Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Alex de la Iglesia’


Alex de la Iglesia lo dejó claro el pasado mes de diciembre en el programa “La Ventana” de la Cadena SER:

A todos nos cae muy bien el personaje de Robin Hood, porque le quita el dinero a los ricos para dárselo a los pobres. Pero es que Robin Hood no le da el dinero a los pobres, se lo da a las compañías telefónicas.

Así de tajante se mostraba y no fue la única vez en la que el todavía Presidente de la Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas de España puso los puntos sobre las ies y dio su opinión sobre la denominada “Ley Sinde”. Por primera vez alguien -¡y qué alguien!- decía lo que el resto de usuarios de Internet pensamos: Internet no es el fin del cine español, ni de la música, ni de la literatura, es una posibilidad para continuar con todo ello a una escala desconocida. Es la posibilidad de expandir la cultura sin límites, siempre y cuando el actual modelo cultural cambie y se adapte a los nuevas tecnologías. Siempre que la cultura española vea Internet como un aliado y no como un problema. Siempre que se hable claro: aquí no se está hablando de cultura, se está hablando de que las empresas que se han creado al rededor de la cultura van a perder dinero y van a dejar de ensanchar sus márgenes de beneficio.

El ambiente se caldeó en la prensa, la calle, la red y las redes sociales (sobretodo en Twitter). De la Iglesia parecía un hereje a ojos de los defensores a ultranza de los derechos de autor y el ángel anunciador para los internautas que luchaban desde hacía más de un año para evitar la aprobación de la Ley y que, por fin, veían como un cineasta se ponía de su lado. Hasta el colectivo ‘Anonymous‘ que se concentraba ayer a las puertas del Teatro Real de Madrid aplaudieron la llegada de Alex de la Iglesia mientras abuchearon al resto de invitados a la gala (que no digo yo que fuese necesario, porque la mayoría no ha abierto la boca al respecto, aunque, como dice el refrán: “quién calla, otorga”). La expectación por ver a la Ministra de Cultura y al Presidente de la Academia de Cine juntos en la gala de los Goya era enorme. Llegaron a la alfombra roja y, cogidos del brazo, se fotografiaron juntos. Durante la gala, además, fueron compañeros de butaca. Pero lo mejor estaba por llegar.

Hacemos mucho ruido, pero es que esta vez, hay muchas nueces

Alex de la Iglesia durante su discurso en la vigésimo quinta gala de los Goya

Una hora y poco después del comienzo de la gala llegó el momento más esperado y De la Iglesia no defraudó. Su discurso mereció un Goya. Dijo lo que podía decir teniendo en cuenta su puesto y sin ocultar su opinión personal. Como titulaban en la prena, Alex cogió su fusil y no dejó títere con cabeza. Fue valiente y eso es mucho decir en los tiempos que corren. No se trataba de acatar a la Ministra (que también), sino de abrirle los ojos a la industria. Está claro que “si a una película se la follan la primera semana en Internet,no levanta cabeza“, pero los usuarios no son los únicos culpables de ello. A mí me encanta ir al cine y ver una película rodeada de extraños mientras como palomitas (como señalaba ayer Mariscal al recibir el Goya, junto a Trueba, por Chico& Rita -¿si no se ha estrenado en España se puede presentar a los Goya?-), pero no me gusta que me saben casi 10 euros por la entrada. Por eso ahora voy a cines de reestreno que prisa tampoco tengo mucha por ver las películas. Pero no todo el mundo piensa igual y viendo que ir al cine se está convirtiendo en un lujo para una familia (cerca de unos 30-35 euros una pareja con un hijo, incluidas las palomitas) es normal que la gente se descargue películas, series y demás. El problema es el modelo de negocio (¡ya tenía yo ganas de que alguien se lo dijese a la Ministra a la cara a ver si se da por aludida) y, por ello, paso a citar parte del discurso de De la Iglesia que dejan bien claro cuál es el camino a seguir si la industria y el público quieren continuar disfrutando del cine -como negocio y como entretenimiento-:

Todos estamos en lo mismo, que es la defensa del cine. (…) El choque de posturas es siempre aparatoso y tras él surge una nube de humo que impide ver con claridad. Pero la discusión no es en vano, no es frívola y no es precipitada.No podemos olvidar lo más importante, el meollo del asunto. Somos parte de un Todo y no somos NADIE sin ese Todo. Una película no es película hasta que alguien se sienta delante y la ve. La esencia del cine se define por dos conceptos: una pantalla, y una gente que la disfruta. Sin público esto no tiene sentido. No podemos olvidar eso JAMÁS.

Estamos en un punto de no retorno y es el momento de actuar. No hay marcha atrás. (…) Las reglas del juego han cambiado. (…) Internet no es el futuro, como algunos creen. Internet es el presente. (…) A los internautas no les gusta que les llamen así. Ellos son CIUDADANOS, son sencillamente gente, son nuestro PUBLICO.Ese público que hemos perdido, no va al cine porque está delante de una pantalla de ordenador. Quiero decir claramente que NO TENEMOS MIEDO a Internet, porque Internet es, precisamente, la SALVACION de nuestro cine.

Sólo ganaremos al futuro SI SOMOS NOSOTROS LOS QUE CAMBIAMOS, los que innovamos, adelantándonos con propuestas imaginativas, creativas, aportando un NUEVO MODELO DE MERCADO que tenga en cuenta a TODOS los implicados. (…)Tenemos que pensar en nuestros derechos, por supuesto, pero no olvidar NUNCA nuestras OBLIGACIONES. Tenemos una RESPONSABILIDAD MORAL para con el público. No se nos puede olvidar algo esencial: hacemos cine porque los ciudadanos NOS PERMITEN hacerlo, y les debemos respeto, y agradecimiento.

Lo he acabado copiando casi todo a excepción de los agradecimientos al trabajo realizado por la Academia en su conjunto durante los 25 años de trayectoria de los Goya. Durante el discurso De la Iglesia demostró que sigue abierto al debate, al intercambio de opiniones (no como otros) y a luchar por el cine. No sé si Alex de la Iglesia será el nuevo Robin Hood de los internaturas españoles, pero por el momento es lo más parecido que tenemos.

Els Goya parlen català: Pa Negre bat totes les expectatives

Y meditos en harina, no voy a pasar por algo comentar ciertos aspectos de la gala de anoche.

La gala se tiñó de catalán. Pa negre (¡vaya manía de pronunciar “pa negra”!…) se llevó nueve cabezones debajo del brazo y eso que está rodada en catalán. Todo un logro. El Goya al mejor actor estaba más que cantado (y la dedicatoria de Bardem ídem) y Bardem ya tiene una manita -antes de comenzar la gala bromeaba con Carlos del Amor sobre ello y dijo que su madre es del Barça, así que estaría contenta-. Además, me gustó como presentaros el Goya a mejor actriz y mejor actor. En la mayoría de los casos estoy de acuerdo con los ganadores, aunque hubo un premio que me chirrió de mala manera. Se trata del Goya a mejor película europea que recayó en El discurso del rey. Para mí que la Academia se subió al carro en lugar de galardonar a la Cinta blanca (Un profeta también se lo merecía, pero con el empacho del año pasado con Celda 211, no se lo iban a dar aunque sea mucho mejor -otro post pendiente-). Tampoc me gustó el vídeo homenaje que hicieron porque al realizador se le ocurrió hacer un plano general y no un primer plano o pasar el vídeo directamente en pantalla para poder leer los nombres.

Una curiosidad. ¿Qué hacía la Ministra de Cultura mientras le entregaban el Goya de honor a Mario Camus? Pues nada más y nada menos que mostrar su falta de respeto hacia uno de los grandes nombres de la CULTURA española: ojeaba, más ancha que larga, un libro -supongo que sería algo de la gala o¡vete a saber!-. Después nos sorprenden otras cosas…

De la gala en general decir que no me pareció que se estuviesen celebrando sus 25 años. Debería haber sido más llamativa, más dinámica. Y se quedó en algo de andar por casa que se deshinfló tras un buen comienzo de Buenafuente y la actuación musical de Tosar y sus chicos, pero que tras el discurso de De la Iglesia no volvió a levantar cabeza hasta que Resines apareció en un video y Bardem entregó el premio a mejor película. Lo que viene siendo el final de la gala que duro tres horitas… Sigue con la misma asignatura pendiente.

———

Sobre vestuario y demás frivolidades hablaré en otro post que ayer también se celebraron los BAFTA y los GRAMMY (¡hay mucha tela que cortar!)

Read Full Post »


Sí, se acabaron los exámenes y hoy es carnaval, pero tengo la garganta jodidilla… así que ya que estoy en casa, aprovecho.Estas son algunas de las pelis que he visto “últimamente” (desde la última vez que hable de cine… -no están todas, pero me ha salido un buen resumen-): 

Brokeback Mountain


Actuaciones brillantes, guión muy bien escrito y perfectamente dirigida. La verdad es que vi la película porque estaba harta de oír a la gente decir que le gustaba y yo sin verla. Iba predispuesta a que fuese una película más de esas que la gente no para de comentar, pero que en realidad no aportan demasiado (“oooh! ¿serà tan buena como dicen o sólo será un bodrio más al que le van a dar un montón de premios?). Finalmente me rendí a la obviedad

En busca de la felicidad

Predecible y mil cosas más, pero a mi me encantó. Es muy bonita y el crío lo borda, todo hay que decirlo.Y qué decir de Will Smith… todo un talento en bruto que poco a poco ha ido puliéndose y demostrando que él vale para el oficio. Buena para pasar el rato, sin complicaciones. A ver si veo la de 7 vidas que por lo que he leído es más o menos del mismo estilo.

Ed Wood y La gran aventura de Pee Wee

Una de cal y otra de arena… La gran aventura de Pee Wee es insufribles, infumable, un tostón en toda regla, mala de narices. Ed Wood, comparándola con la anterior, es buenísima, pero sin comparar deja mucho que desear. Tan solo se salvan algunas partes de la peli, como el final o los momentos en que aparece Martin Landau, mágnífico. Pero poco más. Si a las pelis de Tim Burton no se les busca demasiado (digo esto no porque no me gusten sus pelis, todo lo contrario, sino porque suele prevalecer la imagen, la escenografía, a la historia y a veces no aporta nada), a estan no intenten encontrarles nada.

La vida de Brian (Revisión)


Me propuse verla en inglés (subtitulada, of course), pero ñás cabás, no pillaba una, aun así la vi en inglés. ¡Qué decir de ésta película! Monty Python’s en estado puro. Es una de las mejores comedias de la historia (y eso que son ingléses…) y no es para menos, desde que empieza hasta que acaba no paras de reír. Hay escenas que son todo un clásico:  el pesebre, la lapidación (¡¡Jehova, Jehova!!), “una limosna para un ex-leproso”,  momento Pijus Magníficus e Incontinencia, Incontinencia Suma, la mención a los romanos y a sus aportaciones socioculturales, el mudo, los profetas… Buenísima.

Los crímenes de Oxford


Nada del otro mundo. Entretenida y perfecta para una tarde de sábado que llueve y/o hace frío y no apetece salir de casa. Aunque no lo parezca (porque no lo parece) la peli es de Alex de la Iglesia y es una buena copia del modelo inglés (tanto americano como británico) de hacer pelis de intriga.

La mirada de Ulises

Cine de prosa frente a cine de poesia. Difícil elección. Theo Angelopoulos se decantó por éste último (como en la mayoría de sus películas) para abordad la problemática de la identidad europea. Sí, un tema complicadísimo de plasmar en imágenes y por eso la peli es dificil de ver y entender si uno sólo está acostumbrado a la bazofía (con alguna escepción) que nos llega de Hollywood.

Cuando vi la película por primera vez (un viernes a las 8 de la mañana) se me indigestó un poco, pero en el segundo visionado pude captar muchas más cosas y entendí que no es tan árida como puede parecer. Angelopoulos realiza un apasionante viaje por la historia (intrahistória, podríamos decir) de Europa a través de un pretexto cinematográfico tan inocente como la búsqueda de unas bobinas de las primeras película de los hermanos Mannakis, que el protagonista presupone que son las primeras imágenes grabadas en los Balcanes. Un largo viaje de la mano de Angelopoulos y Harvey Keytel. Un viaje que recomiendo a los que se vean capaces de verla (es subtitulada porque está grabada, entre otros idiomas, en griego).

Puede parecer pedante, si alguien ha visto la peli y le ha parecido un bodrio, todo lo que acabo de decir, pero mira, a mí me lo medio parecia y ahora me gusta. Cosas que tiene la vida. 

Quemar después de leer

La imagen la he puesto adrede, porque eso es lo que me pasó en el cine: no paré de reír y, cuando termino, quería más  y más película. Quemar después de leer es la mejor seña de identidad del humor de los Coen. Un humor, todo sea dicho, muy peculiar y que a nadie suele dejar indiferente. Brad Pitt borda su papel de idiota (sí, con todas las letras) y te partes cada vez que aparece en pantalla (Oh-my-god! o Ousborne, Ousborne Cox? … inigualables…). Desternillantes sin igual, los momentos en los que habla el jefazo de la CIA: “Avíseme… no sé, cuando tenga sentido”. Malkovich impresionante (mira que me gusta a mi como actua este hombre una barbaridad) y Clooney brillante. Frances McDormand también está magnífica en su papel. En definitiva, una peli tarada, llena de humor negro y de situaciones inverosímiles que te enganchan. Los Cohen tratan al espectador como a un ser inteligente (aunque, tal y como reza el slogan de la cinta: La inteligencia es relativa) y mira que la peli daba pie para muchas cosas. Se agradece chicos.

Salí del cine con la sensación de haber invertido 5 euros en un buen rato y con ganas de juerga y canchondeo, así que el buen rollo continuó en el metro y en el piso. Un buen día adornado con una buena película. Muy recomendable.

Líbranos del mal

Escalofriante documental sobre la pasividad de la Iglesia Católica ante las acusaciones de pederastia que recaían sobre un sacerdote irlandés afincado en EEUU. Si queréis verla (os costará encontrarla, aviso) os aconsejo que os mentalicéis para oír testimonios espeluznantes.Os dejo aquí el enlace a la opinión que dejé en el foro de la revista de cine ACCIÓN.

Los caballeros de la mesa cuadrada y sus locos seguidores

“¡Es una bruja! A mí me convirtió en grillo… ¡pero mejoré!” Absurda, al estilo Monty Python’s y, a mi parecer, un poco floja. Me explico. Es muuuy absurda (bastante normal…) pero en algunos momentos es aburrida y eso no es algo que se espere de una peli de estos locos británicos. Destacaría la escena inicial del caballo, los caballeros que dicen Mi y después Ni y a veces Mi, la cueva del conejo, el caballero luchador del bosque, el momento del castillo casto y puro, la bella doncella que aguarda en el castillo a que su príncipe la rescate del casamiento, y el caballo de Troya… Aunque, por encima de todo, destaco el momento de la bruja y el diálogo del Rey Arturo con el campesino: “¡Me están reprimiendo!¡Me están reprimiendo!… ¡Ahá!… Lo véis… Es la violencia inherente al sistema”.

Lo peor es el final, es malo malo malo (los últimos cinco minutos me los pasé dando cabezazos…)

Conte d’été (Cuento de verano)

Tras los primero siete minutos de interminable silencio con los que empieza esta obra maestra (vale, tal vez me estoy pasando, pero la historia que cuenta no puede ser más real) te enganchas. Rohmer te seduce guiándote tras la cámara a través del verano en la costa francesa, de la mano de un joven indeciso y enamorado. Muy recomendable.

Me gustaría poder dejar aquí un trocito traducido de la canción de la pirata (sí, sí, “la” pirata), pero lamentablemente no recuerdo como era y no tengo la peli para poder escucharla de nuevo…

Collinwood

Caos. Pienso que es la mejor palabra para describir la trama del film. A mi padre le gustó porque no paraba de reír y eso que, a pesar de ser cómica, no es hilarante. Es entretenida y mantiene el ritmo.

Valquiria

Fue mi merecido descanso entre exámenes.

Conseguir que una historia de la cual sabes el final  (“las operaciones militares nunca salen como se planean”) te enganche, no es un logro, es un milagro y Brian Singer lo consigue. Por ello y por la increíble interpretación de Cruise (no es santo de mi devoción, pero esta vez me rindo a sus pies) y del magnífico plantel de secundarios (Kenneth Branagh, Bill Nighy, Tom Wilkinson, Carice Van Houten, Eddie Izzard, Cristian Berkel, Thomas Kretschman…).

La ambientación está muy currada, tanto en lo referente a decorados como a vestuario. No se les escapa ni un detalle (o al menos yo no me di cuenta). La película no se hace larga en ningún momento y no cae en la sensiblería ni demagogia fácil a la que nos tiene acostrumbradas cintas de temática similar.

Por cierto, os recomiendo que visitéis la página web de la película y disfrutéis del material extra que allí se encuentra (el seguimiento del complot, un eje cronológico muy bien elaborado, biografía de los participantes -reales- en el complot, etc. El material audiovisual se limita al trailer y fotos, como es normal).

——

Eso es todo. Para la semana que viene espero ir al cine a ver Australia en valenciano… se me hará raro oír a Kidman y a Jackman con otra voz, pero bueno, todo sea por la pela! (CINEMA EN VALENCIÀ)

Música de los bilbainos Zenttric (se pueden descargar algunos temas desde su web): Si no vas a venir, Limousine, Martes, Contrario, Vas, voy…

Read Full Post »