Feeds:
Entradas
Comentarios

cover_los renglones torcidos de diosAlice Gould, a very intelligent, polite and wealthy woman, is a detective who is admitted in an insane asylum near Zamora to continue with the inquiry of a murder. However, she is diagnosed with paranoia. This is the scene we find when we start reading Los renglones torcidos de Dios, the ninth novel by Torcuato Luca de Tena (Madrid, 1923 –1995).

With a fake application form, Alice achieves to enter the sanatorium, but she doesn’t take into account the absence of her accomplice. How is she going to prove her sanity now? While she discovers the way, she will live and deal with mad people, diagnoses sessions, treatments, nurses and psychiatrists. By using her cleverness, she will struggle dialectically more and more strongly to persuade the doctors of her sanity.

The accurate descriptions of patients, symptoms and therapies are due to the eighteen days Torcuato Luca de Tena spent in a madhouse before writing the book. Besides, Los renglones torcidos de Dios has the atractiveness of inviting the reader, from the very beginning, to join the interesting game of distinguishing sanity from madness.

Reading Los renglones torcidos de Dios will make us absolutely doubt about the real state of Alice’s mind page by page. I highly recommend it because I literally could not put it down! At the end of the book, you will wonder who is crazier, the sanatorium’s patients or the rest of the people who seem to be healthy.


Quan Neil Armstrong va trepitjar per primera vegada la Lluna el 1969, potser no imaginava que l’espai, aquell indret feréstec i inhòspit, poguera esdevenir destinació turística. Aquell “petit pas per a l’home, però gran pas per a la humanitat” va atansar a la realitat un element que, fins aleshores, només era possible dins de l’imaginari de les novel·les de ciència ficció. Ara, quaranta-cinc anys després d’aquella fita, el turisme espacial fa les seues primeres passes.

Viatjar a l’espai, però, no està a l’abast de qualsevol butxaca: cal ser ric per a fer front a les milionàries despeses del viatge. A més, hi ha cert requisits que cal complir. Per exemple, no podran viatjar tots aquells que es maregen viatjant en avió o en vaixell, ni tampoc els que no superen unes exigents proves físiques per tal de suportar llargs períodes d’ingravidesa. Els viatges espacials, per tant, esdevenen una experiència no apta per a tota la població.

Una vegada superats els inconvenients físics, arriba el moment d’elegir destinació. Malauradament, no podrem anar-nos-en tots sols per les limitacions econòmiques de les que parlaven abans. Per tant, caldrà elegir un dels atractius circuits que ens oferiran. Una paradeta a Venus, un passeig per Mart, una volta pels anells de Saturn i, de tornada, uns dies a la Lluna i contemplar així la Terra des d’altra perspectiva.

Hi ha constructors que somnien apartament amb vista al sol, i agències de viatges que ja estan preparant fullets publicitaris. Sembla que la Terra se’ns ha quedat xiqueta i que n’estem tips del turisme “tradicional” de sol i platja. En el futur el que s’estilarà serà estiuejar a l’espai. Potser darrere d’aquesta recerca d’un nou lloc on fer turisme s’amaga, en realitat, la cerca d’un lloc on viure després que haguem acabat amb els recursos de la Terra. Una vegada a l’espai tan sols ens quedarà una incògnita per resoldre: hi haurà algú esperant-nos per a donar-nos la benvinguda?

P.D.: Del 4 al 10 d’octubre  se celebra la Setmana Mundial de l’Espai.


Mobile phonesIt doesn’t matter whether you love or hate it; you’ll probably have one in your pocket or your hands right now. Can you guess about I’m talking about? The answer is easy: I’m talking about mobile phones which, as almost everything in the world, have positive and negative aspects.

On the plus side, mobile phones are a cheap and easy way to be in touch with our friends and relatives all day long. Besides, they are very useful for old people who live alone or athletes who practise risky sports or train alone. If they have a problem, they can call the emergency service even when they don’t have coverage. Moreover, mobile phones  let us have everything we need (telephone, camera, Internet…) in just one device.

However, for every plus there is a minus. The possibility to be controlled 24/365  can be very stressful. If you can disconnect, sometimes you’d rather not have a mobile. What is more, it’s become extremely complicated to keep a conversation without being interrupted by the sound of a message. Last of all, as we’ve got a lot of  personal information kept in them (telephone numbers, e-mails, photographs, personal passwords…) if we lost our mobile, we’d be in serious trouble.

All in all, there’s no room for doubts: mobile phones have come to stay and have changed our way to contact with our nearest and dearest. But, we must be aware of the dependence they’ve created and know how to disconnect and live our life away from our mobile phone’s screen.


Columna radiófonica emitida el 9 de julio de 2014 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’) – Última columna de la temporada

Asignatura pendiente

A nadie se le escapa que acceder a una beca o a un puesto de trabajo en los tiempos que corren se cotiza más que el oro. Cada vez hay más requisitos, más letra pequeña, más competencia y menos vacantes.

En un intento por facilitar o intentar equilibrar la balanza, el Gobierno y la Conselleria d’Educació se han puesto manos a la obra y han presentado sus medidas estrella del verano. Desde la administración central se ha planteado un nuevo programa para intentar reducir las nefastas cifras de paro juvenil; mientras que la Generalitat trata de paliar la situación de precariedad que padece uno de cada cuatro niños en la Comunitat.

El Consejo de Ministros aprobó el viernes el “Plan de Garantía Juvenil” para facilitar la inserción laboral de los jóvenes entre 16 y 25 años. A pesar de que la medida deja fuera a un amplio espectro de parados, según el INE 840.000 jóvenes podrían beneficiarse, al menos, durante 6 meses. Eso sí, siempre que cumplan con todos los requisitos para acceder a las ayudas, ofertas laborales, prácticas y formación que se han anunciado a bombo y platillo. El problema, como siempre estará en la letra pequeña.

Algo similar ocurre con las ayudas de comedor en la Comunitat Valenciana. Con el mismo presupuesto del curso anterior, 78.6 millones de euros, se otorgarán más becas del 100% y menos de ratios inferiores. Es decir, aumenta el porcentaje de ayudas completas, pero se reducen las ayudas parciales.

En ambos casos, el equilibrio era difícil. Es muy complicado ser equitativo cuando el presupuesto no da para más y las necesidades no dejan de crecer. Pero, a pesar de las buenas intenciones, puede que a la vuelta del verano los problemas sigan ahí. Mientras no se eliminen los parches temporales y se atajen los problemas desde una perspectiva global seguirán quedando asignaturas pendientes.

Shopping on credit


Shopping on creditThe plastic money’s use has been increasing outstandingly in recent years. However, even when we are used to paying by credit card, we are not completely aware of neither its advantages nor its disadvantages.

On the plus side, credit cards can be used in both actual and virtual shops and all of our purchases are registered in our bank account so we can control easily our budget. Moreover, plastic money is safer than paying in cash, especially when a huge amount of money has to be paid. Besides, credit cards always allow us to have money on and if we travelled abroad, exchanging currency wouldn’t be necessary. What is more, even when we get our wallet stolen, there are some safety mechanisms that protect our savings from the pickpockets.

However, paying by card has drawbacks too. For example, although credit cards’ use has spread widely, there are establishments where we only can pay in cash or they don’t accept credit cards if the amount of money is rather small. Furthermore, as plastic money seems to be endless, it encourages us to buy things we don’t actually need or even can’t afford. That can lead us to lose our shirt. Finally, using credit card doesn’t protect us from having our money stolen while withdrawing, or from having our credit card cloned and misused.

In conclusion, paying by credit card can be certainly useful as long as we are conscious that money doesn’t last forever. As a thrifty person, I prefer paying in cash for my daily shopping and using plastic money just for large payments. If a piece of advice can be given, you won’t never regret following what the idiom says: “a penny saved is a penny earned”.


Columna radiófonica emitida el 2 de julio de 2014 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’)

Según el artículo 14 de la Constitución, todos los españoles somos iguales ante la Ley. Pero como el papel es muy sufrido y todo lo aguanta, en el mismo texto constitucional encontramos otros artículos que otorgan privilegios a ciertos cargos públicos a la hora de pasar por los juzgados y que, a pesar de que no contradicen por completo el principio de igualdad jurídica, lo acota bastante. Me refiero a la figura del “aforado”, la razón por la que muchos cargos políticos envueltos en supuestos cargos de corrupción se aferran con uñas y dientes a sus puestos para evitar ser “degradados” a los juzgados de primera instancia.

Puede que nos hayan eliminado del Mundial a la primera de cambio, pero en el ranking de aforamientos, vamos en cabeza. España es una excepción en Europa y en el mundo. En Francia, son aforados el presidente de la República, el primer ministro y los ministros. En Italia y Portugal sólo el presidente del gobierno ostenta este privilegio y, en países como Alemania, Reino Unido o Estados Unidos no hay aforados.

Estas cifras contrastan con las del selecto club de los aforados españoles en el que encontramos senadores, diputados, el presidente del gobierno y los ministros, los presidentes y diputados autonómicos, jueces, fiscales… y un largo etcétera que suma 10.000 personas. Somos una excepción y ganamos por goleada.

Pero no sólo somos los primeros, también somos los más rápidos a la hora de ampliar la lista de aforados. El ejemplo más claro: la ley exprés aprobada por el PP, Foro Asturias y UPN para aforar al rey Juan Carlos y la Familia Real, cuyo proceso arroja más sombras que luces a la ya de por sí deteriorada imagen de la institución monárquica.

¿Hay demasiados aforados? Sí y no es populista plantear que se reduzca su número, al contrario, es acercarnos a Europa. Aunque puestos a proponer, además de reducir el número de aforados, yo propondría que se aforasen nuestros derechos. Ya que de por sí la Constitución parece no ser suficiente para garantizarlos, blindémoslos para hacerlos valer. Puestos a pedir, pidamos más derechos y menos privilegios.


Columna radiófonica emitida el 25 de junio de 2014 en el programa “Pa’ que veas” de Radio Monóvar (sección ‘En el punto de mira’)

Una vez hoy decir que si tres economistas se ponían a discutir sus teorías, nunca llegarían a un acuerdo. Cada uno pensaría que su hipótesis es la mejor y, hasta cierto punto, tendrían razón. Su teoría tendría puntos positivos, otros mejorables y otros negativos, lo mismo que ocurre, por ejemplo, con la nueva reforma del fiscal anunciada por el Gobierno.

Según el Ministro Montoro es buena porque va a permitir que los ciudadanos tengamos más dinero en el bolsillo gracias a las nuevas deducciones fiscales y a que no tocar el IVA. Por el contrario, para la Comisión Europea, la reforma es mala. Mala porque pone en peligro que España cumpla con sus objetivos de déficit. Y en una posición intermedia, se encuentran aquellos analistas que creen que la reforma es mejorable. Mejorable porque no debería incluir ni las indemnizaciones por desempleo, ni las ayudas a la dependencia; y porque al Gobierno se le ha olvidado incluir medidas contra el fraude fiscal.

Me detengo justamente ahí, en la falta de actuaciones del gobierno para combatir el fraude fiscal. ¿Cómo vamos a acabar con las cuentas en Suiza, el blanqueo de dinero o la economía sumergida? Tal vez la ausencia de propuestas contra el fraude tenga algo que ver con esa triquiñuela que ya se aplica en otros países europeos y que consiste en incluir en el cálculo del PIB la prostitución y la droga. Partidas que permitirán que dentro de unos meses la economía española mejore de forma artificial y sin que ello tenga repercusión en nuestros bolsillos.

Aunque si hablamos de bolsillos, a la deuda local de 19 millones de euros, hay que sumar la parte proporcional que nos corresponde de la gran deuda que acarrea la Comunitat Valenciana. Un dato, el Consell tendrá que hacer frente al pago de 4.315 millones de euros en los próximos años. Y esa cifra corresponde exclusivamente a intereses, porque la friolera que debemos al Gobierno Central asciende a 24.539 millones de euros.

Unos dirán que el problema es el despilfarro. Otros dirán que el problema se solucionaría reclamando la deuda histórica de la Comunitat o, en su defecto, compensando parte de esa deuda. Y ambos tienen algo de razón. Pero, como ocurría con los economistas del principio, mientras unos y otros se ponen de acuerdo, ya sabéis lo que nos toca al resto.