Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 29 noviembre 2012


Columna de opinión radiófonica emitida el 28 de noviembre de 2012 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Este any no hem fet cas i hem anat a la fira sense diners. Bé, més que sense diners, hem anat a la fira i hem mirat i remirat i a l’hora de comprar, ens ha costat més que altres anys rascar-nos la butxaca.

No només es culpa de la crisi, pense que també ha influït que la fira haja estat dividida en dos caps de setmana. Perquè esta era la principal novetat d’este any. I tot i que al principi la falta de llum a una bona part del poble i la puja van deslluir un poc el primer cap de setmana, al cap i a la fi, no ha estat tant malament com em pensava. Això sí, m’agradaria fer tres suggeriments per a properes edicions: el primer que, a poder ser, les paradetes siguen més variades. El segon, que la Fira Oulet no quede tan apartada de la resta. I l’últim, més que un suggeriment, es una queixa: ¿què ha passat amb el dilluns de fira? Sí, ja sé que han traslladat aquest dia no lectiu a altra data, però a mi em sembla que ens hem carregat una tradició molt nostra. Ja sé que ens podem firar durant tota la fira, però no hi ha millor excusa per a no anar a escola un dilluns que passejar per la fira i comprar-te un joguet. I això, els xiquets de Monòver ja no ho poden fer.

I ja que parle de “firar”, hui, del que volia parlar-vos, a més de la fira, és d’una iniciativa que, pot ser no ens traga de la crisi, però, com diuen, tota pedra, fa paret.

És tracta d’un gest tant senzill com comprar els regals de Nadal o fer la compra  o comprar qualsevol cosa als comerços locals, tant d’ací, de Monòver, com dels pobles dels voltants.

Ens sorprendríem de lo equivocats que estem quan pensem que als grans magatzems els productes són més barats. Clar està, hi ha de tot, però ja que ara més que mai mirem i remirem i tornem a remirar abans de comprar, no estaria gens malament fer una ullada als xiquets comerços. I, quan parle de comerços incloc tant a les tendes, com al mercat, com a les xicotetes empreses locals.

Com ja he dit, açò no ens sacarà de la crisis, ni a nosaltres ni a ells, però estarem ajudant a que un familiar, un amic, un veí o nosaltres mateixos conservem el lloc de treball.

D’esta sols eixirem si ens ajudem uns als altres i aquest és un dels moltíssims grans d’arena amb els que construir junts una gran muntanya.

Cartel de “La casita de Wendy”

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 21 de noviembre de 2012 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

Un parche urgente que continúa beneficiando a la banca. Así podría calificarse el Decreto Ley con el que el gobierno ha intentado atajar el problema de los desahucios.

Una medida que, a pesar de sus limitaciones, garantiza la cobertura y protección de las familias más vulnerables a la vez que permite que los bancos continúen incrementando los intereses de la deuda. Está claro que el decreto, por sí sólo, no servirá para nada si no va acompañado de una reforma más profunda.

En todo este asunto, lo que resulta lamentable es que los políticos hayan tardado tanto en reaccionar. Da la sensación de que a la clase política le ha pillado el problema por sorpresa, como si los políticos fuesen ajenos a la realidad que les rodea.

Todavía más lamentable es que de la reunión que PP y PSOE mantuvieron la semana pasada, no haya salido ni una sola propuesta conjunta. También es verdad que en esa reunión faltaba el resto de partidos políticos, y sobre todo, faltaba el colectivo de afectados y las plataformas ciudadanas que tratan día a día de frenar los más de 500 desahucios que se producen en España.

Es normal que ante esta situación, las disculpas esgrimidas por Rubalcaba sean insuficientes. El PSOE, mientras estuvo en el gobierno, no cambió la Ley Hipotecaria. Por eso, que ahora varios alcaldes socialistas amenacen con retirar fondos de las entidades que prosigan con los desahucios, suena irrisorio. Más si sabemos que esos mismos bancos se han beneficiado del rescate financiero, han perdonado parte de la deuda a los partidos políticos y han permitido que centenares de familias pierdan su casa y sus ahorros.

Hay quien propone la dación en pago: la entrega del piso a las entidades financiera para saldar la deuda contraída; también están los que prefieren incentivar el alquiler en lugar de la compra y, después, está el presidente de la Asociación Española de la Banca, que aboga por construir más viviendas y aumentar los créditos hipotecarios, como si no supiese que en España hay 89.000 viviendas construidas y vacías [sólo contabilizando las que se ‘queda’ el “banco malo”], mientras que muchas familias no tienen un techo bajo el que dormir.

El Tribunal de Justicia Europeo ya se ha pronunciado al respecto de nuestra ley hipotecaria y, a pesar de que nos haya dado un tirón de orejas y haya calificado algunas clausulas como abusivas, aquí no ha pasado nada. Por el momento, la posibilidad de acogerse al decreto continúa siendo la única esperanza de las familias en riesgo de desahucio.

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 7 de noviembre de 2012 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

El silencio puede convertirse en el ruido más ensordecedor o en el sonido más apacible. Sin embargo, cuando nos referimos al ámbito político, el silencio se convierte en un arma que causa recelo. Algunos políticos se sirven de él para desviar la atención y centrarla en temas que, a su juicio, son más importantes. Y los hay que incluso lo utilizan como excusa para no alimentar polémicas. O, al menos, eso dicen.

Sea cual sea el uso que se le quiera dar, el silencio político suele suscitar desconfianza. ¿No les parece sospechoso que el GIMV, con Emilio Orgilés a la cabeza, no haya hecho ninguna declaración tras la denuncia interpuesta contra Desiré Bellot y su hermano por el caso del alumbrado del polideportivo? La edil popular no dudó en alzar el teléfono y hablar ante los micrófonos de Radio Monóvar, mientras el GIMV prefirió guardar silencio. Por no nombrarlo, ni aparece en el minúsculo apunte político del grupo independiente en El Veïnat.

El GIMV tampoco ha abierto la boca cuando el alcalde, Salvador Poveda, les ha tildado de derrochadores por querer gastarse 440.000€ en la piscina cubierta. ¿Será que el GIMV no habla porque guarda un as bajo la manga y está esperando el mejor momento para romper su silencio?

Más que silencio, el BLOC lo que ha sufrido es un claro caso de amnesia transitoria. Antes de formar parte del gobierno, el partido de José Ginés denunció la subida de tasas, entre ellas la de la basura. Mientras estaba en el gobierno, olvidó la denuncia y congeló las tasas. Y, ahora que está en la oposición, recuerda la sentencia y trata de hacerla efectiva.

El PSOE tampoco se libra. Ellos sí hablan, pero una cosa es hablar y otra muy distinta actuar. En el tema de la basura, por ejemplo, el PSOE se queja y critica la actitud del PP, el GIMV y el BLOC, pero tampoco realiza ninguna acción para hacer efectiva la sentencia y que a los monoveros se nos pague lo que se nos cobró de más.

Y, a todo esto, ¿qué hace el PP? En la mayoría de los casos, prefiere quedarse al margen mientras los partidos de la oposición se echan los trastos los unos a los otros. Eso sí, entre sentencia y denuncia, el PP se posiciona y habla de logros y austeridad en el gasto público. Ya están las arcas lo suficientemente mal, como para ir despilfarrando dinero y palabras.

¡Qué diferentes son las cosas en campaña electoral! Ahí a los políticos les gusta más hablar que un caramelo a un niño. Eso sí, no siempre puede decirse que sus  palabras sean mejores que sus silencios.

Read Full Post »


Columna de opinión radiófonica emitida el 31 de octubre de 2012 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’).

El viernes conocíamos los datos de la última Encuesta de Población Activa: uno de cada cuatro españoles está desempleado. España supera así la tasa de desempleo de Grecia, uno de los países intervenidos por la Unión Europea.

A pesar de este signo de empeoramiento económico, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Bañez, ve “señales esperanzadoras” en la economía española. Días antes, durante el debate de los Presupuestos Generales de Estado, el ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguraba que 2013 será el último año de recesión en España. En la misma línea, incluso el Rey Don Juan Carlos durante su viaje oficial a India, afirmaba que las medidas económicas del Gobierno “han comenzado a dar sus frutos”.

Tales muestras de optimismo recuerdan a las esgrimidas por el Gobierno socialista en la pasada legislatura. Así, hemos pasado de los “brotes verdes” de la ex ministra Elena Salgado, a las “señales esperanzadores” de Fátima Bañez y los “signos incipientes” de mayor confianza en nuestra economía de De Guindos.

Todos estos eufemismos, sinónimos y rodeos lingüísticos en pos de calmar a los mercados, encierran palabras tabús. Así, el rescate y los recortes son para gobierno de Mariano Rajoy, lo que la crisis fue para el gobierno de Rodríguez Zapatero: palabras prohibidas.

Sin embargo, ambos gobierno comparten un mismo eufemismo: el de llamar a los nuevos empresarios, emprendedores. Aunque con ello le estén dando una patada al diccionario. Todo emprendedor es empresario, pero no todo empresario es emprendedor.

El objetivo de este juego lingüístico es borrar el sambenito de explotador de la clase trabajadora que sobrevuela la cabeza de muchos empresarios. Lo que se pretende es convertirlos en benefactores de la sociedad, del progreso y del crecimiento económico.

¿Es eso posible en nuestro país? Si nos quedamos en la superficie, se podría decir que sí. Se ha conseguido que los emprendedores estén mejor vistos que los empresarios. Pero si rascamos un poco veremos que el problema no es la denominación, sino la burocracia. ¿Cómo vamos a conseguir que broten por doquier nuevos empresarios si en España es más difícil abrir un negocio que en Afganistán, Irán, Kenia o Zambia?

Read Full Post »