Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Teatro’ Category


Josema Yuste, Agustín Jiménez, Félix Álvarez (“Felisuco”), Carles Moreu, Esperanza Lemos y Natalia Ruiz. Sexteto de actores a las órdenes de Juan José Alfonso que dan vida a la genial comedia de Francis Veber, “La cena de los idiotas”. Se trata de la tercera versión teatral española y lleva más de un año en cartel y continúa cosechando éxitos a golpe de carcajada.

(De izq-dcha)Arriba: Agustín Jiménez, Juan José Alfonso y Felisuco. Abajo: Carles Moreu, Natalia Ruiz, Josema Yuste y Esperanza Lemos.

Una curiosidad,  “La cena de los idiotas” nació en el teatro (en Francia de la mano de Veber), después se adaptó al cine (también en el país galo y dirigida por el propio director de la obra teatral), regresó teatro (se extendió por Europa y llegó a EEUU), volvió al cine (en EEUU, dirigida por Jay Roach -con más pena que gloria-) y volvió al teatro (al menos en España).

¿Quién es el idiota?

El planteamiento es el siguiente: un grupo de amigos se reúne semanalmente para cenar con la compañía de un “idiota” que ellos mismos invitan para reírse de él durante la velada. Sin embargo, hoy no. Hoy Carlos Bermudez (Josema Yuste) tendrá que posponer la cena por culpa del lumbago y muy a su pesar, ya que ha conseguido al mayor idiota del mundo: Francisco Piñón (Agustín Jiménez). Lástima que Bermudez no llegue a tiempo para avisar a Piñón de que la cena se ha cancelado y suerte para el espectador, ya que Piñón se presentará en casa de Bermudez y nos hará disfrutar así de uno de los guiones más hilarantes de los últimos años. La guinda a tan alocada velada la pondrá Fonellosa (Felisuco, que hace doblete interpretando también a un quiromasajista brasileño y con mucha pluma), un inspector de Hacienda culé.También ha que destacar a Carlos Moreu (José en la obra) que refleja en el escenario las risotadas del público en el patio de butacas.

Es la primera vez que en España la obra de Veber la representan tres cómicos. La verdad es que desde que se levanta el telón hasta el último aplauso no puedes parar de reír. Hay veces que no sabes si te ríes de las desgracias de los personajes, de su torpeza, de ti mismo, de los demás o de qué, pero te ríes a carcajada limpia.Gran parte del éxito y efectividad de la obra recae en Agustín Jiménez quien se aleja del personaje de chulo/machote al que nos tiene acostumbrados en sus monólogos y borda el papel de “idiota”.

Aquí tenéis una pequeña muestra de lo que os encontraréis si vais a ver la obra:

A lo largo de la obra, el espectador le tomará cariño al “idiota” de Piñón y se planteará quién de todos es el verdadero idiota.

Pero,¿qué es un idiota? La palabra Idiota proviene del griego y significaba “persona que no se ocupa de los asuntos públicos, sino sólo de sus intereses privados”. El latín le dio el significado actual: “ignorante”, aunque durante la Edad Media el vocablo se utilizaba para referirse a todos aquellos que no creían en Dios.

Me quedo con la primera definición, la griega, que posiblemente sea la que mejor defina la situación de apatía política que vive España desde hace unos años. Porque, en el panorama política de nuestro país, el/los idiota/s también están en el escenario.

Read Full Post »


Una jaqueta, un calaix al terra, unes ulleres de plàstic i un home, bé, pot ser setanta-tres homes o un milió, no té importància. Aquests són els elements que arrosseguen l’espectador a l’escenari. Una obra minimalista. Crítica. Hilarant. Existencialista. Àcida.

Paradis o centre de l’univers?

Ens amaguem darrere de mil i una màscares? Quantes vegades podem canviar de jaqueta sense adonsar-nos-en? Veiem el que hi ha, el que volem o no veiem res? Però, abans de contestar aquestes preguntes caldrà respondre la més important: qui som?

No ens quedarem ahí, anirem més lluny. No sols som nosaltres, són els altres també. Com són? Qui són? On són? Davant l’escenari o damunt d’ell? Pot ser tots dos, nosaltres i els altres siguem u. Pot ser Rimbaud tenia raó quan afirmava allò de “jo és altre”.

Hui tenim la sort de tenir un guia que ens ajudarà a passejar per tot aquest món de preguntes sense resposta. Sergi López aconsegueix omplir l’escenari tot sol durant hora i mitja. Un soliloqui aparentment surrealista que amaga una crítica àcida a la societat, a la cultura, als polítics i que també té el seu punt sexual. Un diàleg amb u mateix que dóna la possibilitat a l’espectador d’acompanyar al protagonista. Un viatge que comença al teatre i finalitza a cadascun dels espectadors que no han pogut deixar de sonriure més de cinc minuts seguits i que es queden amb un regust dolç, però també agre. Una sensació de que no només s’ha vist una obra de teatre, sinò que a més s’ha iniciat un procés de reflexió. Tenim la sensació de que s’han posat les cartes boca dalt i ens han obligat a jugar sabent que tenim les de pedrer, però no és dolent, arriba a ser plaent. No tenim clar si estem al paradis, al centre de l’univers o al fons d’un precipici. Som espectador d’un home, o pot ser un milió o pot ser sis o pot ser un lampista o un veï o un cadastre, no té importància, tots són iguals, com dues gotes o garrafes d’aigua.

El text de Jorge Picó i el propi Sergi López no es pot desaprofitar. No deixa canya dreta. Un text que ha estat traduït i adaptat al castellà i el francés i que ha recorregut tots dos territoris collint un fum de reconeixement. Un actor que es transforma en mil personatges (no tants però pot fer-ho sense problemes). Sergi López, un actor… ¡quin actor! Acaba de guanyar el premi internacional Terenci Moiz de les Arts Escèniques i el premi Max al millor actor en català. Tots dos merescuts.

Voy a apagar la luz…

Ací va una de les últimes frases de l’obra –que no revela molt, però m’agradà- sobre la cultura i les subvencions: “tant a València com a Vilanova i la Geltrú, la cultura pública subvencionada, l’acabes pagant tu”. I, no puc acomiadar-me sense fer referència a una de les cançons centrals, inicials i finals de NON SOLUM:

Nosotros, que nos queremos tanto,
debemos separarnos,
no me preguntes más,
no es falta de cariño,
te quiero con el alma,
te juro que te adoro,
y en nombre de este amor
y por tu bien, te digo adiós.

————

L’obra: NON SOLUM. Llengua: català. Durada: hora i mitja. El lloc: Teatre Olympia de València (fins el 27 de febrer). El preu: 15-20 euros que no es tiren a la brossa. Valoració: molt recomanable.

Read Full Post »