Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 3/04/13


Columna de opinión radiófonica emitida el 3 de abril de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Con cuatro o cinco años aprendemos la primera lección de economía de nuestra vida: no se puede gastar más dinero del que se tiene. La aprendemos cuando queremos comprar el quiosco entero y acabamos con dos bolsas de gusanitos y tres piruletas. Con los años, descubrimos que esa primera enseñanza, no era del todo cierta. Descubrimos que nos podemos endeudar, con límites, siempre que seamos capaces de devolver el dinero en el futuro y no nos veamos encerrados en el juego de pedir dinero para pagar lo que ya debíamos.

Siendo estas lecciones tan evidente, parece mentira que ninguna administración  (ni local, ni provincial, ni autonómica, ni estatal) ninguna, lo haya comprendido todavía.  De todos los ejemplos posibles, me quedo con el de la Comunidad Valenciana, por ser de los más sangrantes.

La Comunidad, o lo que es lo mismo, todos los valencianos, debemos a bancos, empresas, ayuntamientos y entidades, 36.200 millones de euros. O lo que es lo mismo, la Comunidad debe tres veces el presupuesto autonómico anual. Una cantidad que no se ha frenado ni con recortes, ni con inyecciones de dinero del gobierno central.

A la desorbitada deuda de la Generalitat, le debemos que todos los grupos políticos de les Corts*, se hayan puesto de acuerdo: la solución es exigir la modificación del modelo de financiación autonómica. Un sistema de financiación que, según el presidente Alberto Fabra, “maltrata a la Comunidad Valenciana”.

Mientras Fabra suplica al Ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, se lo toma con calma y eso que Cataluña, Madrid, Baleares y Murcia también le exigen más dinero.

La opulencia de los años dorados del ladrillo consiguió enmascarar la deficiente financiación autonómica. Los eventos y las infraestructuras de dudosa utilidad y costoso mantenimiento proliferaron por todo el litoral. Roto el espejismo del ladrillo, el “sálvese quien pueda” se ha instaurado en la Comunidad.

Puede que la política de grandes eventos e inauguraciones, nos situase en el mapa, aunque fuese el del despilfarro y la corrupción. Lo que es seguro es que la deuda y sus intereses, van camino de situarnos en un mapa muy distinto, uno en el que nadie quiere estar, el de los estados y autonomías quebradas.

Por mucho que lo que se pida sea justo, la Generalitat debería repasar algunas lecciones básicas de economía, sobre todo aquella que aprendimos de pequeños y que dice que no podemos gastar más de lo que tenemos.

*En el audio digo Consell (incorrecto) en lugar de les Corts (correcto).

Read Full Post »