Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 15 julio 2014


Columna radiófonica emitida el 9 de julio de 2014 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’) – Última columna de la temporada

Asignatura pendiente

A nadie se le escapa que acceder a una beca o a un puesto de trabajo en los tiempos que corren se cotiza más que el oro. Cada vez hay más requisitos, más letra pequeña, más competencia y menos vacantes.

En un intento por facilitar o intentar equilibrar la balanza, el Gobierno y la Conselleria d’Educació se han puesto manos a la obra y han presentado sus medidas estrella del verano. Desde la administración central se ha planteado un nuevo programa para intentar reducir las nefastas cifras de paro juvenil; mientras que la Generalitat trata de paliar la situación de precariedad que padece uno de cada cuatro niños en la Comunitat.

El Consejo de Ministros aprobó el viernes el “Plan de Garantía Juvenil” para facilitar la inserción laboral de los jóvenes entre 16 y 25 años. A pesar de que la medida deja fuera a un amplio espectro de parados, según el INE 840.000 jóvenes podrían beneficiarse, al menos, durante 6 meses. Eso sí, siempre que cumplan con todos los requisitos para acceder a las ayudas, ofertas laborales, prácticas y formación que se han anunciado a bombo y platillo. El problema, como siempre estará en la letra pequeña.

Algo similar ocurre con las ayudas de comedor en la Comunitat Valenciana. Con el mismo presupuesto del curso anterior, 78.6 millones de euros, se otorgarán más becas del 100% y menos de ratios inferiores. Es decir, aumenta el porcentaje de ayudas completas, pero se reducen las ayudas parciales.

En ambos casos, el equilibrio era difícil. Es muy complicado ser equitativo cuando el presupuesto no da para más y las necesidades no dejan de crecer. Pero, a pesar de las buenas intenciones, puede que a la vuelta del verano los problemas sigan ahí. Mientras no se eliminen los parches temporales y se atajen los problemas desde una perspectiva global seguirán quedando asignaturas pendientes.

Read Full Post »


Shopping on creditThe plastic money’s use has been increasing outstandingly in recent years. However, even when we are used to paying by credit card, we are not completely aware of neither its advantages nor its disadvantages.

On the plus side, credit cards can be used in both actual and virtual shops and all of our purchases are registered in our bank account so we can control easily our budget. Moreover, plastic money is safer than paying in cash, especially when a huge amount of money has to be paid. Besides, credit cards always allow us to have money on and if we travelled abroad, exchanging currency wouldn’t be necessary. What is more, even when we get our wallet stolen, there are some safety mechanisms that protect our savings from the pickpockets.

However, paying by card has drawbacks too. For example, although credit cards’ use has spread widely, there are establishments where we only can pay in cash or they don’t accept credit cards if the amount of money is rather small. Furthermore, as plastic money seems to be endless, it encourages us to buy things we don’t actually need or even can’t afford. That can lead us to lose our shirt. Finally, using credit card doesn’t protect us from having our money stolen while withdrawing, or from having our credit card cloned and misused.

In conclusion, paying by credit card can be certainly useful as long as we are conscious that money doesn’t last forever. As a thrifty person, I prefer paying in cash for my daily shopping and using plastic money just for large payments. If a piece of advice can be given, you won’t never regret following what the idiom says: “a penny saved is a penny earned”.

Read Full Post »


Columna radiófonica emitida el 2 de julio de 2014 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’)

Según el artículo 14 de la Constitución, todos los españoles somos iguales ante la Ley. Pero como el papel es muy sufrido y todo lo aguanta, en el mismo texto constitucional encontramos otros artículos que otorgan privilegios a ciertos cargos públicos a la hora de pasar por los juzgados y que, a pesar de que no contradicen por completo el principio de igualdad jurídica, lo acota bastante. Me refiero a la figura del “aforado”, la razón por la que muchos cargos políticos envueltos en supuestos cargos de corrupción se aferran con uñas y dientes a sus puestos para evitar ser “degradados” a los juzgados de primera instancia.

Puede que nos hayan eliminado del Mundial a la primera de cambio, pero en el ranking de aforamientos, vamos en cabeza. España es una excepción en Europa y en el mundo. En Francia, son aforados el presidente de la República, el primer ministro y los ministros. En Italia y Portugal sólo el presidente del gobierno ostenta este privilegio y, en países como Alemania, Reino Unido o Estados Unidos no hay aforados.

Estas cifras contrastan con las del selecto club de los aforados españoles en el que encontramos senadores, diputados, el presidente del gobierno y los ministros, los presidentes y diputados autonómicos, jueces, fiscales… y un largo etcétera que suma 10.000 personas. Somos una excepción y ganamos por goleada.

Pero no sólo somos los primeros, también somos los más rápidos a la hora de ampliar la lista de aforados. El ejemplo más claro: la ley exprés aprobada por el PP, Foro Asturias y UPN para aforar al rey Juan Carlos y la Familia Real, cuyo proceso arroja más sombras que luces a la ya de por sí deteriorada imagen de la institución monárquica.

¿Hay demasiados aforados? Sí y no es populista plantear que se reduzca su número, al contrario, es acercarnos a Europa. Aunque puestos a proponer, además de reducir el número de aforados, yo propondría que se aforasen nuestros derechos. Ya que de por sí la Constitución parece no ser suficiente para garantizarlos, blindémoslos para hacerlos valer. Puestos a pedir, pidamos más derechos y menos privilegios.

Read Full Post »