Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Televisión’ Category


Llig a la premsa que a la televisió de Castilla-La Mancha (al programa “El Mirador de Castilla-La Mancha”) ha il·lustrat una notícia (que, a més, obri l’informatiu!) sobre violència de gènere amb una imatge d’una màquina picadora de carn. El meu estupor i incredulitat són evidents. Com a periodista i com a espectadora, sempre demande el màxim nivell de respecte possible a l’hora de tractar notícies tan sensibles com les de successos. Es tracta d’una qüestió d’ètica. No puc creure que un periodista firme eixa notícia i pense que ha fet un bon treball. És més, no crec que un periodista qualifique la peça que va emetre la televisió de Castilla-La Mancha com a notícia. Una cosa és utilitzar els recursos de què disposa al seu abast i una altra molt diferent, utilitzar la morbositat com a punt de partida per a tractar la notícia de l’assassinat d’una dona a mans de la seua parella al poble de Cifuentes (Guadalajara).

Tot i que Canal9 – ara NOU- ha estat capdavantera quant a manipulació política i, fins i tot ha silenciat durant anys informació com la de l’accident de metro de València (ara, encara que tard, han rectificat), em costa molt pensar que la televisió valenciana o la catalana (TV3) utilitzaren com a fons per a parlar de violència de gènere la cançó de Lax’n’busto, “Tinc fam de tu“. Doncs igual de surrealista és el tractament informatiu que comente.

Afortunadament, hi ha gent amb trellat treballant a la televisió manxega. Així ho demostra el comunicat que els professionals de la cadena han fet pública través de la seua pàgina web i en el que censuren l’enfocament informatiu utilitzar dilluns passat (11 de novembre) per tractar la noticia.

Ací vos hi deixe alguns fragments del comunicat:

El Comité de Empresa de Radio Televisión Castilla-La Mancha denuncia el tratamiento informartivo amarillista, humillante, hiriente, macabro y desagradable que la cadena está dando a las noticias sobre el crimen ocurrido en la localidad de Cifuentes (Guadalajara), en el que un hombre mató y descuartizó a su mujer.

(…)

Ni entendemos ni mucho menos compartimos el criterio con el que esta noticia se ha incorporado a la escaleta del espacio informativo.

(…)

Condenamos, por tanto, la frivolización con la que se tratan los casos de violencia de género y la falta de atención de la cadena a las normas básicas para el tratamiento de este tipo de noticias, recogidas, por ejemplo, en documentos como el de la Federación de Asociación de Periodistas de España.

I han afegit:

Este es el resultado de poner en manos de personas que no son profesionales, la televisión de todos. Gente sin ética ni dignidad periodística y que así lo demuestra día a día.

Si als periodistes no ens deixen fer el nostre treball amb llibertat ocorren aquestes barbaritats. Potser quedara com una anècdota més, però torna a demostrar que la manipulació a les televisions públiques (a qualssevulla d’elles) i als mitjans de comunicació en general, pot convertir la informació en un “espectacle” de molt mal gust.

Anuncios

Read Full Post »


Aquest va estar el primer pensament que va creuat la meua ment quan vaig vore, durant el Nadal, la promo del nou -i fallit- programa de Cuatro, XXS. D’entrada, dos ingredients deixaven molt que desitjar: una presentadora ‘malastruga’ i un col·laborador hiperactiu que pensa que té gràcia i no la té.  Parle de Pilar Rubio y Flippy. Si a això li afegim que el format imitava descaradament Humor Amarillo, el Grand Prix i ¡Guaypaut! queda clar clar que no hi ha lloc a la graella televisiva per a un programa que, en lloc de ser nou, és un refregit amb regust a vell…

Però, què em va fer recordar el grandíssim showman que fou Joan Monleon? Ho feu el format del programa. Un decorat gegantesc al qual les famílies -agrupades per equips- tenien que superar probes per aconseguir un premi final. Eixe mateix format, igualt, el fa ver servir en Joan Monleon a Canal9 molt anys enrere. No hi recorde el nom del programa, i a la web de Canal9 tampoc trobe cap vídeo -perquè l’arxiu que hi ha disponible deixa molt que desitjar, com ‘tot’ a la cadenaa excepció dels grans professionals que també hi ha- però hi tinc una prova gràfica que corrobora les meues paraules:

adfasdfgasdfLes comparacions són odioses, però cal fer-les. És innegable que, com a ganxo, era molt millor Monleon que el tàndem Rubio-Flippy. El valencià aportava frescor, naturalitat i molta, molta ironia amb un punt punyeter que no hi tenia preu. Va ser un visionari de la televisió: va ser un dels primers en fer un talk show a Espanya, va ser el primer en utilitzar l’erotisme con a element de captació d’espectadors masculins a un programa matinal (les monleonetes, una mena de mamaxixos valencianes, portaven grans vidrioles estratègicament  col·locades ressemblant uns pits grans), fou el primer en criticar -i guanyar diners amb això- les tradicions valencianes que més famosos ens han fet arran del món com la paella i les falles.

A guanyar diners, on estan? on estan?  o “li ha tocat la bajoca!”, són fràses mítiques que van passar a formar part de la cultura popular valenciana allà per finals del 80 i principis dels 90. Tot açò comparat amb dos presentadors com Pilar Rubio que el millor que ha fet -al menys que jo conega- ha estat aparèixer a Sé lo que hicísteis; i Flippy (al que tant sols he vist intentant fer gràcies a El hormiguero, acompanyat al mig pèl-roig-moreno de Pablo Motos -ací necessitaria fer un apart massa gran-), no podia tenir un bon final. Perquè el programa XXS no era en directe, ni tant sols en un fals directe, sinó que era un producte de la postproducció que, amb dos presentadors amb poc ganxo, no hi podia donar bons resultats.

Joan Monleon no va tenir sort amb el programa, com la versió actualitzada tampoc l’ha tingut (Cuatro ja va estrenar el programa con un especial per a tantejar l’audiència i el resultat fou un pèsim 3,2% de share…). He de reconèixer que el programa de Monleon si el vaig vore, però aquest no vaig tenir cap interés en fer-ho. Malgrat açò i la curta durada del mateix, ha estat be recordar certs formats i moments que varen marcar la televisió al nostre pais.

A més de recordarme al inimitable Joan Monleon, XXS també em va fer recordar altres programes que han intentat imitar l’èxit que ja tingueren anys enrere o que varen quedar a l’oblit. Per exemple, les versions de CQC (quan la millor va ser la de Wyoming), de Un, dos, tres o el remake de Cheers. Soc de les que pensen que encara hi ha molt per fer a la televisió, hi queda molt per explorar i experimentar. Per tant, no entenc que s’utilitzen velles idees ‘modernitzades’ per a fer nous programes. I no ho entenc tant si les versions anteriors van tindre èxit com si no. En temps de crisi, cal arriscar per a guanyar. Així que… fem rodar la paella!

Read Full Post »


De pequeños somos exploradores de un mundo que cuando crecemos deja de sorprendernos. De pequeños nos dejamos llevar, asumimos riesgos sin temer al fracaso. De mayores somos demasiado cautos como para seguir potenciando nuestra creatividad. Porque todos somos creativos.

Los seres humanos somos únicos. Somos capaces de componer canciones, de escribir novelas, de rodar películas, de crear, de inventar nuevas vidas, de soñar ciudades, edificios… De hecho, vivimos en un planeta completamente imaginario en el que todo lo que nos rodea, incluso la ropa que llevamos o lo que comemos, no es más que el producto final de una idea que surgio de la mente de alguien. Existimos porque imaginamos y cuando desenredamos la capacidad de imaginar de nuestras neuronas y la ponemos a trabajar, sosmos capaces de crear, de avanzar, de tirar adelante nuevos proyectos, de resolver un problema, de afrontar nuevos retos, aunque a veces nos equivoquemos porque tropezar a menudo  nos conduce a una buena idea.  Todos tenemos la capacidadd e imaginar y crear, lo que pasa es que la tenemos que desarrollar.

Esta es la premisa bajo la que Eduard Punset y Ken Robinson hablan de la creatividad en  “Los secretos de la creatividad” [Redes nº89, La2]. El gurú inglés de la creatividad asegura que, con el entorno propicio, todos desarrollaríamos las aptitudes creativas que innatamente poseemos y que, por desgracia, no atendemos.  ¿El problema es la educación? No hablo del colegio, hablo de la EDUCACIÓN que recibimos tanto de nuestra famialia, los profesores, los medios de comunicación, el entorno en general. Y, en éste sentido, sí, la educación es el problema. El economista Xavier Sala i Martín (sí, el de las chaquetas raras que se sentaba detrás de Laporta en el palco) señala como base del problema el hecho de que por primera vez en la histora, los niños saben más que los adutos y ello no se traduce en el sistema educativo. El problema es que se sigue enseñando igual que hace 50 años.  El mundo ha evolucionado, pero no así la escuela.De ahí que Ken Robinson habla de la necesidad de un nuevo paradigma en el sistema educativo. Para Sala el sistema educativo se basa en la premisa falsa de que el profesor tiene la verdad sobre todo. De ahí que sentencie que lo más importante es enseñar a ser críticos.

Hay gente que cuando va a dar su opinión
se anuncia con un redoble
y esperan que le agradezcas que te iluminne
en un derroche de bondad
nos dicen lo bueno y lo malo
pa’ que no caigamos en el error
de hacernos preguntas, pensar o dudar,
o salirnos de algún renglón
.

Tanto Robinson como Sala están de acuerdo, entre otras muchos aspectos, en que la edad no debería ser el divisor en la escuela. Apunta Sala que la gran mayoría de los grandes deportistas han nacido entre enero y marzo (Messi es una excepción, es de Junio) y es así porque a la hora de formar los equipos y de empezar a entrenar se les separó por edades y los que nacioron a principios de año son más grandes que los que nacieron a finales, pero no por ello son mejores o peores, simplementos no se han desarrollado al mismo tiempo.

Para Robinson, los ingredientes básicos de la creatividad son: descubrir aquello que nos motiva (nuestro elemento); tener pasíon por ello (“la creatividad es pasión y la pasión el motor que mueve nuestras vidas y el mundo en el que vivimos”); prácticar, esforzarse y ser disciplinados, y  arriesgar aunque en ocasiones salga mal. Eso es la creatividad que se basa en el ensayo y el error, en equivocarse mil veces para conseguir alcanzar nuestra meta.  Más todavía, el éxito en cualquier disciplina se vasa en el esfuerzo.

La creatividad no entiende de profesiones, sólo de esfuerzo y pasión por lo que uno hace.

El principal objetivo del sistema educativo es crear a los líderes, médicos, informáticos, científicos… del futuro. Se educa para el futuro cuando éste es desconocido, incierto. Pero, además, se educa para que todos los niños lleguen a la universidad, el sistema educativo está orientado a ello. ¿Es necesario? Sala señala que si uno es bueno en lo que hace ganará dinero. Y así es. Siempre que se le dedique tiempo y esfuerzo. Robinson habla del marido de Nadia Comăneci, Sala del Circo du Solei, Punset de una bailarina francesa… Todos ellos se dedicaron a disciplinas artísticas. El mundo sería tremendamente aburrido sin el arte (y estéticamente deprimente). Si de pequeños pudiésemos seguir nuestro instinto sin ser frenados por el sistema, posiblemente llegaríamos al mismo punto, pero también nos sentiríamos más realizados. Si cuando empezamos a tocar un instrumento, a bailar, a correr, a saltar, a nadar, a patirnar, a dibujar y pintar… no nos hubiesen coartado seríamos más conscientes de nosotros mismos. De quiénes somos y cómo somos. No se trata tanto de llegar a ser un artista/deportista de éxito, sino de ser mejor persona. No se trata de impartir nuevas asignaturas, sino de enseñar a vivir nuevas experiencias, sentimientos. La creatividad, la autoestima, las relaciones interpersonales… deberían de potenciarse al máximo durante los primeros años de nuestra educación.  A partir de ahí, se puede ser médico, fontanero, barrendero, panadero, peluquero, pintor, químico, dentista, profesor o lo que se quiera. Pero lo primero no son ni las matemáticas ni la lengua, lo primero es el desarrollo del ser humano como tal.

Lo que quiero llegar a explicar es que no necesario ser universitario (“los títulos no valen nada” apostilla Robinson) para ser algo en la vida. No es necesario dejar de lado la vertiente artística/deportiva/creativa que llevamos dentro. Hay que abolir la supremacia del pensamiento de que los más inteligentes son los que más han estudiado. Hay que desbancar la supremacía de la inteligencia académica sobre el resto.

En Hora 25, (14/10/11), se debatió sobre la importancia de las materias artísticas en la escuela para el desarrollo de los niños. El ejemplo elegido fue la música. Se trata de un proyecto destinado a educar a oyentes de música clásica. Pero más que eso, yo me quedo uno de los comentario iniciales de Àngels Barceló sobre las actividades extraescolares y la elección de los padres al respecto porque son ellos y no los niños los que eligen qué quieren hacer en sus horas libres. Se trata más de rellenar horas en las que los padres no pueden hacerse cargo de sus hijos que de que los niños desarrollen sus capacidades, hagan lo que quieren y disfruten de ello aprendiendo lo que les gusta.

Ahora en España se habla de recortes y se pone el punto de mira en educación y sanidad. ¿Es el momento adecuado para reformular el sistema educativo? Aunque no lo sea lo van a hacer, cada cuatro años toca una sesión de chapa y pintura que no lleva a ninguna parte. Sin embargo, alguna vez espero que aprendamos de los errores cometidos en el sistema educativo. Ahora más que reformar, se va a recortar y eso implica reducir profesorado, principalmente. La reorganización de materias, la utilización de nuevas fórmulas de aprendizaje más centradas en el alumno, más cercanas a sus necesidades. Puede que sea una buena idea seguir el eslogan de una campaña publicitaria (Sra. Rushmore) de un banco: hay que “desaprender” para seguir aprendiendo. Yo no hablo de incluir más asignaturas, sino de enseñar más allá de los números y las palabras. Enseñar a ser uno mismo, a desarrollar nuestras capacidades en todos los ámbitos. Aprender a vivir y disfrutar antes incluso que aprender a multiplicar. Hablo, en definitiva, de más contenido en lugar de más asignaturas, de más calidad y no de más cantidad.

Sólo si comprendemos que ser creativo es un proceso material para el que hay que adquirir destreza y práctica poderemos enseñarlo. Me parece que deberíamos enseñarlo tan meticulosamente como enseñamos a leer o esnseñamos matemáticas y no solamente las disciplinas artísitcas sino en l ciencia y las humnidades.

Así termino, citando a Robinson.

Read Full Post »


La primera noción del tiempo la aprehendemos al nacer, es el intervalo entre los latidos del corazón de nuestra madre el que nos inicia en el concepto de tiempo. Tiempo en el que, años después, terminaremos encerrados al ritmo de las manecillas de un reloj. Pero no todo está perdido, estamos a tiempo de parar y dejar de ver pasar la vida a través de la ventanilla de un vagón de tren. Parémonos y aclaremos nuestra visión del horizonte. El movimiento slow preconiza esto: el disfrute de la vida minuto a minuto, segundo a segundo, pero no según el reloj que llevamos en la muñeca, sino según el ritmo de nuestro reloj interno.

Saborear y degustar cada bocado es parte de la filosofía slow

El movimiento slow surgió en la Plaza de España de Roma en 1986 cuando un periodista, Carlo Petrini, vio como sustituían un restaurante de “toda la vida” por un establecimiento de comida rápida. Ello hizo que se plantease las consecuencias del cambio alimentarios de la sociedad europea. Su respuesta no se hizo esperar: centro su interés en recuperar, proteger y potenciar el consumo de productos de temporada, frescos y autóctonos frente al auge de la comida rápida, y la defensa de los productores locales también se configuró como un pilar importante frente a la explotación intensiva de la tierra y los peligros que ello conlleva. Así nació un movimiento slow que, aunque comenzó unido a la gastronomía, en sus casi tres décadas de vida ha ido calando en todos los aspectos de la vida cotidiana, hasta el punto de que ya existen slow cities. También ha sido utilizado en publicidad, como la campaña  Encamados de Flex.

El movimiento slow tiene como lema vivir sin prisas pero sin pausas, controlar el ritmo, el tiempo interno de cada uno y vivir acorde con éste. Los valores que preconiza el movimiento son la recuperación de la tradición, la calidad y la excelencia, todo ello unido al respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad.  Todo ello no quiere decir que los seguidores del movimiento estén en contra de los avances tecnológicos o del uso de la tecnología, simplemente priorizan un comportamiento centrado en el disfrute del momento, disfrutar del tiempo que le dedicas a cada cosa.

“Tiempo al tiempo” es un documental que se emitió en el espacio Documentos TV y que puede verse íntegro aquí, en el que se entrelazan diferentes testimonios de vidas slow en nuestro país. Se trata de un relato audiovisual cuyo ritmo se adecua perfectamente a la temática tratada. Los protagonistas nos cuentan como el tiempo ha dejado de ser su enemigo para pasar a ser su amigo. Llegó un día en sus vidas en el que se preguntaron: ¿es necesario vivir con tanta prisa? La respuesta fue no. Desde ese momento viven descubriendo y disfrutando de las cosas importantes de la vida.

Dejar atrás el estrés y vivir disfrutanto cada pequeño detalle

Para ser sincera, los que más me han llegado del documental son Juana y Hassan y su familia (también lo ha hecho la antropóloga brasileña y el hombre que tiene un jardín con plantas autóctonas, pero lo han hecho de otra manera). Juana me parece una mujer auténtica, que seguramente no tiene ni idea de qué es esto de la “vida slow”, pero que es la muestra de una vida tranquila y sin prisas. Hay una frase que dice en el documental que resume a la perfección la filosofía de la “gente slow”: “El que va apresa no es divertix”. De Hassan me quedo con su reflexión sobre el trabajo hecho a mano: “es curioso que cuando aquí [en España] alguien te ve trabajando a mano piensa que estás perdiendo el tiempo porque una máquina lo haría cinco veces más rápido.  Pero el trabajo a mano se disfruta más. Contemplas una construcción y puedes enorgullecerte porque es un trabajo hecho por ti”. También me quedo con que sus hijos le ayudan, se interesan por lo que él y su madre hacen, y ellos en lugar de enviarlos a ver la tele o a jugar con la videoconsola los dejan participar. Hay un dato demoledor que se recoge en el documental: 2 de cada 10 niños no juega a diario con sus padres. No quiero ni pensar cuál será la proporción de niños que juega diariamente con otros niños, con tanto ordenador, móvil, videojuego y televisión en casa me da escalofríos pensar que los niños sólo juegan entre ellos cuando están en el colegio.

Por último, me hago eco de unas palabras de la antropóloga de la Universidad de Valencia, Teodosia Lobato: “el concepto de tiempo no es sólo ese concepto físico, no se define solamente por ese concepto cronológico del reloj. Se estructura dentro de una experiencia, dentro de una vivencia y es el concepto de experiencia, de la vivencia que cada uno de nosotros cargamos”. Y es que el tiempo, no nos pertenece.

Read Full Post »


Un día cualquiera, después de cenar, enciendes la televisión y te acomodas en el sofá para disfrutar de… nada. Canal tras canal, la programación es insulsa, repetitiva, poco atractiva, en definitiva, tiene poco que aportar aunque a veces nos da una sorpresa y nos regala un programa o una serie que merece la pena ver y seguir. Pero los días en que no es así, al final, acabas apagando la tele y cogiendo un libro para devorar en la cama o dejando la tele puesta de fondo mientras entablas una conversación sustancial o insustancial con la familia (que tampoco viene mal) o terminas cambiando la pantalla del televisor por la del ordenador y bajándote/viendo alguna serie o chateando con los amigos. La oferta televisiva cada vez está más homogeneizada y, por tanto, la variedad es poca. La situación cada vez es más preocupante, antes sólo podíamos disfrutar de una decena de canales, hoy gracias a la TDT tenemos a nuestra disposición una oferta de más de cincuenta y día tras día se repite la misma situación.

Hace unos días llegó a mis ojos un vídeo sobre la falta de norte (o de sur) de las televisiones públicas. Se trata de un fragmento de una conferencia que José Ignacio González dio en el Salón de Actos de RTVE en Prado del Rey el pasado 25 de mayo. Puesto que el realizador de TeleMadrid se centra en la televisión pública, yo haré lo propio. Pero antes, “¡pasen y vean!” las esclarecedoras palabras de González.

De la intervención del realizador de TeleMadrid me gustaría destacar varios aspectos. El primero es la defensa de Gonzalez de los contenidos sobre el mercado, hecho que deriva de la idea de que la televisión pública ha de pensar al espectador no como consumidor, sino como ciudadano y, por ello, no puede (o no debe) dejarse arrastrar por los valores que guían a los canales privados. También me quedo con las palabras que referencia del directo de HBO (enlace en inglés) sobre las razones del éxito de los contenidos de la cadena norteamericana: “no hacer caso de los criterios del mercado, respetar la inteligencia de la audiencia, tener unos valores literarios y cultivar el talento y la libertad creativa”. Y. por último, destaco la importancia que le da a la necesidad de una televisión cercana, glocal, que refleje la diversidad cultural y trabaje en pos de la cohesión social, una televisión en la que todos tengamos voz y que verdaderamente vertebre el espacio público. Una televisión, en definitiva, que esté al servicio de la comunidad.

Las palabras de José Ignacio González contrastan con las opiniones que varios expertos y economistas dieron la semana pasada en la Cadena SER. En la cadena privada se centraron, mayoritariamente, en aportar argumentos por los cuales las cadenas de televisión públicas deberían echar el cierre y así ayudar a sanear las cuentas de las Comunidades Autonómas. El despilfarro y la mala gestión fueron el eje central del discurso. Así, Antonio Munez, Fernándo Pérez Rollo o Francisco Longo abogaban por reducir el gasto de las televisiones públicas. Como el tema dio para varios programas, me centro en la tertulia de Hora 25 del 15 de junio (empieza a los ocho minutos). “Según un informe de la consultora Deloitte, en 2009 las cadenas autonómicas costaron 813 millones de euros en subvenciones, ingresaron 233 millones en publicidad y sus pérdidas ascienden a 772 millones de euros” apuntaba Àngles Barceló. Sin embargo, no se puede generalizar. Un ejemplo de ello es Canal Sur, cuyas cuentas están saneadas. Pero no me voy a centrar en este punto, sino en el caso de cuatro televisiones públicas cuya razón de ser se basa en un pilar tan básico e importante como la lengua. Estoy hablando de Canal 9, TV3, ETB y TGV. En el programa de radio citado, se hizo un repaso a estas y otras televisiones como TeleMadrid y Canal Sur, pero a diferencia de estas dos, las cuatro anteriores tienen un rasgo distintivo que las hace necesarias: la normalización lingüística, el uso de la lengua (valenciano/catalán, vasco y gallego) y, en algunos casos, la construcción de una conciencia nacional (principalmente en Cataluña).

La audiencia de las televisiones públicas autonómicas suele ser baja, aunque existen excepciones, como el caso de TV3 que es la cadena más vista en Cataluña, muy por encima de TeleCinco que es la segunda. Otro rasgo que las caracteriza es la configuración del ente público como grupo mediático compuesto por varias cadenas de televisión, portales de información y contenidos en Internet y emisoras de radio. Además, su programación no es estrictamente autonómica, un ejemplo de ello es que en los informativos suene hacerse eco de noticias de ámbito estatal e internacional. Por último (aunque se podría seguir), muchas de las televisiones públicas autonómicas se caracterizan por altas cuotas de endeudamiento, opacidad en las cuentas del ente público y por la manipulación política, siendo Canal 9 y TeleMadrid suelen ser los cabecillas del ranking.

Las preguntas que suscitan las cifras y rasgos señalados se pueden resumir en las tres siguientes: ¿Tiene sentido una red de televisiones públicas autonómicas? ¿Tiene sentido que continúen funcionando bajo el mismo modelo de financiación? ¿La privatización es la única solución? ¿Hace falta que una televisión autonómica tenga tres canales de televisión?

Sí, las televisiones públicas autonómicas tiene una importante labor que desarrollar, pero no lo hacen o no tanto como deberían. Se trata de un importante elemento de cohesión social que, en ocasiones, acaba al servicio del gobierno de turno con lo que su función acaba diluyéndose y reduciéndose a ser los altavoces del partido establecido en el parlamento autonómico. Y ya que hablamos de cortes y parlamentos regionales y, por ende, de subvenciones, tal como apuntó Pablo Carrasco (director general del ente radio televisión andaluza – Canal Sur-): “la televisión pública puede vivir sin publicidad si tiene un sistema de financiación bien planteado”. Es decir, podría copiarse el modelo de financiación de RTVE en las autonómicas si se fijasen unas bases clara para hacerlo. En estos momentos y dado la elevada dependencia a las subvenciones y a los inversores privados sería casi imposible, pero si es verdad que también faltan contenidos con los que poder generar ingresos. Y no sólo eso ya que, en cuanto a contenidos y programación, Enrique Bustamante, catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, aseguraba en el mismo espacio radiofónico que el mejor modelo a seguir era el que se propuso en los 80’ para la televisión pública: un modelo, a semejanza del alemán, en el que la segunda cadena de TVE se convertiría en una cadena regionalizada. Con ello, las televisiones regionales y locales cubrirían exclusivamente un radio de información limitado, siendo La2 el escaparate nacional de cada pequeño espacio de cobertura, minimizando el despilfarro en delegaciones autonómicas de la cadena pública española y dinamizando los puestos de trabajo en el audiovisual de las CCAA.

Llegados al punto de la privatización, Esperanza Aguirre y MªDolores de Cospedal defienden en Madrid y Castilla La Mancha, respectivamente, la liberalización de las televisiones autonómicas. En Hora 25 se hicieron eco de las siguientes declaraciones de Aguirre: “no entiendo porque tiene que existir TeleMadrid, una televisión pública si no hay panaderías públicas”. Tampoco tiene mayor importancia teniendo en cuenta que lo mismo piensa la señora Aguirre de las escuelas públicas y de los hospitales públicos. Parece que cuando oye que algo es “público” le entra un sarpullido. En el punto de la privatización estoy un poco entre Pinto y Valdemoro, considero que depende de qué cadena de televisión pública se trate, podría mejorar su funcionamiento si fuese privada, pero en otros casos no lo veo así. Como digo, no creo que la privatización sea la panacea para todas y cada una de las cadenas públicas de televisión autonómicas. Lo que sí tengo claro (y puede que aquí sí pueda estar un punto que les ayudaría a solucionar sus problemas de financiación) es que una televisión autonómica no necesita disponer de más de un canal (a lo sumo dos, en casos excepcionales) para su funcionamiento. Si tenemos en cuenta que las autonómicas tienen unas cifras bajas de audiencia en sus canales principales, cuando hablamos de canales secundarios las cifras se desploman todavía más. Tal vez si centrasen sus esfuerzos en mejorar los contenidos de un canal y conseguir subir las audiencias podrían gestionar mejor los recursos de que disponen y no despilfarrar y endeudarse hasta las trancas queriendo mantener varios canales que no ve nadie.

Con el apagón analógico llegó el follón de los aparatos de TDT

No puedo terminar sin hablar de la BBC (enlace en inglés), paradigma de la televisión pública de calidad, ni sin hacer referencia a la TDT. En el primer caso, me gustaría destacar las palabras de su fundador, John Reith (enlace en inglés), quien enumeró los valores de la cadena: informar, educar (crea contenidos educativos desde 1952) y entretener siendo imparciales en lo que a tratamiento informativo y de actualidad se refiere. Es verdad que la cadena cuenta con cuatro canales, pero se financia a través de cánones y de la venta de productos audiovisuales de generación propia. En cuanto a la TDT –me centraré en la gratuita, de la de pago ya hablé aquí– al igual que ocurre con las autonómicas con tres canales: más no tiene porqué ser mejor. Ahora disponemos de más de cincuenta canales de televisión que dejan mucho que desear por la falta de contenidos. La mayoría de canales de TDT no tienen una programación definida y los programas que emiten son de baja calidad, por no hablar de la reposición de contenidos. Falta creatividad, falta considerar al espectador como un ser inteligente y no como un amasijo de carne sentado en el sofá que va a tragarse lo que pase por pantalla sin rechistar. Se dijo que con la TDT nacerían canales temático y, a excepción de los dedicados a deporte, los únicos propiamente temáticos son los de la teletienda…

Con diversos fragmentos de canciones que hacen referencia a la televisión, comenzó la tertulia de Hora 25, y yo termino con uno de esos fragmentos: “damos gracias a la tele por abrirnos sus canales, disfrazarnos las verdades y vender trivialidades” (no me preguntéis de quién es porque no lo he encontrado…). Espero que las banalidades, frivolidades, trivialidades y demás “idades” se queden en las televisiones privadas y que la televisión pública llegue algún día a ser, sin excepciones, sinónimo de calidad.

Read Full Post »


Una de mis “pequeñas joyas de arte” insertada en los apuntes

Desempolvo los apuntes de primero de Periodismo y con ellos muchos recuerdos. Busco en concreto los de Teoría y Tecnología de la Comunicación Escrita y se me dibuja una sonrisa al ver entre las hojas dibujos de palmeras y caracolas (una vez llené una pesa entera con caracolas de Tipex… no es que la clase no me interesase, simplemente sucumbía lenta y plácidamente al descenso del periodo de atención activa).

Imparcialidad vs. Objetividad

Rebusco, como digo, entre los apuntes, para poder aportar una definición académica sobre imparcialidad y objetividad. Ahí va:

La objetividad es, para Francesc Burguet, la cualidad de los objetos y como tal se puede contraponer a la subjetividad que es, por ende, la propiedad característica de los sujetos. De ahí que el autor prefiera hablar de imparcialidad en lugar de objetividad. Además, la imparcialidad tiene implicaciones éticas y profesionales. El periodista, como sujeto, sólo puede aspirar a la imparcialidad. Es decir: no debe desinformar y ha de realizar bien su trabajo, contrastar la información que maneja, etc.  El autor remarca que el determinante de la imparcialidad es el ejercicio de la profesión periodística, el periodista como intérprete de la realidad y como redactor de la información.  Así, por muy imparcial que se quiera ser, detrás de toda noticia hay un sujeto, un punto de vista [no tiene porqué implicar manipulación] y el uso del estilo impersonal no garantiza la imparcialidad.  Ello lo garantizará la responsabilidad y la actitud ética que hay detrás de cada información comunicada.

Y todo esto ¿para qué? Evidentemente por las declaraciones que ésta mañana ha realizado Mª Dolores de Cospedal, número dos del PP y candidata a la presidencia de Castilla-La Mancha, en Los Desayunos de TVE1 (vídeo aquí).

Es hablar de parcialidad, falta de objetividad y, en definitiva, de manipulación y los ejemplos de varias televisiones públicas me rondan la cabeza. Sobresalen Canal9 y TeleMadrid. Sin embargo, si nos centramos en TVE, su historia también se ha visto ensombrecida por la sombra de la manipulación informativa y el partidismo. Ana Pastor zanjaba el tema sentenciando: “Las encuestas y premios recibidos por esta casa no dicen que sea la televisión de otras épocas”. ¡Cuánta razón!

Cospedal arremete contra TVE  mientras Aguirre le da una colleja a Rajoy

Y con el lógico respeto a la presunción de inocencia penal. Creo que, cuando un juez sospecha que un político a utilizado su cargo para su proyecto personal, existen responsabilidades políticas que hay que sustanciar (sic y, aunque tiene sentido así, creo que quiso decir subsanar) y así lo hemos hecho en el Partido Popular de Madrid y ésta lista es otra prueba de ello (Fuente: elmundo.es).

Estas eran las palabras de Esperanza Aguirre al respecto de la composición de la lista electoral del PP de la Comunidad Madrileña. Tal y como ha comentado en Los desayunos Nativel Preciados, Aguirre es muy “hábil” y, esto ya lo añado yo, sabe darle a Mariano Rajoy dónde más le duele. El dirigente del PP ha actuado como marioneta ante la cúpula de los populares valencianos desde que el pasado verano Camps anunciase que sería él el candidato a la Presidencia de la Generalitat por el PP antes de que Génova se hubiese pronunciado al respecto. Rajoy tuvo entonces que tragarse a Camps con patatas. Pero la historia viene de antes, de mucho antes, del momento en que Rajoy fue elegido secretario general del PP. De ahí nacen también los extraños episodios de pataleta de Costa y las declaraciones de sus familiares al respecto de tirar de la manta del PP valenciano.

Vuelvo a las declaraciones de Aguirre que la política valenciana es un camino sin retorno. Lo que hace falta, por parte de todos los partidos políticos, es dejarse de esgrimir diferentes criterio hacia los imputados dependiendo de si son de su partido o del de la oposición. Y, aquí, vuelvo a  Cospedal, quien ésta mañana  ha vuelto al mismo argumento de siempre: “hay que ir caso por caso”. El” ¡y tú más!” continúa y no va a hacer ningún bien a ningún partido, ni mucho menos a la política en general.

Los políticos suelen ver la parcialidad y la manipulación de los demás, pero no la propia.  Y aquí vuelvo a la entrevista de ésta mañana.  Miguel Ángel Liso, director Editorial del Grupo Zeta, ha preguntado Mª Dolores de Cospedal sobre su opinión al respecto de la acusaciones de manipulación y parcialidad que el PP viene vertiendo desde hace unos meses sobre TVE. Cospedal, después de asegurar que la campaña del PP contra el prestigio de TVE tiene menos repercusión de la que al partido le gustaría, ha dado su opinión: “no se ve la imparcialidad que debería tener una televisión pública como TVE. No está siendo desde el punto de vista informativo, una televisión pública como debería de ser”. Tras la intervención de Cospedal y por las alusiones evidentes, Ana Pastor le increpa ahora sobre el modelo a seguir y le sugiere algunos como Canal9, TeleMadrid o CanalSur. Cospedal sólo dice que el modelo es la imparcialidad (que no es un modelo en sí, sino una característica del mismo) y la secretaria general del PP le responde: “una televisión pública pagada por los impuestos de todos los ciudadanos, la televisión pública nacional, debería presumir de que todos sus servicios informativos y sus instrumentos (¡!), programas de información política sean de una objetividad meridiana y una imparcialidad meridiana”, y apostilla: “creo que a veces las informaciones de TVE dejan mucho que desear en el ámbito de lo político”.

Ana Pastor aparentemente zanjó el tema aludiendo a las buena opinión de los espectadores y de los propios periodistas sobre TVE y dio paso a Esther L. Palomera (periodista de La Razón, Cadena COPE e Intereconomía) quién verdaderamente acabó por sentenciar la disputa: si las críticas no tienen el eco que el PP quiere, tal vez es que todos los medios son partidistas y poco objetivos en lo tocante a política.

Sé que es un debate muerto y sin interés real, pero es un debate clave, puesto que los medios de comunicación son el eje central de la formación de una opinión pública verdaderamente informada y capaz de posicionarse en el ámbito político con todas las consecuencias.

Finalizo con una última vuelta a las palabras de Burguet al decir que el estilo impersonal no es signo de imparcialidad y enlazo con Cospedal quien ha remarcado, cuando se le increpaba al respecto de su opinión a cerca de TVE, que ella trata de hablar de forma tranquila y respetuosa, contestando a las preguntas de los contertulios. Otro argumento que se va el desagüe. Por el momento, muy pocos argumentos de los partidos políticos (no del bipartidismo, sino del conjunto) se salvan, espero que la situación cambie durante el año que nos queda para las generales. A un mes de las autonómicas y locales no espero milagros.

Read Full Post »


Aaron Sorkin, el reciente ganador del Oscar al mejor guión por “La red social”, ya tiene nuevo proyecto para televisión: More as the story develops (HBO) en el que vuelve a su tema fetiche: la televisión y sus entresijos. El nuevo proyecto destripará un programa de actualidad de una cadena de noticias (algo así como la CNN+ -esperemos que no tenga la misma suerte…-). ‘Mazel tov’ Sorkin.

Tras ésta noticias y mientras se me cae la baba esperando la nueva serie, hoy toca hablar de Studio 60 (NCB). Se trata de la última serie de televisión (su predecesora fue The West Wing) de Sorkin que cancelada muy injustamente tras solo una temporada (la sustituyo 30 Rocks y el cabreo de Sorkin parece que se ha pasado y aparecerá haciendo un cameo en la serie). Que sólo tenga una temporada no quita que sea uno de los productos más brillantes que ha pasado por la pequeña pantalla en los últimos años. Por eso  se merece una entrada larguísima en este blog. OJO: con spoilers sin previo aviso.

STUDIO 60 ON THE SUNSET STRIP

Sinopsis: Al principio de la veinteava temporada del programa Studio 60 on the Sunset Strip el productor ejecutivo irrumpe en pantalla para poner los puntos sobre las ies. Por ello es despedido y Matt Albie y Danny Tripp (guiones y director, respectivamente) se hacen cargo del programa. Además, una nueva cara llega a la dirección del a la cadena NBC, Jordan McDeere. La relación con los actores, dirección, guionistas… y sobre todo los problemas del día a día, marcan el eje central de la trama.

EL BACKSTAGE DE LA TELEVISIÓN

Sólo se necesita visionar los primeros diez minutos de Studio 60 on the Sunset Strip para saber que es una serie diferente. Va directa al grano, sin rodeos, y va a hacer que nos planteemos cuáles son los límites de la libertad de expresión, como funciona la televisión y cómo somos los espectadores. Aaron Sorkin no deja títere con cabeza y se agradece que así sea.

El backestage de la televisión se nos presenta como el escenario clave para plantear estas preguntas. Sorkin nos cuenta como se ‘cocina’ un programa de televisión, un late-night al más puro estilo Saturday Night Live o Mad-TV (aunque mucho menos socarrón y tosco que éste último) en el que la actualidad tiene un papel importantísimo y marca el contenido del programa. Los sketch, guionistas, actores, ejecutivos, anunciantes, productores… qué pasa tras las cámaras, qué ocurre en directo mientras estamos sentados tranquilamente en casa viendo un programa de televisión, todo se disecciona para mostrarnos el verdadero espectáculo: pasen y vean, esto es Studio 60, la verdadera televisión, la televisión dentro de la televisión.

Se trata de un “detrás de las cámaras” (el segundo para Sorkin después de Sport Night, 1998) en el que lo importante no es el resultado final, el programa de humor-actualidad, sino los entresijos del mismo. Por ello, tan sólo en contadas ocasiones podremos disfrutar de los sketches tal cual se emiten en televisión, lo que sí veremos serán los ensayos y todos los problemas que pueden surgir a lo largo de una semana de preparativos del directo.

Sorkin nos ofrece un producto de calidad, brillante e inteligente, pero tal vez por ello demasiado elitista para el público en general. Era su segunda incursión en el formato “televisión dentro de la televisión” y como la primera vez, no tuvo el éxito esperado. Parece que al público no le interesan los entresijos de la televisión, tan sólo buscan desconectar delante del aparato y no tener que pensar. Lástima, porque Studio 60 tenía muy buena pinta.

HUMOR Y CRÍTICA: TODO TIENE UN LÍMITE

“Este show solía ser de corte político y sátira social, pero le fue realizada una lobotomía por unos idiotas corruptos de la televisión que no harían nada por desafiar a su audiencia. (…) Estamos siendo lobotomizados por la industria más influyente de éste país. (…) Es una lucha entre arte y comercio. Siempre lo es, pero ahora les digo, le han dado una gran patada en el trasero al arte. Y esto nos hace pensar, nos hace unos perdedores”.

Éstas son varias de las perlas con las que el productor ejecutivo de Studio 60, Wes Mandell, arremete en directo (al más puro estilo Network, Sidney Lumet, 1976) contra el intento de censura de un sketch por parte de uno de los responsables de difusión de la cadena. Mandell intenta poner de manifiesto la falta de libertad de expresión existente en la televisión (y en otros medios de comunicación) que para el público no es visible. El programa del que Wes está al cargo es de humor y ya se sabe: “cuando uno es incapaz de reírse de uno mismo, ha llegado el momento de que los demás se rían de él”. Ese se supone que es el propósito de los programas de humor: hacer reír a la gente mediante sketch de temática diversa y en los cuales, mediante la risa, se intenta poner el acento en un aspecto importante en el que sería necesario mejorar o cambiar. Si no somos capaces de dejar que otros hablen mal de nosotros con argumentos (sea con humor o sin él) no podremos mejorar. Esta claro que todo tiene un límite, ¿pero quién debe marcarlo? He aquí el quid de la cuestión.

Otro aspecto que me gustaría destacar de Studio 60 es la visión que da sobre las relaciones laborales existentes detrás de las cámaras. Sorkin consigue explicar con imágenes cómo se realiza un programa de televisión integrando todos los niveles de trabajo: desde los ayudantes, peluquería, maquillaje, attrezzistas, realización, guionistas, actores, directivos, productores… Esa es el verdadero escenario en el que se desarrolla la serie: el backestage, por eso no solemos ver el resultado del programa como lo verían los espectadores desde su casa, sino que vemos los movimientos que se producen en el plato durante la grabación, durante los ensayos, como se enfrentan a los últimos cambios, a la “masacre del viernes” (selección de los sketch que se van a emitir y su inclusión en la escaleta, cómo se compagina ésta labor con los decoradores y los iluminadores para que no haya ningún problema a la hora de emitir en directo el programa), como se emite en directo en una parte del país y en diferido en la otra, como animan y entretienen al público antes de comenzar el programa, etc.  Así vemos los niveles de jerarquía y las rutinas de trabajo que tiene cada uno de los departamentos. Sobre todo nos gustaría destacar lo imprevisible del directo y como todos han de trabajar como una piña para conseguir un buen resultado (caso del capítulo en el que se produce la noticia del secuestro y posterior asesinato de una madre y su hija a manos del marido y padre de las mismas).

En cuanto a las situaciones difíciles (pongamos por caso el episodio del  “arca de Noé” con la serpiente, el hurón y el coyote) en las que se encuentran los protagonistas, a pesar de ser demasiado rocambolescas, en algunas ocasiones creo que la realidad puede llegar a superar la ficción. Tal y como dice Tom Meter: “la televisión en directo es como hacer equilibrios sin red”. Estos capítulos ayudan a comprender mejor las relaciones entre los diferentes personajes. Sin ir más lejos, en el primer episodio se marcan las jerarquías y los niveles de poder de la cadena y el programa.

Frente a estos episodios complicados, se encuentran otros más entrañables, como el caso del hombre mayor que tiene alzheimer y que había trabajado en la cadena y en el programa (primero se hacía en la radio y después en la televisión) y les cuenta cómo se hacía el programa en sus inicio, cómo se trabajaba y cómo tenían que hacer frente a la censura y a las presiones del momento.

Centrándonos en materia, en relación a los contenidos del programa se ve claramente que siempre hay unos temas que se repiten: policía, religión, racismo, la guerra, los tabúes referidos a la moral americana –como en el caso del soldado que dijo “joder” durante una conexión en directo-, las drogas, el tabaco, la homofobia,  etc.

Entre los temas que más se repiten, cabe destacar la religión con la yuxtaposición entre Matt Albie y Harriet Hayes (judaísmo y cristianismo). Merece mención aquel en el que se prepara un quizz en el que los participantes son un ortodoxo, un islamista, un cristiano, Tom Cruise como representante de la Cienciología y una bruja (Harriet haciendo de Holly Hunter) y en el que se ponen de manifiesto algunos de los prejuicios de unas religiones hacia otras y algunas de las incoherencias de las mismas (como en el caso de la edad de la tierra o los años que vivió Abraham). En otro momento, montan un sketch como si fuese una reunión entre los guionistas y Jesucristo para preguntarle, entre otras cosas, si le parece bien que su nombre forme parte de la exclamación “¡Jesús!” y si le parece bien que utilicen su nombre en un sketch.

Hay otros episodios en los que de forma directa Harriet y Matt se enfrentan y en uno de ellos Sorkin pone en boca de Matt la siguiente frase:

“Una cosa es que te pidan que respetes la religión de otros y otra muy distinta es que respetes sus tabúes”.

He ahí la verdadera cuestión de fondo que nos leva de nuevo a la libertad de expresión y a la complejidad para poder esquivar los controles y las presiones del los grupos de poder. Aquí se plantea una pregunta: ¿debemos mirar por los intereses de la mayoría de la población, por las minorías o intentar entablar un equilibrio entre ambos? La respuesta, como ya era de esperar, no es fácil y el consenso no siempre reporta beneficios a las cadenas. Es por ello que el difícil equilibrio entre lo que unos y otros quieren es lo que lleva a incluir o eliminar contenidos, lamentablemente, siempre uno sale perdiendo, pero es el precio que hay que pagar para intentar contentar a una parte de la audiencia y que no decida cambiar de canal.

LUGARES COMUNES

“Los espectadores no son más tontos que los que hacen los programas”

Ttal y como apunta McDeere, pero en la serie no es exactamente así. Tal vez nuestra posición de ciudadanos no-americanos nos impida entender algunas de las referencias (no demasiadas) y ello haga que no lleguemos a comprender totalmente el porqué de algunos acontecimientos. Por ejemplo, nos sigue chocando que antes de empezar el programa todos los actores se cojan de la mano y recen. Como dijo, las referencias que van apareciendo en la serie, de primeras, la dotan de un nivel más elevado de calidad y presuponen la existencia de un espectador que está a la altura para comprenderlas. No obstante, puede darse el efecto contrario, el espectador puede sentirse un tanto inferior al no entender porqué se refieren a tal o cual personaje o porqué debería de tener gracia una determinada situación. De ahí que se pueda considerar que la serie es un tanto elitista y ello, en los tiempos que corren y como ella misma ha demostrado al poder emitirse sólo una temporada, no se lleva demasiado bien con la audiencia. Una verdadera lástima, porque era una magnifica serie.

Lo dicho, si no la pudiste ver en su momento en CANAL+, ya estás tardando en verla.

Por cierto, para los curiosos, el título de ésta entrada hace referencia a la frase de Groucho Marx que aparece debajo del reloj del despacho de Wes (posteriormente será el de Matt) en el que aparece el tiempo que queda hasta el próximo programa.

Read Full Post »

Older Posts »