Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Alberto Fabra’


Columna radiófonica emitida el 26 de marzo de 2014 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Un símbolo de la transición, de la democracia, del consenso. Son algunos de los calificativos que durante los últimos días hemos podido leer y escuchar en los medios de comunicación sobre el ex presidente Adolfo Suárez, el primer presidente de la democracia.

.De la figura de Adolfo Suárez se ha obviado estos días su pasado franquista en pos de alabar su labor al frente del gobierno que borró el franquismo de las instituciones y construyó la democracia. Como leí en un artículo: “Suárez es hijo del franquismo y la democracia es hija de Suárez; por tanto, la democracia es nieta del franquismo”. Puede parecer reduccionista o un intento de restar valor al excelente trabajo realizado por el ex presidente. Todo lo contrario. Se trata de poner a Adolfo Suárez en el lugar adecuado, sin olvidar que él no creo la democracia de la nada, sino que fueron los españoles los que exigieron y lucharon por ese cambio.

Dicen que la historia la escribe el pueblo, pero muchas veces queda relegada a los grandes nombres. El de Adolfo Suárez es uno de ellos. Suárez supo escuchar al pueblo e hizo de las reivindicaciones democráticas una realidad. Fue capaz de dialogar con todas las fuerzas políticas, incluso el partido comunista que el mismo legalizó. Pero no por ello la Transición está exenta de luces y sombras, de heridas que todavía hoy siguen abiertas.

Entre los grandes logros del ‘Presidente de la Transición’, sobresale el consenso. El saber tender la mano al resto de partidos. Así lo resaltó el President de la Generalitat, Alberto Fabra, el lunes en los Desayunos de TVE. No fue el único. Políticos de todos los colores destacaron la importancia del consenso en la política. Queda claro que todos conocen la teoría, pero cuando consiguen la mayoría absoluta se olvida de ponerla en práctica.

Lo mismo ocurre con la dimisión. Adolfo Suárez no sólo fue el primer presidente de la democracia, fue el primero en dimitir. “Mi marcha es más beneficiosa para España que mi permanencia”, fueron sus palabras de despedida. Antes los políticos dimitían por responsabilidad política. Ahora parece que no saben lo que eso significa.

suáre y el rey-abrazoPor desgracia, primero el cáncer y después el Alzheimer se cebaron con él y su familia. Sus logros y sus fracasos, se borraron poco a poco de su memoria. El hombre que hizo posible la Transición olvidó su propio legado.

“Creo que la vida fue piadosa con Suárez. Le quitó la conciencia para evitarle el sufrimiento de ver en manos de qué gente acabaría su obra” tuiteó el escritor Arturo Pérez-Reverte. ¿Qué pensaría el artífice de la Transición de la política y los políticos de hoy?

Read Full Post »


Columna radiófonica emitida el 12 de marzo de 2014 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

continua campaña electoral

Con las elecciones europeas a la vuelta de la esquina y las autonómicas y locales pisándoles los talones, este fin de semana comenzó, de forma extraoficial, la campaña electoral en la Comunidad Valenciana.

El PSOE valenciano eligió a Ximo Puig como candidato autonómico en las primeras primarias abiertas. Una votación que, a pesar de las acusaciones de “pucherazo” y de ser sólo un espejismo de democracia dentro de la hermética estructura de los partidos políticos, ha servido como ensayo general para las primarias que el partido socialista realizará a nivel nacional.

Durante el fin de semana, los socialistas no fueron los únicos que acapararon la atención mediática. Esteban González Pons, José Císcar o Sonia Castedo fueron algunos de los dirigentes populares que acompañaron a Alberto Fabra en Alicante. Un acto programado con la única intención de contrarrestar el interés por los socialistas.

No quiero que ningún militante del PP agache la cabeza por la corrupción” dijo el President de la Generalitat ante un auditorio en el que se encontraba la alcaldesa de Alicante, imputada en el caso Brugal. Casos como el de Sonia Castedo, Milagrosa Martínez o el fichaje de Cristina Ibáñez como responsable de cuentas en las elecciones europeas, a pesar de estar imputada en la trama Gürtel, desdibujan casi por completo la ya de por si delgada línea roja que marcó Fabra cuando llegó a la Generalitat.

Mientras el President centraba su discurso en la corrupción, González Pons resucitó el fantasma del tripartito para movilizar a los votantes populares ante la amenaza de un posible gobierno de izquierdas al frente de la Generalitat. Aunque puede que esta vez, el fantasma esté más vivo que nunca a la vista de las encuestas que otorgan hasta 25 escaños menos al PP, lo que supondría que, por primera vez desde 1995, los populares perdieran el sillón de mando.

De lo que no se habló en Alicante fue de quién será el representante popular en las próximas autonómicas. A pesar de que Alberto Fabra se postuló como cabeza de lista, el dirigente valenciano debe pasar con nota la prueba de fuego de las europeas para obtener así el beneplácito de Génova.

Ya sea con candidato elegido a dedo o mediante primarias, lo que ya es una realidad es que los partidos han puesto en marcha la maquinaria electoral. Los comicios europeos, autonómicos y locales se entremezclarán durante los próximos meses y, durante algo más de un año, viviremos en continua campaña electoral.

Read Full Post »


Columna radiófonica emitida el 19 de febrero de 2014 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Hay dos cosas muy típicas en España. Una es la siesta y la otra el “nepotismo”. La primera os sonará más y puede que incluso la practiquéis. La segunda, aunque el nombre no os resulte familiar, la conocéis y, por desgracia, la padecéis.

Se queja la revista The New York Times de nuestra costumbre de cenar a las 10, de ver la tele hasta las tantas y de dormir la siesta. El rotativo The Telegraph en septiembre ya calificó la siesta de “serio retroceso” que frena nuestra productividad. En lo del horario, tienen parte de razón, pero en lo de la siesta… ¡Ni que pudiésemos dormirla todos los días! La siesta es una costumbre que, a lo sumo, es diaria en verano, pero el resto del año se practica más bien poco. Hay problemas más importantes que no es que lastren nuestra productividad, sino que socaban nuestra economía y van en detrimento de la creación de empleo. Me refiero al “nepotismo”. Con un ejemplo entenderéis de qué hablo.

Fuente: lainformacion.com Viñeta de Ferran Martín (23/03/2012)

Hace unos días conocíamos que el President Alberto Fabra había decidido ascender a su supuesta pareja sentimental, de un discreto segundo plano, a la secretaría autonómica de Organización, Coordinación y Relaciones Institucionales. Ascendía a dedo a una persona de su confianza para tratar de limitar las filtraciones a la prensa de los últimos meses. Pero el tiro le ha salido por la culata, porque la susodicha ascendida, supuestamente malversó fondos públicos con los que se pagaron estancias en hoteles y facturas del supermercado.

Dicho sea de paso, a mi la vida privada del President de la Generalitat me importa bien poco, pero aquí no se trata de cotilleo, sino de sinvergonzonería. Estamos delante de un nuevo caso de enchufismo o, hablando con propiedad, de “nepotismo”, que es la palabra que el diccionario recoge para denominar la “desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos”. Uno de los peores males que padecemos, aunque, por desgracia, parece que ya estamos anestesiados.

El problema no es lo que come el tiburón, el problema es como devoran las rémoras
Fuente: http://www.e-faro.info (30/05/2010)

Cuando nos tocan algo tan “sagrado” como la siesta nos hace gracia y aprovechamos para despotricar sobre la falta de conocimiento que se tiene de algunas de nuestras costumbres. Espero que el día que traten el tema del “nepotismo” y la dedocracia sea porque ya hayamos hecho algo al respecto. Que al menos esta vez no esperemos a que nos peguen un rapapolvo desde el extranjero para actuar. Que parece que es también es una costumbre muy nuestra.

Read Full Post »


Columna radiófonica emitida el 27 de noviembre de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’ que se emite a las 10h).

Hoy el Govern valencià aprobará el cierre de Ràdio Televisión Valenciana (RTVV). Lo único que puede salvar al ente público es una sorpresa de última hora y todo indica que no será así, porque el fundido a negro de Canal 9 es la crónica de una muerte anunciada.

La nulidad del ERE de Canal9 aceleró el proceso de desmantelamiento del ente público. Fin que se encargó de anunciar el presidente de la Generalitat, Alberto Fabra, el mismo día que se hacía pública la sentencia. El presidente alegó que debía priorizar otros servicios públicos. Un argumento que, a estas alturas, no se cree nadie.

Sede de RTVV, Burjassot (Valencia)
Fuente: ecoteuve (http://kcy.me/vp6q)

Los trabajadores de Canal9 se unieron, tomaron el control de la cadena y consiguieron triplicar la audiencia con una programación alternativa y reivindicativa. Algo insostenible para el Govern valencià que aceleró los trámites para poner fin al ente público.

A pesar de los esfuerzos del Comité de Empresa, todo ha sido en vano. Ayer por la mañana, el president  Fabra, lo dejaba entrever y, por la tarde, era el vicepresidente de la Generalitat, José Císcar, el encargado de comunicar el cierre definitivo. Un cierre que para el Govern valencià siempre ha sido “innegociable”.

La Ràdio Televisió Valenciana cerrará tras 24 años de actividad y con un coste mayor del que supondría mantenerla en funcionamiento. Cerrará tras demostrar que el mayor enemigo de los servicios públicos es la mala gestión que los políticos ejercen sobre ellos. Gestión que, en el caso de Canal9, instauró el PSOE y perpetuó el PP.

La Comunitat se quedará sin televisión y radio autonómica. Nos quedamos sin un servicio público que vertebre nuestra lengua y cultura. No he sido nunca una férrea defensora de RTVV, pero sí de lo público. Nunca entendí el despilfarro, ni el uso partidista de la información, o mejor dicho, desinformación, ni para mí tenía sentido que una televisión o una radio autonómicas tengan enviados especiales por medio mundo. Pero, a pesar de todo, no perdí nunca la esperanza de que todo eso cambiara algún día. Ahora ya no la tengo.

Los trabajadores se van reivindicando la necesidad de una radio y una televisión autonómica pública y de calidad. Se van tras pedir perdón a la audiencia por el silencio que mantuvieron durante años ante la manipulación política. Un perdón que llega tarde, pero llega. ¿Oiremos alguna vez a un político pedir perdón por el cierre de Canal9 o por haber dilapidado otros servicios públicos?

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 23 de octubre de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Durante la semana me ha llamado la atención una fotografía. En ella aparecen catorce políticos andaluces ocupando, literalmente, una rotonda. El motivo: la inauguración de la obra que, ante tal afluencia de público, casi se queda pequeña. Los ocupantes: 7 políticos municipales y 7 provinciales. Por estar, estaban hasta representantes de áreas tan diversas como cultura, juventud, asuntos sociales, tercera edad y participación ciudadana.

Catorce políticos para una rotonda (Alhendín – Granada) – Fuente: http://www.ideal.es

No se me ocurre mejor metáfora visual que aquella rotonda abarrotada de políticos (sin nada mejor que hacer que posar para la foto) para reflejar lo que ha estado pasando en España en los últimos años.

Aunque para ejemplos, en la Comunitat Valenciana andamos bien servidos de infraestructuras y edificios, algunos de dudosa utilidad, que desde la primera piedra hasta la inauguración, sirven de photocall para los políticos de turno.

Sin ir más lejos, el jueves tuvo lugar un acto en uno de estos edificios. El Veles e Vents, en la Marina Real del puerto de Valencia. Un edificio que costó 35 millones de euros y fue el icono de la Copa América, aunque después del evento deportivo quedó semi abandonado. Este fue el marco escogido por el President Alberto Fabra para escenificar la firma del Acuerdo de la Sociedad Civil por la Comunidad Valenciana.

A algunos el Acuerdo les sonará a chino y a otros ni eso. Y es que resulta paradójico que un pacto que busca aunar a la sociedad valenciana para que actúe conjuntamente y fuera de cualquier organización gubernamental, nazca de la propia Generalitat y haya pasado inadvertido para la mayoría de la ciudadanía.

Eso sí, a estas alturas no resulta extraño que un acuerdo que por definición ha de basarse en el consenso, haya sido redactado de forma unilateral y sin posibilidad de modificación alguna.

Las escasas siete páginas del texto recogen un cúmulo de generalidades acerca de las reivindicaciones históricas de la Comunitat Valenciana: del “agua para todos” a la financiación autonómica, pasando por el corredor mediterráneo. Todo ello aderezado con una buena dosis de las virtudes que nos caracterizan: esfuerzo, ambición y trabajo.

Tras la lectura del texto, dos cosas quedan claras. La primera: no hay ningún atisbo de autocrítica a partir del que fijar una hoja de ruta para conseguir los objetivos planteados. La segunda: que las reivindicaciones que se recogen en él son las mismas que hace una década. La pregunta es evidente: si cuando se gastaba dinero a espuertas se hizo poco, o más bien nada, por hacer realidad dichas reivindicaciones, ¿se va a conseguir algo ahora, con la crisis, y ahogados por la deuda?

El tiempo nos dirá si detrás del acto, que hemos pagado entre todos, la firma del acuerdo y la correspondiente foto, hay algo más, o si sólo ha sido una nueva muestra del ego de los políticos.

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 12 de junio de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

El ex conseller Rafael Blasco, sentado en su escaño, justo detrás de Alberto Fabra. Fuente: elConfidencial.com/EFE

Nadie ha fijado una línea roja contra la corrupción como yo”. El president Alberto Fabra volvió a presumir de tolerancia cero ante la corrupción, mientras el siete veces conseller Rafael Blasco, y otros ocho imputados más, aplaudían desde sus escaños en les Corts, recordándole que siguen allí, aferrados a sus sillones de diputados.

Como si de una partida de cartas se tratara, Blasco es quien reparte y Fabra va de farol. Blasco es un estratega nato que ha pasado de la extrema izquierda de su juventud, al liberalismo actual, sin olvidar su militancia en el PSOE Valenciano. Es un jugador de fondo que ha ostentado el cargo de conseller con cuatro de los siete presidentes de la Generalitat: desde Lerma hasta Camps.

No hay duda de que Blasco ha sabido jugar sus cartas y se ha atrincherado en les Corts a pesar de las adversidades. Ya estuvo imputado durante su época socialista por una dudosa recalificación de terrenos de la que logró salir absuelto, aunque le costó el cargo y su salida del partido. Fue Zaplana quien le devolvió el estatus de conseller que mantuvo hasta la última legislatura de Camps.

Sin embargo, su racha de buena suerte sufrió un revés en octubre de 2012, cuando fue imputado en el “Caso Cooperación”, una trama, con más de 30 imputados, que supuestamente desviaba fondos destinados a ONGS para financiar la compra de locales e inmuebles en Valencia.

Después de que la abogacía de la Generalitat haya pedido 11 años de cárcel y la Fiscalía anticorrupción 14 para Blasco, la situación se ha vuelto insostenible. Pero Fabra no quiere poner las cartas sobre la mesa. Sabe que tiene al enemigo en casa y que es un hueso duro de roer.

El president no puede echar al exconseller de Solidaridad y Ciudadanía de les Corts, porque el acta de diputado es personal. Lo que sí podría hacer es apartarlo del partido, pero Blasco está tranquilo, sabe que Fabra no va a echarlo sin su consentimiento. Blasco sabe demasiado y en el PP valenciano temen los ases que guardar bajo la manga.

Te interesa leer:

Blasco desencadenado – EL MUNDO

Blasco, la mancha resistente – EL PAÍS

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 15 de mayo de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

“El que esté en política para enriquecerse, que se vaya”, así de tajante se mostraba el Presidente de la Generalitat, Alberto Fabra hace sólo unos meses. No era el único que trataba de desligarse de los casos de corrupción y mangoneo que campan a sus anchas entre las filas de todos los partidos políticos. Tampoco fue el último en sumarse a la cantinela de que en el sector público nadie se hace rico, que trabajando en lo privado se gana mucho más.

Siguiendo el ejemplo de Fabra,  el alcalde, Salvador Poveda, declaró hace escasamente una semana que su sueldo ronda los 1.200 euros mensuales, que sólo cobra 200 euros más que los policías municipales que protestan, cada jueves, por el recorte salarial.

Policía local de Monóvar protestando frente al Ayuntamiento

Los policías no son, ni de lejos, los únicos perjudicados por la suspensión de la productividad, aunque sean los que más ruido hacen. Ahora, además de los funcionarios y trabajadores vinculados al ayuntamiento, los miembros del gobierno municipal van a ver reducida su retribución o, incluso se van a quedar sin ella, si en el pleno del próximo viernes se aprueba la moción presentada por el partido socialista.

Resulta curioso que llevemos a vueltas con el salario del alcalde y los concejales desde 2008. Desde aquella valla publicitaria colocada por los socialistas monoveros a la entrada del pueblo en la que se hacían públicos los supuesto emolumentos del grupo de gobierno. Resulta más curioso todavía, que esta sea, otra vez, la gran baza con la que cuenta la oposición para intentar socavar al PP y conseguir la alcaldía.

Estoy a favor de que los políticos cobren. Creo que todo aquel que desempeña un trabajo, sea público o privado, debe cobrar por ello. Eso sí, el que cobre de las arcas públicas no debería cobrar de las privadas. Porque este es el quid de la cuestión: el problema no es que se cobre o se deje de cobrar, el problema es que continuamos pensando que lo público es gratis, cuando no lo es. Por eso cuando un político dice aquello de “estando en política pierdo dinero”, me parece una broma de muy mal gusto. Sobre todo porque los políticos tienen un privilegio que ningún otro trabajador tiene: pueden subirse o bajarse el sueldo a su antojo. Así que, ya está bien de hacerse el mártir, no engañan a nadie, ya sabemos lo bien se vive a nuestra costa, a costa de lo público.

Read Full Post »

Older Posts »