Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Educación y enseñanza’ Category


Nowadays it is easier to find computers in a classroom than a teacher. Although I think that students should be taught to use them and know their application in their lives, I strongly believe that it is a huge mistake to leave our children’s education in machines’ hands.

Firstly, many pupils have writing problems because of the use of text editors. That kind of programs check and correct their mistakes immediately. As a result, they would lose their handwriting skills and increase their computer dependence.

Moreover, computers are reducing our children arts and crafts abilities. For instance, it is absolutely impossible to learn how to play music without having a musical instrument in your hands.

In contrast, the teachers who use computers are brought the chance to use audiovisual material that can help the children remember information quickly.

To sum up, I feel that the introduction of computers at schools would be positive if they are used in a good way. However, we must be aware that teachers should be part of our children’s education because there are values and some knowledge that can’t be taught by machines.

Read Full Post »


When we are learning a language, we are taught the standard variety. Think about your own experiences: we have spent more than ten years learning English grammar at school. However, we know almost nothing about the way people speak or use English in their lives. Well, maybe we know that Americans say elevator instead of lift or subway instead of underground, but just that kind of things.

Do we really think that everybody in the United Kingdom speaks the same variety of English? Obviously not. As here, in Spain, depending on the region, we speak with different accents and it’s very easy to guess where we are from due to it. In the UK is the same. For instance, in Liverpool and some other places in Merseyside County, people speak “Scouse”.

What is “scouse”? Moreover being a traditional British dish introduced by Norwegian sailors, “scouse” is a dialect with a typified accent and slang. It is quiet hard to understand it because they use to speak very fast.  Here you’ve got some examples about how “scouse” sounds:

1-Hello my friend! That is nice. That is, my friend.

2- May I have a cigarret, please friend? I requre/want one now.

3-I agree, my freinda. Those sneakers are very appealing.

4-Hello my friend! / Hello my friend! I have to see my brother in the hospital. / Can you lend me a pound, pease, sir? / I only have small cahnge, my friend. / I need some new clothes, my friend.

The “Scouse” was made up to the Liverpudlian sailors that dealt in the port at the beginning of the 19th century. They needed to create their own faster and rhythmic version of English. As they dealt with Norwegian and Danish sailors, they introduced some of the sounds of Norwegian and Danish language in their speaking.

Liverpudlians are very proud of speaking “scouse” up to the point of being called “scousers”. Why are they so proud os “scouse”? I strongly believe that what really join people are neither flags nor history, what really do it is the ability to communicate with others using the same code, the same language because every language represents a specific way to see everything that surround us. That’s because Liverpudlians are very proud of “scouse”.

Finally, I would give you and advice. If you go to a place where is spoken a different language or with a different accent or dialect, you shouldn’t be afraid about it. On the contrary, keep calm, open your mind and your ears and enjoy the diversity. I’m sure you must discover a different way to understand and explain the world.

See also:  Bowl of Scouse

Read Full Post »


There are several reasons to go to university, but people usually do it because they want to reach a better position in their lives (personal development, achieve a god job or earn more money). That’s the reason why, in some cases, people choose a degree depending on the working perspectives of the studies, even when they don’t like studying it.

Can a person be happy doing something he/she dislikes the whole life? I don’t think so. In my opinion, people who have decided to go to university should study what they love without thinking about the money they will earn in the future. Let’s be honest, going to university doesn’t ensure you to get a job, it only gives you the opportunity to have abilities in a subject and be more qualified to perform a job.

Besides, the labor market changes very fast and what today is demanded, tomorrow might not be. Moreover, there are professions that you can’t be tought at university.

Is it necessary to go to university to succeed in life? There are a lot of examples that show it isn’t a requirement. Steve Jobs (Apple), Bill Gates (Microsoft), Mark Zuckerberg (Facebook), James Cameron (film maker)… have succeeded in their professional lives without having finished their university studies. However, even when there are people who have succeeded from scratch, it continues being a rarity that happens once in a blue moon.

Read Full Post »


Have you ever felt the sweat wetting your hands and the shiver on your back before and exam? In that moment your level of nervousness and stress is so high that you can’t be focused on the test. A lot of university students suffer from stress during the period of exams. In an extreme case they aren’t able to pass the proof. There are some factors that explain it.

Exams

The nervous breakdown is more common in the first academic years at university. There are a lot of differences you must realize between the high school and university learning and evaluation system. That’s the first factor could stress you because you have to prepare your own notes and, also, you need to distribute your study time properly. Moreover, you have a lot of new subjects to study. That can make you stress due to you have to learn and memorize it for the first time. Furthermore, you aren’t used to doing six or seven exams within two weeks.

To avoid your nervousness and stress you should be aware of your capacity to keep in mind new things. If you are good at it, you have more options to overcome your stress and you will pass your exams without troubles. However, if you aren’t good enough at it, you don’t have to be worried, there are several solutions. First of all, you need to plan your time well. For instance, making a timetable would be a good idea. As well as this, you have to prepare you own notes. To achieve that you should go to the library to consult different books. Finally, you must choose the most suitable study system for you: doing summaries and diagrams, reading and underlining the text… There are a lot of options.

My experience says to me that if you distribute well your time and you are constant, you will face the exams without problems.

———

exams2Here you have some links with further information:

How to cope with exam stress

Exam time: hints for managing stress

Exams stress/anxiety

Exam stress affects health of one in five students

Exams: Exam Stress 

Read Full Post »


De pequeños somos exploradores de un mundo que cuando crecemos deja de sorprendernos. De pequeños nos dejamos llevar, asumimos riesgos sin temer al fracaso. De mayores somos demasiado cautos como para seguir potenciando nuestra creatividad. Porque todos somos creativos.

Los seres humanos somos únicos. Somos capaces de componer canciones, de escribir novelas, de rodar películas, de crear, de inventar nuevas vidas, de soñar ciudades, edificios… De hecho, vivimos en un planeta completamente imaginario en el que todo lo que nos rodea, incluso la ropa que llevamos o lo que comemos, no es más que el producto final de una idea que surgio de la mente de alguien. Existimos porque imaginamos y cuando desenredamos la capacidad de imaginar de nuestras neuronas y la ponemos a trabajar, sosmos capaces de crear, de avanzar, de tirar adelante nuevos proyectos, de resolver un problema, de afrontar nuevos retos, aunque a veces nos equivoquemos porque tropezar a menudo  nos conduce a una buena idea.  Todos tenemos la capacidadd e imaginar y crear, lo que pasa es que la tenemos que desarrollar.

Esta es la premisa bajo la que Eduard Punset y Ken Robinson hablan de la creatividad en  “Los secretos de la creatividad” [Redes nº89, La2]. El gurú inglés de la creatividad asegura que, con el entorno propicio, todos desarrollaríamos las aptitudes creativas que innatamente poseemos y que, por desgracia, no atendemos.  ¿El problema es la educación? No hablo del colegio, hablo de la EDUCACIÓN que recibimos tanto de nuestra famialia, los profesores, los medios de comunicación, el entorno en general. Y, en éste sentido, sí, la educación es el problema. El economista Xavier Sala i Martín (sí, el de las chaquetas raras que se sentaba detrás de Laporta en el palco) señala como base del problema el hecho de que por primera vez en la histora, los niños saben más que los adutos y ello no se traduce en el sistema educativo. El problema es que se sigue enseñando igual que hace 50 años.  El mundo ha evolucionado, pero no así la escuela.De ahí que Ken Robinson habla de la necesidad de un nuevo paradigma en el sistema educativo. Para Sala el sistema educativo se basa en la premisa falsa de que el profesor tiene la verdad sobre todo. De ahí que sentencie que lo más importante es enseñar a ser críticos.

Hay gente que cuando va a dar su opinión
se anuncia con un redoble
y esperan que le agradezcas que te iluminne
en un derroche de bondad
nos dicen lo bueno y lo malo
pa’ que no caigamos en el error
de hacernos preguntas, pensar o dudar,
o salirnos de algún renglón
.

Tanto Robinson como Sala están de acuerdo, entre otras muchos aspectos, en que la edad no debería ser el divisor en la escuela. Apunta Sala que la gran mayoría de los grandes deportistas han nacido entre enero y marzo (Messi es una excepción, es de Junio) y es así porque a la hora de formar los equipos y de empezar a entrenar se les separó por edades y los que nacioron a principios de año son más grandes que los que nacieron a finales, pero no por ello son mejores o peores, simplementos no se han desarrollado al mismo tiempo.

Para Robinson, los ingredientes básicos de la creatividad son: descubrir aquello que nos motiva (nuestro elemento); tener pasíon por ello (“la creatividad es pasión y la pasión el motor que mueve nuestras vidas y el mundo en el que vivimos”); prácticar, esforzarse y ser disciplinados, y  arriesgar aunque en ocasiones salga mal. Eso es la creatividad que se basa en el ensayo y el error, en equivocarse mil veces para conseguir alcanzar nuestra meta.  Más todavía, el éxito en cualquier disciplina se vasa en el esfuerzo.

La creatividad no entiende de profesiones, sólo de esfuerzo y pasión por lo que uno hace.

El principal objetivo del sistema educativo es crear a los líderes, médicos, informáticos, científicos… del futuro. Se educa para el futuro cuando éste es desconocido, incierto. Pero, además, se educa para que todos los niños lleguen a la universidad, el sistema educativo está orientado a ello. ¿Es necesario? Sala señala que si uno es bueno en lo que hace ganará dinero. Y así es. Siempre que se le dedique tiempo y esfuerzo. Robinson habla del marido de Nadia Comăneci, Sala del Circo du Solei, Punset de una bailarina francesa… Todos ellos se dedicaron a disciplinas artísticas. El mundo sería tremendamente aburrido sin el arte (y estéticamente deprimente). Si de pequeños pudiésemos seguir nuestro instinto sin ser frenados por el sistema, posiblemente llegaríamos al mismo punto, pero también nos sentiríamos más realizados. Si cuando empezamos a tocar un instrumento, a bailar, a correr, a saltar, a nadar, a patirnar, a dibujar y pintar… no nos hubiesen coartado seríamos más conscientes de nosotros mismos. De quiénes somos y cómo somos. No se trata tanto de llegar a ser un artista/deportista de éxito, sino de ser mejor persona. No se trata de impartir nuevas asignaturas, sino de enseñar a vivir nuevas experiencias, sentimientos. La creatividad, la autoestima, las relaciones interpersonales… deberían de potenciarse al máximo durante los primeros años de nuestra educación.  A partir de ahí, se puede ser médico, fontanero, barrendero, panadero, peluquero, pintor, químico, dentista, profesor o lo que se quiera. Pero lo primero no son ni las matemáticas ni la lengua, lo primero es el desarrollo del ser humano como tal.

Lo que quiero llegar a explicar es que no necesario ser universitario (“los títulos no valen nada” apostilla Robinson) para ser algo en la vida. No es necesario dejar de lado la vertiente artística/deportiva/creativa que llevamos dentro. Hay que abolir la supremacia del pensamiento de que los más inteligentes son los que más han estudiado. Hay que desbancar la supremacía de la inteligencia académica sobre el resto.

En Hora 25, (14/10/11), se debatió sobre la importancia de las materias artísticas en la escuela para el desarrollo de los niños. El ejemplo elegido fue la música. Se trata de un proyecto destinado a educar a oyentes de música clásica. Pero más que eso, yo me quedo uno de los comentario iniciales de Àngels Barceló sobre las actividades extraescolares y la elección de los padres al respecto porque son ellos y no los niños los que eligen qué quieren hacer en sus horas libres. Se trata más de rellenar horas en las que los padres no pueden hacerse cargo de sus hijos que de que los niños desarrollen sus capacidades, hagan lo que quieren y disfruten de ello aprendiendo lo que les gusta.

Ahora en España se habla de recortes y se pone el punto de mira en educación y sanidad. ¿Es el momento adecuado para reformular el sistema educativo? Aunque no lo sea lo van a hacer, cada cuatro años toca una sesión de chapa y pintura que no lleva a ninguna parte. Sin embargo, alguna vez espero que aprendamos de los errores cometidos en el sistema educativo. Ahora más que reformar, se va a recortar y eso implica reducir profesorado, principalmente. La reorganización de materias, la utilización de nuevas fórmulas de aprendizaje más centradas en el alumno, más cercanas a sus necesidades. Puede que sea una buena idea seguir el eslogan de una campaña publicitaria (Sra. Rushmore) de un banco: hay que “desaprender” para seguir aprendiendo. Yo no hablo de incluir más asignaturas, sino de enseñar más allá de los números y las palabras. Enseñar a ser uno mismo, a desarrollar nuestras capacidades en todos los ámbitos. Aprender a vivir y disfrutar antes incluso que aprender a multiplicar. Hablo, en definitiva, de más contenido en lugar de más asignaturas, de más calidad y no de más cantidad.

Sólo si comprendemos que ser creativo es un proceso material para el que hay que adquirir destreza y práctica poderemos enseñarlo. Me parece que deberíamos enseñarlo tan meticulosamente como enseñamos a leer o esnseñamos matemáticas y no solamente las disciplinas artísitcas sino en l ciencia y las humnidades.

Así termino, citando a Robinson.

Read Full Post »


Se ha terminado el verano, al menos oficialmente porque buen tiempo sigue haciendo. Ha empezado el curso académico para los pequeños y los mayores. Ya no hay niños correteando por las calles corriendo a que sus madres les den la merienda mientras ellos no despegan los ojos de la videoconsola. Así de triste: los niños de hoy en día no juegan entre ellos o al menos no tanto como deberían. Ya no es la televisión la culpable, ni los cursos de vete-a-saber-qué a los que sus sufridos padres les apuntaban para quitárselos de encima mientras ellos trabajaban. Los cursos siguen existiendo, la televisíon también y las videoconsolas e Internet le ganan la batalla a todo esto. No culpo a los horarios de trabajo, hay que comer… Culpo a copiar los estereotipos de los adultos en los niños. Culpo a que cada vez hablamos menos y contactamos más con los que más cerca tenemos por las redes sociales y sucedáneos que en persona. Culpo a que si no hay una maquinita de por medio parece que nos tenemos miedo unos a otros. Esos pequeños diablejos que rondan por casa no deben crecer intermediados por máquinas. No hay nada mejor que pegarse hostias (sí, hostias) en la calle mientras juegas al pilla pilla o al escondite o montas en bici o juegas con el balón o a las canicas/tazos/chapas… No hay nada mejor que comentar los dibujos animados e imitarlos jugando en el patio del colegio. No hay nada mejor que ir a tus padres con la libreta de matemáticas a que te saquen de apuros y ver como se rebanan los sesos intentando recordar como se hacía una raíz cuadrada o como se dividía llevando.  No hay nada mejor, digo, que el contacto real con los que tenemos cerca. No seré yo quien diga que la tecnología no nos ha ayudado, pero también nos ha hecho perder un poco de nosotros mismos, nos ha distanciado.

Una de las historias que recuerdo del verano es la de la “Horchata”. Una pregunta y una respuesta que, aunque no tienen nada de original, recuerdo con cariño. La hache, letra muda y no siempre valorada, fue la culpable. Yo nunca me llevé bien con ella (al igual que con la b, la v, la g y la j, sí ya sé que lo de las dos últimas es para matarme, pero ya lo tengo superado) y cuando llegaba el verano siempre preguntaba: “Mama/papa, ‘horchata’ se escribe con ‘h’ o sin ‘h’? y mi madre o mi padre me contestaban: “con ‘h’, sin ‘h’ sería ‘orcata de cufa'”. Seguro que los niños de hoy en día, en lugar de preguntar a sus padres, preguntarán a Google… En mis recuerdo siempre estará mi familia y mis amigos: jugando, riendo, aprendiendo cosas nuevas (montar en bici es todo un clásico). Espero que los niños de hoy en día, cuando piensen en su infancia tengan algo mejor que recordar que un videojuego o la pantalla del ordenador.

Ya sé que suena catastrófico y poco halagüeño, pero lo veo así y no me gusta. O nos dejamos de tonterías o esto es lo que hay. Y sí, lo digo escribiendo en un blog. No he dicho que no se pueda compaginar todo, que se puedo, lo que no debe ser es que la tecnología nos domine y se inmiscuya en todos los aspectos de nuestra vida hasta el punto de sabotear hasta las relaciones interpersonales. Una cosa es el avance tecnológico y otra muy distinta que parezcamos máquinas todo el día con botones en los dedos, cargadores de mil y un aparatejos por los cajones y con una dependencia cada vez mayor a todo objeto con conexión a Internet. Una cosa es la tecnología y sus avances, digo, y otra muy distinta la dependencia a ella.

Read Full Post »


Como una manada de lobos que se cierne sobre su presa, así planea la vagancia sobre el lector y la pesadilla del estilo sobre el escritor. Seamos sinceros, el lector no lee a pesar de tener tiempo suficiente para ello, de tener a su alcance todo tipo de textos, poder leer de mil y una maneras y en tantos lugares como sea capaz de imaginar. Ahora bien, para el escritor tampoco es un camino de rosas escribir.

Leer no es fácil y mucho menos si tenemos en cuenta que nadie nos enseñó a hacerlo, pero sí nos obligaron a ello en la escuela, el instituto y la universidad. Nos mostraron la lectura como un enemigo, como un raptor de tiempo libre. Como un ser necesario, pero no placentero. Leer no es sólo pasar la vista por encima de un texto, es mucho más. Por ello, algunos aunamos un poco de fuerza de voluntad y muchas dosis de paciencia y tiempo e intentamos aprender a disfrutar de éste exquisito placer. Pero, ¿qué será de nosotros, de aquellos que de forma autodidacta aprendimos a amar la letra impresa, ahora que vemos trucar la lectura en papel por la lectura digital? ¿Quién se apiadará del humilde discípulo y le ayudará a reaprender a leer? Seguramente, nadie, será el mismo el que tenga que volver a aprender.

Pero escribir tampoco es fácil. Sobre el escritor acecha la sombra de la búsqueda del estilo propio. En la actualidad, además, parece que para muchos escritores “no cuenta el asunto de que se escribe, no cuenta acertar o desbarrar, no cuenta ni siquiera lo literario como tal, sino que sólo cuenta Fulano”. Las duras palabras de Fernando Savater en Despierta y lee nos acercan a la parte egocéntrica del escritos. Aquella por la que puede sucumbir a la fama en lugar de al arte de jugar con las palabras. Un buen escritor nunca debe perder de vista que lo más importante de una obra no se encuentra en la cubierta, sino en las páginas que ésta guarda. El buen escritor, ante todo, debe dejar de lado sus temores y desnudarse ante el lector. Debe, como buen pastor, luchar para que el lobo, se convierta en un animal en peligro de extinción, y así los descarriados rebaños de ovejas lectoras no se amilanen ante él y disfruten devorando el texto que les brinda su pastor. Por su parte, el escritor egocéntrico, debería dedicarse a escribir cuadernillos de caligrafía, eso sí, con mucho estilo y facilitando que otros le imiten, le copien letra a letra.

El lobo, Caperucita y los tres cerditos

Tanto en el bando de los lectores como en el de los escritores, encontramos dos posturas enfrentadas: los amantes de los clásicos por encima de todo y los amantes de la buena lectura sea cual sea su procedencia. Éste grupo debería prevalecer sobre el primero. Para los puristas, la bestia maligna parece ser el best-seller. No se dan cuenta de que lo importante de un libro no es el número de ejemplares que se hayan vendido, sino que despierte en nosotros, los lectores, el gusanillo de la lectura. Y si además enriquece nuestra experiencia mejor que mejor. ¡Qué más dará si un lector, ahora apasionada por la lectura, empezó leyendo el superventas del verano! ¿Quién digo que la calidad está reñida con el negocio? Lo importante, al igual que en la construcción de una casa, es empezar por los cimientos y que el material sea bueno. Y la calidad no siempre está reñida con los best-sellers.

El escritor, al igual que en el cuento de Los tres cerditos, debe saber huir y resguardarse bien del lobo, y el lector debe ser como Caperucita roja, puede ser engañado, pero tarde o temprano acabará descubriendo la verdad y enmendando sus errores. No podemos olvidar que crecimos acunados por cuentos infantiles y nada mejor que ellos para mostrarnos el buen camino.

Patricia Pastor.

Read Full Post »

Older Posts »