Me gustaría poder destacar algunas frases que me impactaron, pero sería un error hacerlo. La película entera me dejó huella, no lo voy a negar. Sólo un apunte más: somos agua…(ved la película y sabréis lo que quiero decir).

UN TRANVÍA LLAMADO DESEO

La podría describir en pocas palabras, mejor dicho, en una: aburrida. Podría hacerlo si no fuese por la brillante interpretación de Vivien Leigh, Marlon Brando y Kim Hunter, además de los actores de reparto que también tiene su importancia y su justa interpretación. Pero, la película, en la época en la que vivimos, no me aporta demasiado: siempre ha habido y habrá personas que intenten aparentar lo que no son, que se jueguen la vida por ello y por tener lo que nunca tendrán (en parte todos somos un poco así). Aparentar, aparentar y aparentar… nada nueva en la sociedad de consumo en la que vivimos. La otra vertiente de la película es luchar por lo que uno tiene y por lo que quiere (Vivien Leigh y Marlon Brando), pero ello tampoco es novedoso –ni siquiera para la época-.  Lamento no poder decir mucho más de la película.

 

EL JOVENCITO FRANKENSTEIN

Un poco lenta (para algunos), pero perfecta. Tiene toques al más puro estilo Mel Brooks.  Gene Wilder (llegué a confundirlo con Peter Sellers…) borda su papel. Es una de esas películas en blanco y negro en las que podría decir en todo momento de qué color va vestido cada uno, como está pintado el decorado… vamos, que es una película que me engancho desde los primeros squetchs.

Memorable Aigor (sí, Aigor, Igor no -Marty Feldman-) y su chepa, al igual que los experimentos al más puro estilo…mmm… ¡a la vieja usanza!

La escena en la que los aldeanos aúnan sus fuerzas y se dirigen al castillo es todo un guiño al cine clásico de terror (y las cinco secuelas XD) y el pelo de Madeline Khan cuando deja de ser la joven casta y pura (peinada e intacta). Magnífica.

Una buena película para pasar un rato de risas.

 

 

————————————–

 

Me he puesto a bucear entre las mil y una (me quedo cortísima) páginas de Internet que hablan de cine y mira tu por dónde he encontrado esta joya (explicación de 2001:Una odisea en el espacio). Espero que os guste.

PD. Siento que el post sea tan largo…

 

 

Read Full Post »

dónde tengo la cabeza??


Con todo el tiempo que le dediqué y va y se me olvida dejar el enlace por aquí… anda que… vaya cabecita la mía…
Bueno, como se suele decir: más vale tarde que nunca, así que aquí os dejo el enlace a mi proyecto de Hipertexto. El proyecto es sobre Andy Warhol, que si él estaba un pelín pirado… yo lo he estado, por lo menos, igual!!
(pinchad sobre la imagen para entrar -¡qué domino del HTML! -. Para verlo correctamente utiliza IExplorer )

Read Full Post »