Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 25 febrero 2013


There are several reasons to go to university, but people usually do it because they want to reach a better position in their lives (personal development, achieve a god job or earn more money). That’s the reason why, in some cases, people choose a degree depending on the working perspectives of the studies, even when they don’t like studying it.

Can a person be happy doing something he/she dislikes the whole life? I don’t think so. In my opinion, people who have decided to go to university should study what they love without thinking about the money they will earn in the future. Let’s be honest, going to university doesn’t ensure you to get a job, it only gives you the opportunity to have abilities in a subject and be more qualified to perform a job.

Besides, the labor market changes very fast and what today is demanded, tomorrow might not be. Moreover, there are professions that you can’t be tought at university.

Is it necessary to go to university to succeed in life? There are a lot of examples that show it isn’t a requirement. Steve Jobs (Apple), Bill Gates (Microsoft), Mark Zuckerberg (Facebook), James Cameron (film maker)… have succeeded in their professional lives without having finished their university studies. However, even when there are people who have succeeded from scratch, it continues being a rarity that happens once in a blue moon.

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 20 de febrero de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Cuentan con ciento setenta y siete años a sus espaldas. El paso del tiempo, y el fortalecimiento de los ayuntamientos, las relegó a un segundo plano. Entre el municipio y la administración autonómica, las diputaciones se han convertido en instituciones testimoniales de la descentralización política y del caciquismo provincial, cuya utilidad es más que cuestionable.

Las diputaciones se han convertido en el Parlamento Europeo del ámbito provincial. Son el lugar idóneo en el que colocar a antiguos cargos políticos con los que ya no se sabe qué hacer.

Ahora que la crisis aprieta y que las arcas no pueden mantener ni competencias duplicadas, ni tantos cargos designados a dedo. De ahí que el gobierno aprueba la reforma de la administración local. Una reforma que va de los cimientos al tejado. De los ayuntamientos a las diputaciones, pasando por mancomunidades y otras instituciones de carácter local.

Fachada diputación de Alicante

Fachada de la diputación provincial de Alicante

Bajo la bandera de la austeridad, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, fue el encargado de anunciar que la reforma supondrá un ahorro de más de 7.000 millones de euros. Ojalá me equivoque, pero estando como estamos tan acostumbrados a previsiones que no se cumplen, todo indica que nos encontramos ante un nuevo ‘cuento de la lechera’ que terminará con menos dinero del esperado en las cuentas públicas.

En el ámbito local, ¿qué supone la reforma para un ayuntamiento como el nuestro (Monóvar)? Por ejemplo, supone que uno de los actuales concejales se quede sin sueldo, ya que sólo cinco podrán mantenerlo según los baremos que recoge la reforma. Otro ejemplo, a partir de ahora el sueldo del alcalde se fijará por ley.

Ya que hablamos de dinero, esta semana la Generalitat ha pagado gran parte de la deuda que mantiene con nuestro ayuntamiento. Un poco de luz al final del túnel para las arcas municipales. Sin embargo, continúan sin aprobarse los presupuestos municipales por segundo año consecutivo. Ayer, el alcalde, Salvador Poveda, volvía a decir ante estos micrófonos que  la culpa es de la oposición y de su política del “no por el no”. Lo que al alcalde se le olvidó mencionar es que la política del no la llevan a cabo tanto los grupos de la oposición como el propio grupo de gobierno. Al PP se le olvida que no puede gobernar en minoría usando los mismos mecanismos que cuando se tiene mayoría.

——

Te interesará…

… el programa en el que Jordi Évole (Salvados) entrevistó al Vicepresidente segundo de la Diputación de Alicante, César Augusto Asencio. El vídeo aquí.

…los siguiente documentos que la Moncloa ha hecho públicos sobre las reformas ralizadas en España, entre las que se encuentra la de la adminsitración local (Las reformas del Gobierno de España. Determinación frente a la crisis) y el documento específico sobre dicha reforma (Reforma para la racionalización y sostenibilidad de la administración local).

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 13 de febrero de 2013 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Sol, playa, toros y fiesta. Vivir del turismo no es malo. Centrarse en él como único motor económico, sí lo es. Lo hemos visto con la construcción: la burbuja inmobiliaria nos estalló en las manos cuando creíamos que el ladrillo iba a ser rentable toda la vida.

El turismo como bandera de las bondades de España, como motor de la denominada ‘marca España’, empieza a mostrar signos de cansancio. Siguen viniendo turistas, pero lo hacen más por costumbre que por considerarnos un destino atractivo.

La ‘marca España’ tiene un problema. Nuestro país no consigue hacerse valer como marca potente en el exterior. La crisis económica y la corrupción políticas nos están pasando factura.

Durante más de cuatro décadas hemos sucumbido al éxito a corto plazo. Hemos pasado el tiempo mirándonos el ombligo, alabando nuestras fortalezas, sin comunicarlas al exterior porque no sabemos vendernos.

Tenemos los mejores vinos, el mejor aceite de oliva, las mejores playas, la mejor moda y el mejor calzado. El jamón serrano no admite discusión. Nuestros deportistas se encuentran entre los mejores del mundo. Exportamos arte y cultura. Capitaneamos empresas punteras del sector eléctrico y las telecomunicaciones. Exportamos talento. Sin embargo, nosotros cardamos la lana y otros se llevan la fama.

Últimamente oímos hablar mucho de la ‘marca España’ como si fuese una tabla de salvación a la situación que atraviesa nuestro país. Un país que se desvive por perdurar un modelo económico obsoleto, aquel que retrataba a Alfredo Landa, José Luis López Vázquez y Paco Martínez Soria babeando por las suecas en las playas de Marbella.

Paco Martínez Soria y su ‘harén’ de suecas

La ‘marca España’, como creación política, no conduce a nada. El esfuerzo realizado por empresa, personalidades y gente anónima de nuestro país no puede ser utilizado por el gobierno de turno para apuntarse tantos a su favor. No sirve de nada distinguir al piloto Fernando Alonso, al actor Antonio Banderas, al cocinero José Andrés o a la organización Nacional de Trasplantes, como embajadores honoríficos de España si no se realizan las inversiones necesarias para potenciar el talento y premiar el esfuerzo dentro de nuestras fronteras.

Read Full Post »


One of the mos interesting aspects in Greek mythology is the way gods are shown. They seem to be like humans because they act according to their loves and hates, but they are immortal and can meddle in the human lives and fates with their decisions and acts. Nevertheless, one of their features that catches my attention is that Greek gods are vulnerable: they can be taken in. There is, at least, a myth that shows it. I am talking about Zeus‘ deceive myth that appears on the fourteenth chapter of  Iliad. Furthermore, another thing I like about Greek mythology is the influence it had on several cultures and civilizations after it.

hespérides

Roman was the more influenced civilization by Greeks. Since then, there were several myths and legends that have arrived at our days through the Christian religion. For example, the sequence of Greek creation’s myth is similar to Christian one. Besides, Adam and Eve‘s apple passage may have been influenced on Hesperides and Ladon’s myth. They were three sisters deities and it, Landon, was an a hundred-headed snake. All of them guarded the golden apple tree of their garden.

However, Christian religion is not the only one that has been influenced by Greek legends. There is a Scandinavian myth that takes after the story of Charon. It is known as “flying Dutchman“. In both cases, the character was the only person that could sail between the land of the living and the dead. Nonetheless, in the case of Charon, he demanded a price for the route (the way dead people achieved to pay the bill was been put a coin on their lips -or two coins on their eyes, depending on the version- in the moment of their burial). Even, this must have been influenced by Egyptians and their costume of burying people with their wealth. Thereby, as one of the richest cultures and mythologies, Greek civilization as influenced by previous cultures at the same time it influenced on religions, cultures and legends after it.

Last but not least, if you want to know the origin of woman vampires, you must read the Lamia’s myth that is one of the first references about it in literature. She had her children killed in front of her eyes by Hera, wife and sister of Zeus. As a revenge, she got used to killing children and drinking their blood. If Heras had not killed her children, Lamia would have never become a vampire and Jewish could not have used this story to create the myth of Adam’s first wife, Lilith.

Read Full Post »


Columna de opinión emitida en el programa “Pa que veas” de Radio Monóvar dentro de la sección “En el punto de mira” (06/02/2013).

El tiempo es relativo, sobre todo si hablamos de justicia y periodismo. Mientras que en el periodismo la inmediatez, es la máxima a seguir. La justicia es más sosegada, más pausada. Podemos exigir mayor rapidez a la hora de poner en marcha un proceso judicial o cuando este se vuelve interminable, pero no podemos exigir que la justicia, como el periodismo, sea inmediata.

Tras la publicación en El País de los papeles de Barcenas, la supuesta contabilidad B llevada a cabo por los ex tesoreros del Partido Popular Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta, se ha abierto la veda de los juicios paralelos. La prensa alimenta a la opinión pública con declaraciones y supuestas pruebas de la veracidad o falsedad de las informaciones publicadas. Los medios de comunicación cumplen así su función de mantener informados a los ciudadanos y ello propicia que el tribunal de la opinión pública se pronuncie. Los presuntos culpables ya han sido juzgados y condenados en los medios de comunicación sin intervención de la justicia.

Luis Bárcenas, extesorero del Partido Popular

La presunción de inocencia se desvirtúa. Sobre todo cuando la responsabilidad política se confunde con la responsabilidad jurídica. Cuando un político español se ve envuelto en un supuesto caso de corrupción, la dimisión es lo último que se le pasa por la cabeza. Aquí nadie deja su silla, ni su sueldo. Hacerlo sería reconocer su culpabilidad, sin que mediase sentencia de por medio.

Reconocer la incapacidad de seguir ejerciendo un cargo es incompatible con la clase política española. Sin entrar a valorar si el presidente del Gobierno, debería o no dimitir de su cargo como le exigen, entre otros, el Partido Socialista , Mariano Rajoy y, por extensión, el Partido Popular, deben llegar hasta el fondo de la cuestión y deben hacerlo lo antes posible. La situación de nuestro país, tanto política, económica como social, no admite ni titubeos, ni teorías conspiratorias.

La estrategia de comunicación del Partido Popular tras estallar el caso Bárcenas ha sido nefata. El Presidente del Gobierno tardó tres días en dar la cara ante los ciudadanos y lo hizo jugando al gato y al ratón con la prensa, parapetado por un televisor de plasma, sin admitir ninguna interpelación. Aquello era un monólogo y no precisamente de humor. Su discurso, el mismo que mantuvo junto a Angela Merkel en rueda de prensa, vuelve a ser contradictorio. Rajoy repitió el mismo error que comedio el pasado jueves la secretaria general del Partido Popular, Mª Dolores de Cospedal. No se puede decir que algo es completamente falso y, a la vez, parcialmente verdadero.

En política, además de la verdad, cuentan las formas. Un político, como le ocurría a la mujer del César, no sólo debe ser honrado, además, debe parecerlo porque la confianza de los ciudadanos no se gana en las urnas y dura cuatro años. La confianza de los ciudadanos se gana con hechos, más que con palabras.

Read Full Post »